Baraldini pretende que dos jueces se aparten de la causa

El jefe de la Policía pampeana durante la dictadura gozaba de la prisión domiciliaria, pero violó las condiciones que se le habían impuesto. Por eso se dispuso que vaya a la cárcel. Al cuestionar esa decisión, hizo otro planteo contra los magistrados que lo condenaron.

El jefe de la Policía en La Pampa durante la dictadura Luis Baraldini recusó -por medio de su abogado- a dos jueces del Tribunal Oral Federal: no quiere que decidan sobre su destino, luego de violar la prisión domiciliaria que se le había concedido.

El represor, condenado a 25 años de prisión por delitos de lesa humanidad, hizo un planteo de reposición ante el organismo judicial que determinó que debe ser alojado en prisión, luego de que se comprobara que vulneró las condiciones del beneficio de la prisión domiciliaria en la ciudad de Buenos Aires.
Ese planteo pide que se revoque esa orden. Fue planteado ante el propio TOF, que definirá posiblemente esta semana, luego de atender los posicionamientos de la Fiscalía y las querellas.

Pero en ese mismo marco, de manera subsidiaria, el defensor de Baraldini -de acuerdo a lo que pudo confirmar El Diario de fuentes judiciales- consideró que los magistrados José Mario Triputti y Marcos Aguerrido debían ser apartados del caso porque, según su interpretación, tienen una supuesta animosidad en su contra, lo que pone dudas sobre su imparcialidad y los hace prejuzgar.

A fines del mes pasado, los jueces del Tribunal Oral Federal de Santa Rosa resolvieron quitarle el beneficio de la prisión domiciliaria, después de que fuera visto y fotografiado en la vereda de Avenida Rivadavia al 6600, en la ciudad de Buenos Aires.

Luego de esa situación, Baraldini fue internado en el hospital Naval cuando sufrió “un accidente cerebro vascular”. Lo que corresponde una vez que se recupere es su traslado a la cárcel de Ezeiza para cumplir con la prisión.

El fiscal federal Leonel Gómez Barbella había presentado un escrito en el tribunal para pedir que se revoque el beneficio del arresto domiciliario y Baraldini vuelva a la cárcel común. El funcionario judicial consideró que el represor violó las condiciones de la prisión domiciliaria.

En el mismo sentido se manifestó la querellante en el juicio de la Subzona 14 y víctima del terrorismo de Estado, Raquel Barabaschi. Su esposo, Luis Barotto, también secuestrado durante la dictadura, es la persona que fotografió a Baraldini, sentado en el banco de una vereda, cuando se lo encontró cuando él había salido a hacer unas compras.

No es la primera vez que Baraldini no se somete a las reglas de la Justicia. En el primer juicio a los represores pampeanos no estuvo en el banquillo de los acusados porque se profugó. Lo detuvieron en Bolivia en la Navidad de 2001, después de permanecer prófugo durante ocho años. En agosto de 2017, se le otorgó la domiciliaria porque había cumplido más de 70 años.

El represor fue condenado a 25 años de prisión por el delito de secuestros, torturas y asociación ilícita contra 214 víctimas. El fallo dispuso su detención inmediata. Sin embargo, como los defensores apelaron, se hará efectiva una vez que la sentencia quede firme. Por eso sigue en la situación que estaba al arribar al juicio, con prisión domiciliaria.

Baraldini no solo fue un engranaje clave del terrorismo de Estado en La Pampa. En su prontuario también figura la participación en el levantamiento carapintada de 1990 -fue condenado y luego indultado- y la vinculación a un intento de golpe de Estado contra el presidente Evo Morales, en Bolivia, en 2009.

Temas en esta nota:

El Diario de La Pampa

Fundado el 3 de Mayo de 1992
por el Doctor Antonio Nemesio

Oficina Comercial:
José Ingenieros 855, Santa Rosa, La Pampa
Tel: (02954) 411117/18/19/20