Atuel: La Pampa rechaza la oferta de caudal mínimo de Nación

La Pampa rechazó la oferta de un caudal mínimo de 3,2 m3/s para solucionar el conflicto por el río Atuel con Mendoza. La provincia sostiene que no cesa el daño y que los fondos propuestos, 700 millones de pesos solo alcanzan para los pozos, una parte de la propuesta de obras.

La propuesta de Nación para resolver el conflicto por el río Atuel con Mendoza, no conformó a La Pampa que la rechazó por considerar que no cumple con el restablecimiento de un caudal mínimo ecológico que ordenó la Corte Suprema.

La propuesta de Nación se realzó en la última reunión del Comité Ejecutivo de la Comisión Interjurisdiccional del Atuel Inferior (CIAI) previa al vencimiento del plazo fijado por la Corte Suprema de la Nación en el conflicto entre La Pampa y Mendoza por el corte de ese río. Ese plazo se cumple el 16 de octubre próximo.

El encuentro tuvo lugar hoy en la sede del Consejo Hídrico Federal (COHIFE) y contó con la participación del secretario de Infraestructura y Política Hídrica de la Nación, Pablo Bereciartua, y el director de Política Hídrica y Coordinación Federal, Ricardo Ferreyra.

La delegación pampeana estuvo encabezada por el procurador general, Hernán Pérez Araujo, el secretario de Recursos Hídricos, Javier Schlegel, el fiscal de Estado, José Vanini, la ministra de Desarrollo Social, Fernanda Alonso, el ministro de Obras y Servicios Públicos, Julio Bargero, el diputado provincial, Jorge Lezcano, el representante de la Asamblea por los Ríos, Néstor Lastiri, y la presidenta de la Asamblea por los Ríos Pampeanos de Santa Isabel, Juanita de Ugalde.

En la oferta, Nación incluyó obras inmediatas como pozos, obras para regulación y reservorios.

En su exposición Bereciartúa destacó cuatro puntos claves: el fortalecimiento de la CIAI mediante la creación de la Comisión Interjurisdiccional del Atuel Inferior; un compromiso de inversión de Nación para obras hídricas por 700 millones de pesos; la incorporación de dos sensores de medición de caudal y calidad de agua en tiempo real y el reemplazo de otros cinco que están en funcionamiento; y el establecimiento de un caudal mínimo inicial de 2,2 metros cúbicos por segundo.

“La propuesta de Nación parte de una premisa falsa y errónea que es plantear la posibilidad de recomponer el ecosistema del noroeste de La Pampa sin fijar un caudal hídrico ecológico como ordenó la Corte. Lo que hace es determinar un caudal a alcanzar con la realización de obras de 3,2 metros cúbicos por segundo, determinado por el Instituto Nacional del Agua, que aplicó una serie de métodos hidrológicos y determinó un promedio”, explicó Pérez Araujo.

“Lo llamativo de esto es que para otorgar un caudal inicial, esto es, con la realización de algunas obras que no han detallado cuáles son, toman un medio entre ese caudal que fijó el INA y el caudal que determina Mendoza de 1,33 metros cúbicos por segundo. Esto le da 2,2 metros cúbicos por segundo. Ni siquiera hallamos el gesto de buena voluntad de, para encontrar ese término medio, utilizar el caudal solicitado por La Pampa de 4,5 metros cúbicos por segundo. El caudal que propone La Pampa es absolutamente desconocido por Nación”, se quejó Pérez Araujo.

El procurador cuestionó la demora del Gobierno nacional en manifestar su posición. “Nación pudo haber tenido la llave de este conflicto a través de una propuesta que sea superadora, que sea genuina, que no sea un mero compromiso para las fotos y para presentarle a la Corte el ejercicio de un trabajo de mediación, como inicialmente pretendieron. Entendemos que esa no era la tarea, Nación debía involucrarse”, señaló.

“Desde lo técnico se involucró pero desde lo político nos hizo esperar 10 meses. Pasaron 300 días para que nos presenten una propuesta que, en principio, no recompone el ecosistema. Y han pasado 300 días en los que, ante la inacción política del Estado nacional, el ecosistema del noroeste de La Pampa se ha seguido degradando y hoy estamos peor que el 1 de diciembre cuando se dictó la sentencia de la Corte”, explicó el funcionario pampeano.

Propuesta 

La Nación presentó en la CIAI su propuesta para solucionar el conflicto entre La Pampa y Mendoza por el corte del río Atuel. El caudal inicial sería de 2,2 metros cúbicos por segundo y aquel llegaría con otras obras.

La Secretaría de Infraestructura y Política Hídrica presentó en la reunión entre La Pampa y Mendoza los lineamientos a seis días de que se venza el plazo impuesto por la Corte Suprema para que las provincias lleguen a un acuerdo. Aunque el caudal inicial sería de 2,2 metros cúbicos por segundo. La Pampa reclama 4,5 metros cúbicos de caudal fluvioecológico.

Nación aportará 700 millones para obras. Algunas serían “inmediatas”.

La Secretaría de Infraestructura y Política Hídrica (SIPH), a cargo de Pablo Bereciartua, presentó una propuesta en la reunión de la Comisión Interprovincial Atuel Interior (CIAI) para intentar destrabar el conflicto entre Mendoza y La Pampa por el caudal del río. El plan está relacionado con la solución integral de los problemas ambientales y productivos del río que requiere los resolutivos de la Corte Suprema de Justicia.

La propuesta de Nación adopta parte de la propuesta de Mendoza como generar mayor caudal a través de pozos. También obras por 700 millones de pesos, de los cuales Nación aportaría el 70%.

El encuentro se realizó este miércoles en el COHIFE (Comité Hídrico Federal), ya que el 16 de octubre vence el plazo que dio la Justicia para que Mendoza y La Pampa se pongan de acuerdo. Las provincias deberán acordar un plan de obras para la cuenca del río Atuel.

El conflicto se inició porque el río Atuel no corre en territorio pampeano porque es embalsado y retenido en obras hidroléctricas en Mendoza, y utilizado para riego en territorio del sur mendocino.

La Pampa realizó un reclamo judicial en la Corte Suprema de Justicia en el año 2014. En 2017 hubo un fallo que determinó que el río debía correr y que las dos provincias y la Nación debían acordar obras.

La propuesta

Con respecto a la determinación del caudal se apunta a tratar de arribar con “intervenciones inmediatas” a un valor inicial de 2,2 metros cúbicos por segundo. Mendoza había propuesto un mínimo de 1,3 m³/s y La Pampa exigía un caudal mínimo de 4,5 m³/s. El valor mínimo de referencia al que apunta la Nación es de 3,2 m³/s.

Además la SIPH pondrá a disposición un monto de 700 millones de pesos como contraparte nacional, asumiendo una proporción tope del 70% para implementar las obras consensuadas. Esos fondos saldrán Fondo Fiduciario de Infraestructura Hídrica (Fondo Hídrico).

Para sostener los caudales proponen una batería de pozos (agua subterránea) y obras de captación de agua de lluvia (agua meteórica), encauces e impermeabilizaciones, y mejora en la capacidad de regulación.

Además Bereciartua propuso medidas estructurales para sostener los caudales acordados por las jurisdicciones y para eso categoriza las obras en primera, segunda y tercera generación según el nivel de importancia e impacto.

Respecto de medidas no estructurales se prevé la Conformación de la Comisión Interjurisdiccional del Río Atuel (CIRA) con participación del Estado Nacional, la creación de un Consejo Consultivo, la creación de un Grupo de Trabajo para hacer un seguimiento de las inversiones y un grupo de Evaluación de Eficiencia de Riego para la implementación de medidas de innovación tecnológica.

La propuesta de Nación

La propuesta de la Secretaría de Infraestructura y Políticas Hídricas tiene varios aspectos: mejoramiento de la Oferta Hídrica, sostenibilidad de los caudales fijados/acordados por las jurisdicciones; fortalecimiento Institucional para la gobernanza de la cuenca y adaptación a los extremos climáticos.

Caudal

En relación a la dterminación de un caudal hídrico, Nación sostiene que “se ensayaron una serie de evaluaciones sobre expresiones conocidas, las que arrojaron una dispersión de resultados, los que luego de descartar los valores extremos y promediarse se obtuvo un valor mínimo de referencia de 3,2 m³/s”.

Agrega que “la propuesta consiste en tratar de arribar con intervenciones inmediatas a un valor inicial de 2,2 m³/s, para luego una vez definido y consensuado pueda alcanzarse, a través de todas la acciones que se identifiquen como necesarias, el o los valores asociados a la recomposición del ecosistema, que podría aproximarse al valor antes mencionado”.

Obras

La SIPH pone a disposición un monto de $ 700 millones como contraparte Nacional, asumiendo una proporción tope del 70% para la implementación de aquellas obras consensuadas por las tres jurisdicciones, necesarias para alcanzar los objetivos.

“La fuente de este recurso es el Fondo Fiduciario de Infraestructura Hídrica (Fondo Hídrico) y estará a disposición inmediata de acuerdo a los requisitos exigidos por el mismo. Ante la necesidad, este aporte podrá ser incrementado, de acuerdo a la disponibilidad del momento y con una proporcionalidad a definir entre las jurisdicciones, para el completamiento de las obras”, señala.
Establece “obras de primera generación”, que son definifas como “estratégicas, prioritarias e inmediatas para el cumplimiento de la manda de la CSJN. Impacto significativo, directo e inmediato con impacto regional”.

En este rubro incluye: ampliación de la oferta hídrica; agua subterránea: batería de pozos; agua meteórica (obras de captación de agua de lluvia); mejora en la conducción del cauce principal, encauces e impermeabilizaciones y mejora en la capacidad de regulación y reservorios.

Otras obras son de “segunda generación”, y comprende “impactos positivos, indirectos, plazo intermedio y alcance regional para el cumplimiento de la manda de la CSJN. Dependen de acciones no estructurales como complemento”.

Además define “obras de tercera generación”, que incluye las de “impacto positivo, indirecto, a largo plazo y de alcance local. Dependen fuertemente de las acciones no estructurales complementarias. Mayormente asociadas al cumplimiento de objetivos locales o de microrregiones”.

Además Nación ofrece la Conformación de la Comisión Interjurisdiccional del Río Atuel (CIRA) con participación del Estado Nacional (como lo exige laCorte Suprema) y la creación de un Consejo Consultivo, en el marco de la CIRA, compuesto por Universidades, ONG´s, Municipios, Representantes de la Producción y Comunidades Originarias.

La propuesta para la creación de un Grupo de Trabajo para el Seguimiento de las Inversiones en materia estructural, otro Grupo de Trabajo para el Seguimiento de la Evolución de Recomposición del Ecosistema del No Pampeano y otro para la Evaluación de Eficiencia de Riego, para la implementación de medidas de innovación tecnológica.

Además la elaboración de Estudios para profundizar el conocimiento hidrológico, hidráulico, hidrogeológico, balance hídrico y un Plan Director para la cuenca.

Temas en esta nota: