Entre Pocillos: Siempre fuimos compañeros

8a

Beto Desuque: - Buenas, buenas, bueeenaasss... ¿qué tal, qué tal? ¿Cómo anda la cosa por acá, qué se cuenta y qué se dice? ¡Salud a la barra!
Mesero: - Hoooooola Betito querido... ¡cómo te estábamos esperando, papurri!

Beto Desuque: - Bueno, bueno... no exagerés tampoco...
Mesero: - Pero es que estamos esperando tu mirada sobre las elecciones, Betito... tu inmaculado análisis, tu interpretación de cientista político.

Beto Desuque: - Ah, bué... la verdad que ahora sí parece que me estuvieras cargando. Aflojale, querido, que colea.
Mesero: - Pero no, Beto, te digo en serio... dale... necesitamos que expliqués un poco algunas cosas que fueron ocurriendo.

Beto Desuque: - ¿Pero qué querés que te diga? Como dicen siempre en estos casos los que se quieren hacer los otarios: hablaron las urnas. ¿Qué podemos decir nosotros?
Mesero: - Bueno, pero alguna comidilla tendrás... quiero decir... además de lo que todos podemos suponer, calcular y leer... ¿qué sensación te quedó?

Beto Desuque: - Y... la diferencia también habla por sí sola. Digamos la verdad: todos veníamos viendo que Ziliotto se lo comía crudo a Kroneberger. Estaba cantado que en la puja entre los “Rusos” el que se quedaba con el Gobierno iba a ser el peronista...
Mesero: - Si vos decís...

Beto Desuque: - O para ser más correcto: el más peronista de los dos. Je.
Mesero: - ¿Pero cómo? ¿Vos decís que Kroneberger es peronista?

Beto Desuque: - Ponele. Por aquello de que “La Pampa siempre fue peronista”, ¿no? Siempre fuimos compañeros. Je. Pero no... yo no digo nada. Fueron los mismos radicales los que decían eso. ¿Te acordás que encuestaron entre los posibles postulantes para ver cuál era el de perfil más “peroncho”? Y bueno... les salió el Ruso.
Mesero: - Cierto, no me acordaba de eso.

Beto Desuque: - O sea que el peronismo sacó más del 52%... a los votos de Ziliotto hay que sumarles algunos que cosechó Cambiemos. O Avancemos. O no sé qué.
Mesero: - No te hagás el pillo...

Beto Desuque: - ¿Ahora yo me hago el pillo? Estos hacen mil alianzas distintas, les cambian el nombre, van y vienen, unos aparecen y otros se van, tachan los afiches, esconden los globos... claramente el pillo no soy yo...
Mesero: - El que no la habrá pasado tan mal esta vez es el Colo, ¿no?

Beto Desuque: - Y no. La otra vez mordió el polvo mal. Esta vez al menos habrá estado tranquilo. No lo jodieron ni para sacarle fotos mientras votaba. Se borró tanto que se convirtió en un cero a la izquierda.
Mesero: - A la izquierda siempre estuvo.

Beto Desuque: - Sí, sí, en la cancha siempre estuvo a la izquierda, como lateral. Pero se ve que en ese caso no se juega como se vive, porque en la política se volcó a la derecha. Aunque en la última elección interna se levantó con el pie izquierdo.
Mesero: - Bueno, basta con eso, Beto. Me mareás. Aparte el Colo no estuvo ahora.

Beto Desuque: - Un tendal de heridos quedaron en el radicalismo, eh... este proceso no sé si dejó a alguno en pie. Digo... Kroneberger listo, Marino que se borró de la candidatura pero golpeado por todos lados, Torroba cuestionado internamente, Altolaguirre bué... ¿qué decir de Leandro?
Mesero: - ¡No quedó nadie sano!

Beto Desuque: - Y encima todos peleados. Estos sí que no pueden cantar, como Palito, “Siempre fuimos compañeros”. Entre los que salvaron la ropa si querés anotalo a Abel Sabarots, que ganó en Acha... y algunas sorpresas de nuevos dirigentes en otras ciudades o pueblos más chicos... y al que sí podés meter es a Martín Berhongaray. Je. De calladito la hizo bien: no arriesgó ni tiene heridas.
Mesero: - Ya estará pensando en anotarse para la próxima, entonces...

Beto Desuque: - Y sí. Es una fija. El primero en la carrera por la diputación nacional ya está...
Mesero: - El que perdió fiero, vos lo decías, es Leandro, ¿no?

Beto Desuque: - Mamita querida... mansa revolcada les pegaron a los Altolaguirre... ya viste los cambios de una semana a la otra: hasta el viernes la Municipalidad hacía de todo, obra por acá, camión por allá, foto en la esquina, Instagram, Facebook, Twitter... mucho marketing y poco voto. Je.
Mesero: - Durísimo fue. Pensar que había gente que decía que a Luciano di Nápoli lo iban a cortar de la boleta por cuestiones internas del peronismo...

Beto Desuque: - Y ponele que algunos lo habrán cortado. Estaba repasando y vi que El Ruso Ziliotto sacó unos mil votos más que Copete. Pero en la ola casi ni se ven...
Mesero: - ¿Y ahora que vendrá?

Beto Desuque: - Preguntale a Mauricio, que se la sabe lunga...
Mesero: - ¿Qué Mauricio?

Beto Desuque: - Macri, ¿quién va a ser? Ése sí que te canta la justa: te anuncia el segundo semestre, la lluvia de inversiones, que baja la inflación, la pobreza cero... un visionario.
Mesero: - Pero en serio te digo, Beto, ¿qué vendrá para Santa Rosa, por ejemplo?

Beto Desuque: - ¡Andá a saber! Lo que sí está clarito es que si Leandro tuvo una pesada herencia, más pesados se le van a hacer estos meses... Bah, me parece...
Mesero: - ¿Por qué decís?

Beto Desuque: - Y... si ya manejaba poco y nada, si le salían todos los tiros por la culata, ahora vacío de poder imaginate lo que puede pasar... son siete meses de pesada mochila en las espaldas... tenés que gobernar todo ese tiempo hasta el día de la asunción.
Mesero: - Y además sabiendo que el sucesor es un peronista...

Beto Desuque: - Un peronista pero de familia radical, no te olvidés... el otro día pensaba: pensar que el padre de Copete y el padre de Leandro compartieron militancia y dirigencia en sus años... y ahora los hijos quedaron enfrentados en distintas veredas.
Mesero: - Y bueno, Beto... vos siempre lo decís: la política va y viene, es el arte de lo posible y de lo imposible también.

Beto Desuque: - Igual Leandro tiene el consuelo de que sacó más votos que Tierno. Tan amigos que son, por lo menos le ganó esa puja íntima. Je.

(El popularísimo vecino santarroseño, dialogando con su mozo preferido en el bar-restaurante de la calle Pellegrini, por donde pasa cada día a conversar sobre asuntos triviales y profundos, actuales e históricos, racionales y ridículos)

Temas en esta nota: