Entre Pocillos: La revolución de la tristeza

8a

El popularísimo vecino santarroseño, Beto Desuque, dialogando en la mañana de ayer con su mozo predilecto, en el céntrico bar-restaurante de la calle Pellegrini.

Beto Desuque: - Buenas, buenas, bueeeeenaaasss... ¿qué tal, qué tal, qué tal? ¿Cómo anda la cosa por acá? ¡Salú a la barra!
Mesero: - Hooola, Betito de América. ¿Qué hacés acá?

Beto Desuque: - ¿Cómo qué hago acá? ¡Si es mi lugar en el mundo!
Mesero: - Je. Ya sé. Pero como anda todo el mundo de vacaciones, te hacía paseando en alguna otra ciudad...

Beto Desuque: - Ponele. Me hubiera encantado. Pero no tengo plata ni para quedarme, mirá que me voy a ir...
Mesero: - Daaaale, no llorés que este mes vino con aguinaldo y todo.

Beto Desuque: - Ponele. Pero viste cómo se te va... de la nada... aunque después lees y escuchás algunos medios y resulta que la economía ahora está floreciente, ¿no?
Mesero: - Eso es lo lindo de los grandes medios: mucha buena onda, Betito...

Beto Desuque: - Capaz que en realidad no me fui de vacaciones porque soy un santarroseño empedernido al que no lo movés de su lugar con nada. Je.
Mesero: - ¿Vos decís?

Beto Desuque: - Y fijate. Estamos en una ciudad sin colectivos, llena de pozos, con un intendente que ya no es, sin agua en la canilla, con heladas bajo cero... ¡y lo disfrutamos!
Mesero: - Jajajaj. Como decís vos: ponele.

Beto Desuque: - Y lo que sí extraño un poco es el fútbol, ¿qué querés que te diga?
Mesero: - Tranquilo, en estas semanas ya vuelve la Libertadores y todo eso.

Beto Desuque: - Lo que no puedo creer es que Scaloni vaya a ser el DT de la Selección, nomás... Parece que lo van a designar hasta el Mundial. Increíble.
Mesero: - Así estamos.

Beto Desuque: - Igual yo te decía que extraño el fútbol como santarroseño. Hubo un tiempo que fue hermoso, como dice la canción. Ahora se vino un poco abajo. Digo... el otro día jugaron el viejo clásico All Boys-Santa Rosa... ¡qué poquita gente en las tribunas!
Mesero: - Pero Betito... hacía un frío de morirse.

Beto Desuque: - Bueno, sí, pero igual... yo tengo recuerdos de cuando aun con un frío así la cancha se llenaba para palpitar el clásico. Que era un clásico con todas las letras, además.
Mesero: - Estás en modo “retro”, me parece...

Beto Desuque: - Ponele. Y encima esta semana me hicieron acordar de los tiempos de “El Salitral”. Je.
Mesero: - Vos decís por este asentamiento que se formó...

Beto Desuque: - Ponele. La gente que se ubicó en esos terrenos no quiere que le digan asentamiento. Están en su derecho. Pero sí, la historia se repite.
Mesero: - Muchas hisitorias se están repitiendo.

Beto Desuque: - Ya lo creo. Hay un “dejavú”. Empezamos a ver cosas que parecían de otra época, ¿no? Viejitos que no pueden comprar los remedios, esto del asentamiento, gente en la calle pasando frío... ¡cómo retrocedimos!
Mesero: - Sí. Algunas imágenes son una pena.

Beto Desuque: - Pero los escuchás a estos tipos y te quieren vender toda la buena onda para la campaña. Es doloroso. Y hay personas que se van a comer el verso. Qué tristeza. Qué revolución de la tristeza, realmente.
Mesero: - Macri se compara con los revolucionarios de Mayo.

Beto Desuque: - Sí. Justito. Un soberano ejemplar, mirá. ¡Otra que el virrey: a Christene Lagarde y el FMI les entregamos lo que pidan! Total le ponen toda la torta para financierle la campaña...
Mesero: - Escuché quejas porque parece que los actos del 9 de Julio se politizaron en todos lados.

Beto Desuque: - Y lógico. Todo es política, ya lo hemos dicho mucho. Y entramos en campaña. Peor que politizar un acto es la campaña sucia que están haciendo y la que se va a venir. Y hasta las sospechas de fraude. Entramos en un terreno bastante oscuro, me parece.
Mesero: - Si vos lo decís...

Beto Desuque: - Y sí. Se ve venir. Por eso te digo que estamos en un momento en que la revolución de la tristeza se siente en todos lados... hay hambre, hay gente que no tiene ni para comer ni dónde dormir, pero además en una ciudad sin agua, sin alegría, sin colectivos, y en un momento donde hay mucha mentira. La verdad que los globitos amarillos se los pueden meter en...
Mesero: - No, no, tranquilo Beto... aunque qué panorama...

Beto Desuque: - Y puede ser peor.
Mesero: - Bueno, pero no seas tan mala onda... Pongámosle un poco de esperanza o nos vamos al tacho.

Beto Desuque: - Ponele. Será que a veces la falsa buena onda me hace tirar para el otro lado. Je. Veo a los medios porteños buscando supuestas buenas noticias para sostener a Macri y a Vidal, al neoliberalismo bah, y me pongo así...
Mesero: - Tranquilo.

Beto Desuque: - Aunque los medios también encuentran la mala noticia que se proponen. Clarín, por ejemplo, el otro día informó sobre la falta de colectivos en Santa Rosa...
Mesero: - Ah, mirá qué raro.

Beto Desuque: - Sí, es muy raro que miren para La Pampa, pero lo hicieron.
Mesero: - Sí, yo digo qué raro que pongan ese tema porque es criticar a Cambiemos...

Beto Desuque: - Pero no. El llamado “periodismo” también es el arte de lo posible. No criticaron a Cambiemos. Ni a Nación por recortar los subsidios ni a la Muni por la falta de gestión. La culpa, según decía ahí, es toda del “empresario kirchnerista” que suspendió el servicio... je...
Mesero: - Ah.

Beto Desuque: - Ojo, algo de razón tiene. ¡Los empresarios también son unos caraduras abandonando a los usuarios, ni hablar! Pero resulta que si veías la noticia, la única responsabilidad es del empresario “kirchnerista”, además... jajajaja...
Mesero: - Y bué.

Beto Desuque: - O sea... la que faltaba: la culpa de que no haya colectivos en Santa Rosa, ¿de quién es?
Mesero: - ...

Beto Desuque: - ¡De la Yegua! Jajajaja....

Temas en esta nota: