Hablar con el corazón y usar la calculadora

8a

Beto Desuque: - Buenas, buenas, bueeenassss... ¿qué tal, qué tal, qué tal? ¿Cómo anda la cosa por acá? ¡Salud a la barra!
Mesero: - Hoooola, Betito querido... ¿cómo anda el campeón?

Beto Desuque: - Esssaaaa... algo es algo, ¿no?
Mesero: - Y sí.

Beto Desuque: - Ponele que es lo que hay. La verdad es que estaba para perderlo, con la mala leche que habíamos tenido, los tiros que pegamos en los palos... yo creí que ya en los penales era de ellos. Parecía predestinado.
Mesero: - Sí, algo así. Sufrimos un poco, pero bueno... la copa quedó en casa.

Beto Desuque: - Y sí, a lo Boca. Siempre para el infarto.
Mesero: - Tampoco exagerés...

Beto Desuque: - Vos porque sos como Macri: no tenés corazón.
Mesero: - Epa, ¡Betito!

Beto Desuque: - Lo digo un poco en broma... viste que el otro día, en el discurso, el Barba les tiró esa: que no tienen corazón. Y que encima manejan mal la calculadora. O sea...
Mesero: - Sí, sí, lo escuché.

Beto Desuque: - No es por nada, ¿no? Pero cuando tiró esa metáfora a mí me vino la imagen de un Pinocho PRO...
Mesero: - Bueno, digamos que tampoco es tan imaginativo lo tuyo, ¿no?

Beto Desuque: - Ponele. Sí, claro, es re sencillo trazar el paralelo. Digo... el tema de las mentiras y la nariz larga, todo eso... tenés razón: poca creatividad la mía. Igual Verna ahora se distancia, pero en su momento bien que dio una manito para que Macri llegue donde está...
Mesero: - ¿Por?

Beto Desuque: - Y... no te voy a decir que Verna es el “Yepetto” de Macri, pero bien que en 2015 le allanó el camino...
Mesero: - Pensaba que la única diferencia entre Mauricio y Pinocho es que Pinocho despierta un poco de cariño... nos remite a la infancia.

Beto Desuque: - ¡Ya lo creo! Te digo que ya repasé toda la historia... me acordé de la canción y no podía dejar de pensar en Macri, tampoco...
Mesero: - ¿Pero por quéeeee?

Beto Desuque: - Y... ponele que me acordé de esa parte que habla de que Pinocho estaba malherido, ¿te acordás?
Mesero: - Ah, sí, pobre... cuando lo ataca un espantapájaros, creo...

Beto Desuque: - Tal cual. El tema es que al final Pinocho resurge, y se pone alegre...
Mesero: - No me la acuerdo.

Beto Desuque: - En la canción el médico detecta lo mismo que Verna...
Mesero: - ¿Cómo?

Beto Desuque: - Claro, que a Pinocho le falta el corazón. Y escuchá si no parece la actualidad de Macri. Te canto: “El caso es que Pinocho estaba grave / en sí de su desmayo no volvía / y el viejo cirujano no sabía / a quién pedir prestado un corazón / Entonces llegó el hada protectora / y viendo que Pinocho se moría / le puso un corazón de fantasía / y Pinocho sonriendo despertó”. Tomá.
Mesero: - ¡El Hada protectora!

Beto Desuque: - Viste... pensaste lo mismo que yo: María Eugenia, el hada buena...
Mesero: - El Plan V, como le dicen ahora...

Beto Desuque: - Pero bueno, acá en La Pampa el Plan V es Plan Z...
Mesero: - ¿Cómo?

Beto Desuque: - Claro... el Plan V de Verna es el Plan Z de Ziliotto, no de El Zorro...
Mesero: - Bueno, no empecés a jugar con las palabras que vas a terminar apodando al candidato...

Beto Desuque: - Y no estaría mal, qué se yo...
Mesero: - Más allá de eso, ¿qué me decís del discurso de Verna?

Beto Desuque: - Se lo vio bastante bien, dentro de todo. El discurso fue previsible, pero bien. Quiero decir: lo que viene diciendo y se podía imaginar, lo dijo con firmeza. Y le metió emoción, desde ya.
Mesero: - No solo él: vi que las otras personas también...

Beto Desuque: - Sí, sí. Era lógico, una circunstancia rarísima, inolvidable.
Mesero: - El que se la perdió fue Altolaguirre.

Beto Desuque: - Ah, sí... el “Vasquito”, jejeje... está tan empeñado en el diálogo con todo el mundo que pegó el faltazo nada menos que a ese acto.
Mesero: - ¿Por qué decís?

Beto Desuque: - Porque no fue. Después metió una explicación poco sostenible. Je. Dijo que tenía un compromiso contraído con anterioridad, que era una reunión... ¡con Roberto Torres!
Mesero: - ¿El concejal del pañuelo celeste?

Beto Desuque: - No, no. El de la heladería “Robert’s”, que es dirigente de CAME. Y bueno, Altolaguirre prefirió esa reunión.
Mesero: - Mirá vos.

Beto Desuque: - Y sí. Faltan dos semanitas para las elecciones y no se va a perder de hacer sociales...
Mesero: - ¿Cómo, qué querés decir?

Beto Desuque: - Eso. Ya se había prendido en el asado de “Rolo” Bianco...
Mesero: - No tengo el gusto...

Beto Desuque: - Bueno, vos porque nos sos “gente de campo”. Pero parece que es algo bastante tradicional entre los de esa clase...
Mesero: - Ah, mirá...

Beto Desuque: - Bueno, ahí se cruzaron para las fotos unos cuantos... Altolaguirre a los abrazos con Tierno...
Mesero: - ¿Qué tal ?

Beto Desuque: - ¿Viste? Lo que son las cosas... Tierno está condenado pero es candidato a gobernador y anda comiendo asados... otros no tienen tanta suerte...
Mesero: - ¿Quién decís?

Beto Desuque: - Y... Charlín, por ejemplo, el que era juez. También sin condena firme, pero “engayolado”.
Mesero: - Bueno, ¿y qué me decías del asado?

Beto Desuque: - También estuvieron Martín Borthiry, Aragonés...
Mesero: - ¿Cuál Aragonés?

Beto Desuque: - El viejo. El Padrino, digamos. El que en las últimas elecciones en Pico jugó para el PRO.
Mesero: - Mirá vos.

Beto Desuque: - Y bueno... Altolaguirre se sentiría como Pancho por su casa. Digo... seguro que lo trataban mejor ahí que en el Centro Cultural, por ejemplo, donde le dicen “Altolagorra”. Je.
Mesero: - Y bueno... todos hacemos cosas para ganarnos apodos, ¿no?

Beto Desuque: - Ponele. Pero se trate de quién se trate, me parece que ningún apodo quedará mejor que el de Mauricio: Pinocho, para toda la vida.

(El popularísimo vecino santarroseño, dialogando en la dominical mañana de ayer con su mozo predilecto, en el bar-restaurante de la calle Pellegrini por donde pasa casi todos los días)

Temas en esta nota: