Limpieza del tanque de una pulverizadora

Por Mariano Fava (*)

Las pulverizaciones de potreros con agrodefensivos es parte fundamental de la agricultura moderna, ya sea para el control de malezas, insectos u hongos. Con el surgimiento de malezas resistentes o tolerantes a glifosato, los caldos de aplicación para la erradicación de malas hierbas se han ido complejizando. Hoy en día es común la mezcla de 2 o 3 herbicidas. En general se emplea, para la realización de barbechos químicos, el glifosato como base de caldo, acompañado de algún herbicida hormonal, más algún residual (PPO, triazinas, etc.). Cuando se finaliza la aplicación en un potrero, debemos hacer una limpieza profunda del tanque de la pulverizadora, antes de continuar con los trabajos sobre otro lote. Son bien conocidos los casos en que habiendo empleado por ejemplo 2 4 D en un trabajo, teniendo luego que hacer un tratamiento sobre algún cultivo sensible a este producto, por ejemplo el girasol; por una mala o nula limpieza de tanque, se afecta el cultivo del girasol de manera permanente, obligando a la resiembra del lote, con el consiguiente perjuicio al productor. Lo mismo ocurre cuando se ha aplicado algún hormonal por ejemplo en el maíz, y se debe continuar con tratamientos de algún herbicida posemergente en la soja. Si no se hace un correcto lavado de tanque, se originará el conocido fenómeno de “cuero de sapo” sobre la soja, por la toxicidad del residuo de herbicida en el tanque. Así, podemos seguir con infinidades de ejemplos. Para que esto no ocurra, es indispensable como dijimos una limpieza eficiente del equipo, que no es lo mismo que un “enjuague”. 

Antes de entrar en los detalles de cómo se limpia un equipo pulverizador, debemos dejar en claro que la enjuagada debería hacerse siempre, luego de terminar un trabajo y antes de guardar el equipo; aunque deba seguir trabajando con los mismos productos. El caldo resultante de la limpieza debe ser asperjado sobre el potrero tratado con ese mismo caldo y nunca descartado en un lugar con equipo detenido, donde puede alcanzar concentraciones peligrosas drenando a napa. Así mismo el pulverizador no “debe dormir” nunca seco, es decir que es conveniente dejar algo de agua para evitar que se formen incrustaciones sólidas.

Los tanques lisos son más fáciles de limpiar, ya que los recodos y/o esquinas pueden generar acumulación de residuos sólidos. Normalmente cuando se hace la aplicación de algún fertilizante tipo UAN, si hay incrustaciones sólidas preexistentes, estas se suelen disolver en la solución por el aumento de pH, generando entonces los problemas de fitotoxicidad en el cultivo fertilizado. Para limpiar un tanque se deben emplear un producto tipo detergente que pueda remover los restos del producto. Luego de ello se debe hacer un segundo lavado con algún producto que eleve el pH para eliminar los residuos sólidos al disolverlos. Finalmente, en caso de que hayamos usado productos peligrosos como dicamba, atrazina o 2 4 D en alguna gramínea y debamos pasar a aplicar algún cultivo de hoja ancha como girasol o soja que son muy sensibles a estos productos mencionados, es necesario además la limpieza final con agua. Como vemos, debemos hacer un triple lavado, uno con detergente, otro con algún elevador de pH y finalmente un enjuague con agua. Solo de esta manera nos aseguramos que no vamos a afectar al cultivo. Es preciso tener presente que siempre y sin excepción, los caldos de lavado deben ser pulverizados sobre un sector del campo que no genere daño, y nunca en ningún caso se debe descartar sacando el tampón del tanque generando charcos de efluentes peligrosos.

Para finalizar, diremos que es imprescindible el lavado del tanque del equipo pulverizador por dos razones fundamentales. Para la durabilidad y buena conservación del equipo, y quizás la más importante, para evitar dañar los cultivos tratados con algún residuo de herbicida para los cuales la especie resulta sensible. Como siempre decimos, estos temas exceden el objetivo y el espacio disponible en una columna periodística, por lo tanto recomendamos la consulta al ingeniero agrónomo para seguir ahondando en el tema. Con esta publicación buscamos generar conciencia y delinear los principales pasos a seguir en un tema tan importante como el que hoy nos ocupa.

(*) Ingeniero agrónomo (MP: 607 CIALP) - Posgrado en Agronegocios y Alimentos - @MARIANOFAVALP

Temas en esta nota:

El Diario de La Pampa

Fundado el 3 de Mayo de 1992
por el Doctor Antonio Nemesio

Oficina Comercial:
José Ingenieros 855, Santa Rosa, La Pampa
Tel: (02954) 411117/18/19/20