Entre Pocillos: La caja de Pandora

dibujo

Beto Desuque: - Buenas, buenas, buenas, bueeeenaaasss... ¿qué tal, qué tal, qué tal? ¿Cómo anda la cosa por acá? ¡Salud a la barra!
Mesero: - Hoooola, Betito querido y del alma... ¡vamos que todavía!

Beto Desuque: - ¿Cómo? ¿Qué decís “vamos que todavía”?
Mesero: - Digo... Boquita se metió un poco en el asunto de la Copa Libertadores, no me vas a decir que no...

Beto desuque: - Ummmm...
Mesero: - ¿Qué pasa?

Beto Desuque: - Nada, nada. Yo creo que está todavía todo muy frío, ponele. Tiene que correr mucha agua abajo del puente todavía...
Mesero: - ¿A qué te referís?

Beto Desuque: - Digo... después de la derrota dura del año pasado hay que reconstituir un poco la relación entre el equipo y los hinchas. Digo, me parece. Aparte hay jugadores nuevos. Ni te digo con los dirigentes.
Mesero: - ¡¿Y con el DT?!

Beto Desuque: - Bué, diste en el clavo... al rengo hay que verlo caminar para ver si renguea, dicen... pero Alfaro no entró del todo derecho. Y no me gusta eso de que con la camiseta de Boca ande mandando mensajes anti-aborto. No entiendo con qué sentido ni con qué derecho.
Mesero: - Se celestizó.

Beto Desuque: - Se antiderechizó, te diría. Porque es eso: llama a una marcha en contra de los derechos. Dejate de joder.
Mesero: - Bueno, Betito, pará un poco. No te calentés. Al final te tiré un temita para pasarla bien y terminé abriendo una caja de sorpresas...

Beto Desuque: - Je. Peor está Marino.
Mesero: - ¿Cómo? ¿Qué Marino, el senador?

Beto Desuque: - No, si va a ser Popeye El Marino... claro que el senador.
Mesero: - Ah, ¿y por qué decís que está peor?

Beto Desuque: - Porque ahí sí que se le abrió una caja de sorpresas. O mejor dicho: no quiso abrir la caja de Pandora. Je.
Mesero: - ¿A qué te referís?

Beto Desuque: - Al asunto del juez Ramos Padilla. Marino es el presidente de la comisión de Inteligencia. Y le llegó toda la data del asunto de D’Alessio, Stornelli, Santoro y compañía... pero no le quiso sacar el lacrado. Je. ¡Más vale!
Mesero: - ¿Por?

Beto Desuque: - Y... digamos que ahí hay data que quema de verdad. Una mezcolanza que madre mía.
Mesero: - Entonces dejó la cajita cerrada.

Beto Desuque: - En caja cerrada no entran moscas. Jeje. Pero no, se supone que es para que todos los integrantes de la comisión asistan en un mismo trámite a la apertura. No vaya a ser cosa que después sospechen de filtraciones y todo eso...
Mesero: - Vos decís que Marino no le tuvo miedo a la caja.

Beto Desuque: - No creo. Históricamente, no ha sido de temerle a las cajas... Jeje.
Mesero: - Sos pícaro, eh...

Beto Desuque: - Yo no tanto, pero Marino seguro que sí. Y es obvio. Siempre con el Coti Nosiglia como ladero, no te queda otra que estar siempre despierto... cocodrilo que se duerme es cartera, hubiera dicho el Diego.
Mesero: - Mejor ni hablemos del Diego en estos días, ¿no?

Beto Desuque: - Sí, dejalo para otro momento... ¡es otra caja de Pandora el Diego!
Mesero: - Lo que he visto es que Marino ha vuelto a los primeros planos, ¿no?

Beto Desuque: - Ponele. Es como que salió de la covacha ahora, después de un tiempo a la sombra, o recluido...
Mesero: - Ojo que capaz que vuelva recargado.

Beto Desuque: - Andá a saber cómo termina el asunto de la denuncia por acoso sexual. Por ahora le ningunearon la vicepresidencia, pero seguro que aspira a hacerse fuerte otra vez...
Mesero: - ¿Vos decís?

Beto Desuque: - Y... por algo dejaron vacante el cargo. No lo des por vencido ni aun vencido, mirá lo que te digo.
Mesero: - No, desde ya. Lo he aprendido de vos: nadie muere en la víspera...

Beto Desuque: - Y menos en la política. Hay un momento en que todos hacen leña del árbol caído... pero a veces hasta esos árboles se levantan.
Mesero: - ¡Qué metáfora más optimista, Beto!

Beto Desuque: - Sí, me hice acordar a Almafuerte, cuando decía que “si te caés diez veces te levantás, y otras diez, otras cien, otras quinientas”.
Mesero: - Tomá.

Beto Desuque: - Y pienso necesariamente en el pobre Colo Mac Allister en esta hora.
Mesero: - Vos decís que está con la cabeza gacha.

Beto Desuque: - Y obvio. Se comió tremenda paliza. Los funcionarios nacionales lo mandaron al frente diciendo que su candidatura fue un capricho. Se quedó sin cargo y sin candidatura. Los radicales se le burlan. Y hasta los pichichos del PRO de La Pampa lo garronean.
Mesero: - Un mal momento.

Beto Desuque: - Por poco ni “Patilla” va a querer saludarlo para no quedar pegado...
Mesero: - ¡La miércoles!

Beto Desuque: - En este momento el Colo está cuesta abajo en la rodada, como dice el tango: “La vergüenza de haber sido y el dolor de ya no ser”.
Mesero: - ¿Pero no me estás diciendo que eso en política no existe?

Beto Desuque: - ¡Claro! Por eso te cuento la de Almafuerte: “No han de ser tus caídas tan violentas ni tampoco por ley han de ser tantas”. Pero que duele, duele. Ya lo dijo Marita Mac Allister, como hermana que es del Colo.
Mesero: - Hermana y algo más, ¿no?

Beto Desuque: - Sí, claro. Presidenta del Tribunal de Cuentas y capaz candidata a diputada nacional, según cómo venga la mano...
Mesero: - “La Colo”, sería.

Beto Desuque: - Ponele. Tiró el otro día que quedaron heridas de la elección. Y no disimuló que andan a la caza de algunos traidores...
Mesero: - Sí, sí, algo leí.

Beto Desuque: - Más que una lectura política hizo una lectura novelada de lo que pasó. Mucho dolor, mucha lágrima, mucha traición. Y si hay de todo eso, también habrá venganza...
Mesero: - ¿Vos decís?

Beto Desuque: - Y será terrible.

(El popularísimo vecino santarroseño, dialogando con su mozo preferido en el céntrico bar-restaurante de la calle Pellegrini, donde pasa cada día para parlotear de asuntos triviales y profundos, un poco de fútbol y otro tanto de política)

Temas en esta nota: