Condena efectiva al joven que provocó graves lesiones a dos policías

Al acusado se le probaron dos hechos, el robo a un local comercial y la resistencia a la detención, que provocó la caída de los uniformados desde una altura de 6 metros.

General Pico (Agencia) ­ Con un acuerdo de juicio abreviado, y una condena de prisión efectiva, se cerró ayer el caso del joven delincuente que resistió la detención de dos uniformados piquenses, que terminaron cayendo de varios metros de altura al ceder una pared en el barrio Malvinas.

El juez de Control Alejandro Gilardenghi confirmó ayer la condena contra Fabián Gastón Herrera, de 30 años, como autor material y penalmente responsable de los delitos de “robo calificado por escalamiento y resistencia a la autoridad”, a la pena de 3 años y dos meses de prisión de efectivo cumplimiento. Además, le mantuvo la declaración de reincidente.

La condena fue dictada como resultado de un acuerdo de juicio abreviado solicitado por el fiscal interviniente, Damián Campos, el defensor oficial Guillermo Costantino y su defendido. El damnificado prestó su conformidad con el acuerdo arribado.

Al imputado se le probaron dos hechos delictivos. El primero ocurrió en la madrugada del 6 de octubre del año 2018, cuando Herrera ingresó a un local comercial de este medio, previo sortear un tapial de 2,20 metros de altura que se encuentra en el patio trasero del comercio y que linda con una vivienda en estado de abandono.

Tras dañar la ventana del sector trasero del comercio ubicado en calle 9 entre 4 y 6, denominado Roasenda, Herrera sustrajo una notebook y catorce pares de zapatillas, todas ellas marca Salomon.

El segundo hecho ocurrió minutos más tarde cuando la Policía ya estaba alertada del robo y otro llamado dio aviso de un muchacho que cargaba una bolsa en inmediaciones de calles 7 y 120, donde dos policías comenzaron con la persecución del muchacho que se dirigió hacia uno de los edificios del Malvinas.

Los efectivos policiales solicitaron apoyo mientras intentaban demorar al delincuente, cuya huida había terminado en una reja en el sector de escaleras, que le impedía pasar al último piso del complejo habitacional. Herrera y los dos policías forcejearon y cayeron por la escalera, luego que los policías lograran colocarle las esposas.

Aún esposado y con otros uniformados que llegaban al lugar, Herrera continuó con su conducta evasiva y forcejeos, hasta que cedió y se derrumbó el muro de seguridad de la zona de descanso de las escaleras, situación que provocó la caída de los policías Ruarte y Mansilla desde unos 5 o 6 metros, causándoles graves heridas a ambos.

Gilardenghi afirmó en la sentencia que “el hecho ilícito contra la propiedad fue consumado por el agente, previo saltar un tapial de 2,20 metros de altura. Es por ello que el robo calificado por escalamiento quedó consumado. Por otra parte, y dado que el imputado fue interceptado por personal policial, Herrera opuso resistencia física a la orden de aprehensión. Entonces, las calificaciones de robo agravado por escalamiento y resistencia a la autoridad en concurso real, resultan apropiadas”.

El magistrado agregó en otra parte del fallo que “con la decisión acordada por las partes se garantiza una respuesta judicial rápida y efectiva, dado que aún en el hipotético caso de finalizarse el proceso de un modo ordinario, en un eventual juicio oral y público -y no con la salida alternativa que aquí se presentó-, la sentencia que recaería sería -potencialmente- similar o idéntica a la acordada por las partes”.
Fabián Herrera, un joven que había llegado hacía pocas semanas a Pico proveniente de San Luis, escuchó ayer la sentencia en su contra en horas del mediodía. En la sala no estuvieron ni el juez de Control, ni el abogado del ahora condenado.

El oficial inspector Leandro Matías Mansilla y el sargento Marcelo Víctor Ruarte continúan hoy con sus procesos de rehabilitación, tras las graves lesiones sufridas en esa caída. Mansilla lo hace en un instituto de Buenos Aires, mientras que Ruarte permanece en Pico.

Temas en esta nota: