La Pampa reclama cobrar la deuda con viviendas

Nación propuso cancelar la deuda con la provincia por fondos coparticipables con obras viales en rutas nacionales, mejoras carcelarias y una terminal de ómnibus. 

El ministro de Hacienda, Ernesto Franco, le pidió al gobierno nacional que parte de la deuda por fondos coparticipables que tienen con la Provincia se cancele con viviendas sociales. Y le reprochó al ministro de Justicia, Germán Garavano, que la oferta para saldarla haya sido obras viales en rutas nacionales y mejoras en las cárceles federales, obras que de todos modos corresponden a la administración nacional.

Las negociaciones que iniciaron el martes Garavano y Franco durante una reunión en Capital Federal están frías. El único punto de acuerdo fue el monto del capital de la deuda a valores históricos, 2.132 millones de pesos, que deberá ratificarse con la firma de un acta acuerdo. La próxima reunión está prevista en la segunda quincena de febrero. Tienen un plazo de cuatro meses para negociar, según fijó la Corte Suprema.

El cálculo de los intereses de la deuda abre un abismo entre las partes. La Nación quiere hacerlo con una tasa anual del 6%, un porcentaje que Franco calificó de “irrisorio” si se lo compara con los índices de inflación actuales.

Por otro lado, la forma de cancelar el capital de la deuda también abrió una brecha. Garavano dejó en claro que no hay fondos o bonos para hacerlo efectivo. En cambio, propuso hacerlo con obras viales en la ruta 35 o 5, mejoras en las cárceles federales y, mencionó como alternativa, la construcción de una terminal en Santa Rosa. “Son cosas que tienen que hacer. Son obras de la Nación, no de la provincia, que quieren hacer con plata nuestra”, explicó una fuente cercana al ministro pampeano.

Como contra propuesta, Franco reclamó que la deuda se abone con planes de viviendas sociales, un ítem en el cual La Pampa fue discriminada fuertemente durante los tres años de gestión del presidente Mauricio Macri. Garavano le respondió que esa posibilidad está fuera de su alcance y que consultará al ministro del Interior, Rogelio Frigerio, quien monopoliza las decisiones respecto a planes de vivienda.

Como saldo de la reunión, consensuaron que en los próximos días elaborarán un acta acuerdo sobre el capital de la deuda, lo harán circular para saber si pueden firmar ese documento. “Pero Nación debe mejorar la oferta. Queremos cerrar con viviendas”, advirtieron en el Centro Cívico.

Negociación desdoblada

Ante este panorama, la estrategia del gobierno provincial pasa por acordar cómo percibir de alguna forma los 2.300 millones de capital y seguir negociando, por separado, el cáculo de los intereses. No se sabe si Nación aceptará el desdoblamiento de las negociaciones. O si planteará que hasta que no se acuerden los intereses, no se paga la deuda. 

Si se desdoblara la negociación, la Provincia podría por un lado recibir fondos y generar empleo -si hubiera planes de vivienda en el acuerdo- y por el otro continuar una negociación que, de fracasar, de última le dejaría abierta la puerta de un reclamo judicial. San Luis ya judicializó una situación similar y aguarda que la Corte fije el porcentaje. La Provincia sostendrá que no podrá ser menor a lo que dictamine en el futuro el organismo judicial.

Cabe recordar que en noviembre del año pasado la Corte Suprema de Justicia falló a favor de La Pampa en el juicio por las retracciones que la Nación le hizo a la Provincia desde 2001 por un decreto que redujo los fondos coparticipables del Estado nacional al Estado provincial. El argumento de la mayoría de los jueces es que este tipo de cuestiones no puede decidirse por decreto del presidente de la Nación, sino a través de un acuerdo entre las provincias y el Estado nacional en el Congreso.

Temas en esta nota: