Aprobaron la expropiación de campos para los pozos del acuífero de Valle Argentino

Harán perforaciones para asegurar el abastecimiento del acueducto del Río Colorado. Hubo fuertes cruces durante el debate en la Cámara de Diputados. Solo lo aprobó el bloque del PJ. La diputada por General Acha, Lucrecia Barruti se abstuvo. La iniciativa tiene el rechazo mayoritario de la comunidad achense.

La Legislatura provincial aprobó la expropiación de los campos para la concreción del proyecto "Provisión transitoria de agua desde el Valle Argentino al Acueducto del Río Colorado".
Hubo un extenso e intenso debate de tres horas y media.

Finalmente fue aprobado por mayoría del bloque Justicialista, con 14 votos, mientras que la legisladora de General Acha del PJ, Lucrecia Barruti, se abstuvo. Diez diputados de los bloques del Frepam, Cambiemos y Pueblo Nuevo, rechazaron el proyecto.

El objetivo del proyecto es evitar el desabastecimiento de agua potable en Quehué, Ataliva Roca, Santa Rosa y Toay, cuando se rompe el acueducto del Río Colorado. Harán un estudio hidrogeológico, a cargo de la Universidad Nacional de La Pampa, en la que se definieron las áreas donde se realizarán 40 perforaciones sobre el acuífero denominado 'Valle Argentino".

La estación de bombeo se ubicará lindante a la ruta nacional 35 a 2.200 metros al norte de Padre Buodo, dentro de la cual se ubicará una cisterna semienterrada de 2.000 metros cúbicos de capacidad.

El proyecto pretende "inyectar agua al acueducto principal, en aquellos momentos de interrupción del servicio de abastecimiento de agua, por una falla en el mismo, en el tramo entre la obra de toma ubicada en Pucho Mahuida y Padre Buodo".

El miembro informante del PJ, Jorge Lezcano, declaró: "Esto está sustentado por un estudio de la Universidad de La Pampa. El destino claramente social justifica su concreción. Ese lugar es óptimo para la inyección al Acueducto del Río Colorado para el consumo humano. El derecho de poder tener agua salubre es un derecho que garantiza el gobierno provincial".

El diputado provincial Abel Sabarots (FrePam-UCR) argumentó su voto negativo, haciendo hincapié fundamentalmente en la realización de un estudio de impacto ambiental estratégico: "No se trata de proyecto expropiatorio solamente, tiene un trasfondo más profundo. Al estudio de la Universidad le faltaba el tema ambiental, no hay evaluación de impacto ambiental estratégico".

"Queremos saber -desarrolló el diputado- el efecto que puede traer esta decisión en el ecosistema. Hagamos las cosas bien. Una extracción sin control puede provocar la salinización. Entonces pido que se hagan las cosas bien. Nosotros tenemos la responsabilidad de observar el marco legal", aseguró.

También dijo que "la consultora que hizo el estudio de impacto ambiental es de una privada, no de la universidad. Yo quiero una evaluación de impacto ambiental que me diga que en 30 años no va a haber secuelas. Con esto respetamos la legalidad, y con la legalidad nadie nos ha podido responder. Entonces a toda la región se la ha relegado", se quejó.

En tanto, Patricia Testa (FrePam) comentó que "todo esto se podría haber evitado si hubiéramos tenido una obra del acueducto certificada y aprobada". Hizo un recorrido de 20 años de historia del acueducto, para llegar a la conclusión que si se hubieran hecho determinadas acciones no se estaría recurriendo a la extracción del Valle Argentino.

La legisladora Adriana Leher (PRO Cambiemos) que adhirió a las palabras de Sabarots y Testa, reclamó por una evaluación de impacto ambiental. Dijo que Acha "no es que no quiera compartir el agua", y pidió que los santarroseños carguen agua en bidones.

"En esta provincia todo lo que parece provisorio es permanente. No negamos compartir el agua los achenses, pero queremos que se hagan las obras de manera seria. No se ha presentado la evaluación de impacto ambiental estratégico, y no nos negamos a compartir el agua, pero si necesitan agua los santarroseños que la traigan en bidones", afirmó.

La única diputada que se abstuvo de votar, Lucrecia Barruti, explicó: "Este tema no es grato para ningún achense. Sin embargo, estamos hablando de un recurso tan importante como el agua. En todo este tiempo, hemos compartido con técnicos y especialistas que nos ilustraron del tema".

"Estamos hablando -siguió Barruti- de ser solidarios con recursos pampeanos. El gobierno no le saca derechos a los achenses, porque debe gobernar para todos. Los achenses debemos ser inteligentes para hacer acciones que sean beneficiosas para todos. No puedo decir que no a una ley que no puedo contradecir técnicamente. Me abstengo de votar esta ley, algunos me cuestionarán y otros me entenderán", concluyó. 

Luego de felicitar a la legisladora anteriormente mencionada, Daniel Robledo, que votó negativamente, expresó: "El problema es mayor que la inmediatez de una ciudad, como es Santa Rosa. Yo tengo que hacer responsable a dos oficialismos, que son quienes tienen la responsabilidad de las obras, el provincial y municipal".

Después, planteó algunos interrogantes: "Además de perforar y extraer el agua, ¿hay una propuesta del uso y del cuidado de este recurso? ¿Es perforar y prender la bomba cuando se rompe el acueducto? ¿Esto nos está generando un conflicto interno entre achenses y santarroseños?".

Posteriormente, el presidente del bloque PJ, Espartaco Marín, apoyó los fundamentos de Lezcano y de Barruti.

También dijo "reconozco la fundamentación de Sabarots, pese a disentir las cuestiones técnicas. Se habló de que Santa Rosa es una trampa hídrica, y no es verdad. También se dijo que no sería transitorio la obra, y Mecca ya dijo que va a ser transitoria, si no lo creen es otro tema".

El radical Martín Berhongaray expresó que “las evaluaciones de impacto ambiental deberían ser absolutamente desterradas, porque están en la ley. Se tiene que conformar un comité de cuenta”.

Lezcano, quien retomó la palabra dijo: "Yo entiendo que hay un trasfondo, y como santarroseño me pongo a pensar qué difícil debe ser para un diputado de Acha y tal vez para los de Santa Rosa no mirar el grado de solidaridad y de derecho que tiene el gobierno provincial para poner en equilibrio y defender a todos los pampeanos. Yo estoy defendiendo la racionalidad y solidaridad del agua".
Por último, Carlos Bruno explicitó: "No es la guerra entre Santa Rosa y Acha, ¿Cómo es que no podemos tener consenso? ¿Tan urgente es que tiene que salir hoy? Acá no es ver quién le ganó a quién, sino ver cómo ganan los pampeano". El radical criticó la ausencia del diputado Darío Hernández, "que se presenta como candidato de Santa Rosa, pero no viene a votar".

Temas en esta nota: