Declaran la responsabilidad penal de una menor en Alvear

Alejandro Gilardenghi, juez de Control de General Pico. Los ocupantes de la moto embestida resultaron con lesiones en sus piernas: el menor sufrió fractura de tibia y peroné, y la conductora, un traumatismo que derivó en una amputación.

General Pico (Agencia) - El juez de Control de General Pico Alejandro Gilardenghi declaró la responsabilidad penal a una joven de 18 años que, cuando tenía 16, al mando de un vehículo -sin licencia- atropelló a una motociclista y a su hijo, ocasionándoles lesiones gravísimas. Como consecuencia del impacto, la mujer que conducía la moto sufrió la amputación de una pierna. El siniestro ocurrió en marzo de 2017 en Intendente Alvear.

La joven fue considerada autora de “lesiones gravísimas culposas, agravadas por haber sido ocasionadas por la conducción imprudente, negligente o antirreglamentaria de un vehículo automotor”, en perjuicio de la mujer que conducía la moto. Y por otra parte, autora de “lesiones graves culposas”, en perjuicio de un menor de 15 años que viajaba como acompañante en la moto.

La imputada confesó y reconoció haber protagonizado un accidente de tránsito con fecha 13 de marzo de 2017, en Intendente Alvear, cuando comandaba un automotor por calle España y al llegar a la intersección con calle Rivadavia se encontró con una motocicleta, comandada por la damnificada, que iba acompañada de su hijo de 15 años de edad.

Al momento del impacto, la motocicleta cruzaba la intersección de calle Rivadavia y Avenida España. Los ocupantes del rodado menor cayeron a la cinta asfáltica y sufrieron diversas lesiones. En el caso de la mujer que conducía, se trató de un “traumatismo de pierna derecha, que derivó en la amputación en tercio superior de la misma”, mientras que el menor que la acompañaba padeció una “fractura de tibia y peroné en pierna derecha”.

Licencia

El juez mencionó en el fallo que “si bien de acuerdo a la Ley Nacional de Tránsito Nº 24.449 la prioridad legal de paso le correspondía al automóvil que condujo la imputada -por la mano derecha-, ello no resulta eximente de responsabilidad penal para el caso, dado que la imputada no poseía licencia habilitante -por lo que no debería haber manejado el vehículo- y se condujo en exceso de velocidad para una intersección urbana sin semáforos”.

La sentencia fue impuesta a consecuencia de un acuerdo de juicio abreviado solicitado por el fiscal sustituto Francisco Trucco, junto al defensor particular Norberto Ángel Paesani y su defendida, la imputada.

Gilardenghi expresó en el fallo que “como la imputada era menor de edad a la fecha del hecho (tenía 16 años al día 13/03/2017), no resulta pertinente en esta etapa resolver sobre una eventual imposición de pena, ya que de acuerdo a su edad al momento de comisión del hecho corresponde aplicarle el “Régimen Penal de la Minoridad”, razón por la que solo corresponde en este fuero dictar su declaración de autoría y responsabilidad penal. El tratamiento tutelar corresponde al fuero de la Familia y Niños, Niñas y Adolescentes, e incluso luego de su trámite y de la eventual imposición de una pena -en caso de corresponder-, deberá entender ese mismo Juzgado en la etapa de ejecución como Tribunal de Ejecución de la Pena”.

La damnificada, al ser consultada sobre las consecuencias del acuerdo, prestó su conformidad.

Gilardenghi agregó en la sentencia que con “la decisión acordada por las partes se garantiza una respuesta judicial rápida y efectiva, dado que aún en el hipotético caso de finalizarse el proceso de un modo ordinario, en un eventual juicio oral -y no con la salida alternativa que aquí se presentó-, la sentencia que recaería sería similar o idéntica a la acordada por las partes”.

Finalmente, el magistrado ordenó remitir copia de esta sentencia, una vez firme, al Juzgado de la Familia, Niños, Niñas y Adolescentes que corresponda.

Temas en esta nota: