Entre Pocillos: La última cuenta regresiva

dibujo

Beto Desuque: - Buenas, buenas, bueeeenaaasss... ¿qué tal, qué tal, qué tal? ¿Cómo anda la cosa por acá?
Mesero: - Hoooola, Betito querido y del alma. ¿Cómo anda la cosa?

Beto Desuque: - Y acá vamos... todo bien y lindo, ponele.
Mesero: - Esta semanita del fútbol no te podés quejar... pegamos un lindo triunfo contra los “brasucas”.

Beto Desuque: - Ponele. Seamos generosos y le ponemos.
Mesero: - Pero quedamos primeros en el grupo de la Copa, no le saqués mérito.

Beto Desuque: - Sí, sí. Ahora ya vez que a Carlitos Tévez lo piden otra vez para la Selección. País pendular, dirían los analistas de la argentinidad.
Mesero: - Algo así. Pero jugó bien.

Beto Desuque: - Un rato, sí, e hizo un gol. Todo bien. Pero no se pasen de mambo, che.
Mesero: - Uy, estás con pocas pulgas...

Beto Desuque: - No... es que vengo notando esa manía de darse vuelta como una media de un día para el otro, con una efervescencia que es por lo menos sospechosa.
Mesero: - Ah... ahí ya creo que me hablás de política...

Beto Desuque: - ¡Y claro! ¡Siempre te hablo de política! Ahora veo que hay hasta una romantización del cristinismo...
Mesero: - Epa.

Beto Desuque: - Digo... ya sé que no hay una lideresa como Cristina en ningún lado, y que es un fenómeno político y popular, y que despierta amores y odios... pero ahora resulta que hasta los tipos que la mataban, diciéndole cualquier cosa, se hacen los arrobados...
Mesero: - Bueno, acá en La Pampa hubo varios que fueron cambiando de lado del mostrador, ¿no?

Beto Desuque: - Ponele. Pero es más alevoso en otros casos. Quiero decir: lo que hizo el peronismo pampeano fue, más o menos de a poco, ir transformándose en ultraopositor a Macri, después de una luna de miel. Pero otros, que hasta ayer nomás le sonreían al Mauricio ahora se sacan una fotito con el libro “Sinceramente”.
Mesero: - ¡Ya tenemos las elecciones encima, Betito!

Beto Desuque: - Claro, es la última cuenta regresiva, y también por eso te digo. Hasta ayer nomás, los que querían pegarse a Macri para demostrar poder ahora esconden hasta los globos amarillos y se hacen los otarios.
Mesero: - Claramente lo decís por la muchachada de Cambiemos.

Beto Desuque: - Más que “la muchachada”, te diría por los correligionarios... Hasta hace poco tiempo Kroneberger y Altolaguirre se hacían bien los distraídos si alguien les decía “Daniel es Macri”, “Leandro es Macri”... ¡ja! Ahora se hacen los autónomos, los independientes y los nada que ver. ¡No se hacen cargo por nada!
Mesero: - La política va y viene.

Beto Desuque: - Los políticos van y vienen. Algunos. Algunos más y otros menos. Qué se yo.
Mesero: - ¿Y cómo la ves a la elección?

Beto Desuque: - Y... digamos que, desde ya, los oficialismos corren con el caballo del comisario...
Mesero: - ¿Qué querés decir?

Beto Desuque: - Que el respaldo de Verna a Ziliotto lo pone en favorito al FreJuPa, más vale. Y que Altolaguirre maneja el municipio, en una Santa Rosa que se sabe que tiene sus bolsones de antiperonismo, y entonces se puede considerar que pica en punta...
Mesero: - Pero se huele que puede ser pareja, eh...

Beto Desuque: - Ponele. Veo que todo el mundo hace encuestas pero después dice que no cree en las encuestas. Je. ¡Que dejen de gastar guita en eso, entonces!
Mesero: - Y bueno, Beto...

Beto Desuque: - Encima te diría que fue una de las campañas más aburridas que se recuerden... quiero decir: poco picante hubo.
Mesero: - Sí, capaz que tenés razón.

Beto Desuque: - ¡Hasta pareció más divertida la interna!
Mesero: - Puede ser, eh... pero claro, estaba El Colo, es otra cosa...

Beto Desuque: - Sí, seguro. Creo que el perfil de los dos principales candidatos a la Gobernación hizo que hubiera poca diversión. Los dos repiten más o menos lo mismo, con distintos perfiles y todo eso.
Mesero: - En cambio en Santa Rosa hubo un poco más de pimienta, ¿no?

Beto Desuque: - Ponele. Un poco más. Tampoco demasiado. Pero en las últimas semanas algún chispazo se vio. Qué se yo... Copete tiró que “Altolaguirre nos toma por zonzos”, Leandro le contestó que él está “guionado”, y así...
Mesero: - Además estuvo todo el escandalete por El Molino...

Beto Desuque: - Sí. Nada raro: esas cosas las usan siempre para la campaña. De un lado y del otro. Y después cada lado se hace el inocente y acusa al otro de embarrar la cancha. Más viejo que la injusticia.
Mesero: - A los radichetas también les saltó el escándalo de Agón y su estafa.

Beto Desuque: - Uy, sí... si siguen así se les va a vaciar la lista completa. Je. Primero lo bajaron a Perelló, ahora lo tienen apuntado a Agón...
Mesero: - Pero me parece que a este no lo bajan ni a escopetazos...

Beto Desuque: - Ponele. Si Marino sigue picando alto en el Senado, como si nada hubiera pasado, es lógico que uno de los suyos tampoco se mueva de donde se corta el bacalao por acá...

(El popularísimo vecino santarroseño, dialogando en la dominical mañana de ayer con su mozo predilecto, en el bar-restaurante de la calle Pellegrini por donde pasa casi todos los días y chamuya largo y tendido sobre asuntos triviales y profundos)

Temas en esta nota: