Entre Pocillos: Tocado

 dibujo

 

Beto Desuque: - Buenas, buenas, bueeeenaaass... ¿qué tal, qué tal, qué tal? ¿Cómo anda la cosa por acá? ¡Salud a la barra!
Mesero: - Hooola, Betito querido y del alma, ¿cómo estás, todo bien?

Beto Desuque: - ¡Puf! Una hermosura todo, che...
Mesero: - Je. Pesco tu mirada irónica, quedate tranquilo...

Beto Desuque: - Menos mal que el otoño pampeano es una belleza... tenemos estos días de un solcito maravilloso...
Mesero: - Lástima la realidad, ¿no?

Beto Desuque: - Eso, o lo que llamamos “la realidad”... o sea, el bolsillo y sus adyacencias, ja.
Mesero: - Y sí. Está dura la mano. Hay que pasar el otoño.

Beto Desuque: - Ponele. Pero ahora con estas medidas tan populares que han lanzado Mauricio y sus muchachos, seguro que todo hace ¡“pum, para arriba”!
Mesero: - ...

Beto Desuque: - ¿Qué pasa? ¿No creés en el shock de confianza, el boom de consumo y todo?
Mesero: - ...

Beto Desuque: - ¡Con esa falta de optimismo no se puede viejo! Ponete un poco las pilas. Al final, Mauricio tiene razón: lo peor de este país son los argentinos.
Mesero: - Ja. Eso seguro.

Beto Desuque: - Y sí, sobre todo algunos argentinos, ¿no?: los que gobiernan, tienen empresas, lavan guita y mienten a lo pavo.
Mesero: - Fuera de joda: qué feo se ha puesto todo, Beto.

Beto Desuque: - Ponele. La verdad que sí, es una tristeza. Viejos que se mueren porque no consiguen los remedios, familias que vuelven a pasar hambre...
Mesero: - Vos sabés que yo no me meto mucho en el asunto politiquero, pero encima de todo esto estas nuevas medidas suenan hasta a tomada de pelo...

Beto Desuque: - ¿Suenan? ¡Son! Qué cinismo, mamita querida... y aparte los modos que usan, el presidente haciendo ese video en una casa donde ya estuvo hace un tiempo cuando las cosas no estaban tan mal pero nos decían que eran horribles... la pucha... nos vamos a terminar dando un corchazo este domingo.
Mesero: - Jaja. No, Beto, pará, tranquilo...

Beto Desuque: - Más vale. Es un poco en joda que te digo. Porque siempre hay una esperanza. Nos van a dejar endeudados hasta la manija, con un retroceso de siglos, pero bueno... todo pasa. Es así. El otoño pampeano es bellísimo, pero no es el único otoño.
Mesero: - ¿Qué me querés decir?

Beto Desuque: - Eso. Que así como a todo patriarca le llega su otoño, como escribió García Márquez, a todo régimen y a toda época también se le empiezan a caer las hojas, ponele...
Mesero: - Je. Te entiendo.

Beto Desuque: - Fijate que ya se está poniendo de moda la frase de que aparecés “más solo que Mauricio en el día del amigo”.
Mesero: - Se le escapan algunos aliados.

Beto Desuque: - Ponele. Lo de Altolaguirre el otro día fue sintomático.
Mesero: - ¿Eso de que ahora se dijo un soldado de Lousteau?

Beto Desuque: - Tal cual. Lo dejó solo a Mauricio. Por eso te digo: de 7 candidatos y una candidata a la Intendencia de Santa Rosa, no hay nadie que apoye a Macri. No es nada normal.
Mesero: - Y lo más curioso, sí, como decís vos... es que Altolaguirre también se desmarque.

Beto Desuque: - Ponele. En Cambiemos tienen tanto lío que ya Macri se despega del Macrismo y Leandro se despega de Altolaguirre. Je.
Mesero: - Hay como un generalizado esfuerzo en ver quién está más lejos de Macri, ahora.

Beto Desuque: - Ponele. Igual de los radicales es bastante esperable, ¿eh? Ya lo hemos hablado acá: cuando se hunde el barco...
Mesero: - ...las ratas huyen.

Beto Desuque: - Bueno, sí, digamos que no es una metáfora exacta, para que nadie considere que le decimos rata... pero es un poco así, sí, sí...
Mesero: - ¿Y vos decís que el barco se hunde?

Beto Desuque: - Lo que se hunde es el pueblo, querido. La economía la hundieron. Están hundiendo la soberanía. Todo eso se hunde, aunque venga alguien a tirar la pavada de que hay que elegir entre La Cámpora o Santa Rosa.
Mesero: - Qué feo todo, Beto. Porque tenés razón.

Beto Desuque: - El asunto es que nos revisemos: cómo fuimos capaces de hundirnos en todo esto, porque la verdad es que en gran parte se veía venir...
Mesero: - O sea que vos decís que Macri se hunde...

Beto Desuque: - Eso no lo digo porque puede pasar cualquier cosa. Para mí es increíble que haya llegado a ser presidente, pero ahí está. En política todo es posible. Nadie muere en la víspera, diríamos.
Mesero: - No te querés jugar.

Beto Desuque: - Nunca me gusta hacer eso, lo sabés bien... digamos que el PRO, o Cambiemos, o Macri, está en una situación que podemos comparar con la “batalla naval”, ¿te acordás, jugabas de chico?
Mesero: - Un poco, sí...

Beto Desuque: - Bueno, en una parte del juego cuando le acertabas a la celda indicada, el buquecito del “enemigo” quedaba “tocado”. Más o menos en esa instancia me lo imagino a Mauricio: está “tocado”.
Mesero: - Ah... es buena comparación...

Beto Desuque: - Igual muy tocado no se siente el tipo. Porque aún después de esos anuncios insólitos, de ese video raro que hizo y del despiole que se armó en los mercados, lo que hizo Mauricio fue irse de vacaciones...
Mesero: - Otra vez de vacaciones, sí. Y bueno... es el presidente, pero tiene derecho a su Semana Santa.

Beto Desuque: - Más que Semana Santa es Semana Chanta.

(El popularísimo vecino santarroseño, dialogando en la dominical mañana de ayer con su mozo preferido en el bar-restaurante de la calle Pellegrini, donde disfruta de la charla futbolera, política, y de lo que venga)

Temas en esta nota: