Denuncian despidos y trabajadores municipales precarizados en Dorila

Dirigentes piquenses de ATE, junto al delegado y dos trabajadores, ofrecieron una conferencia de prensa frente a la Comisión de Fomento de la localidad norteña para denunciar irregularidades.

General Pico (Agencia) - La Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), con sede en Pico, denunció ayer despidos y la situación de varios trabajadores municipales precarizados en la localidad de Dorila. Según indicaron, a pesar de varios encuentros con la presidenta de la Comisión de Fomento, Natalia Hollman, no obtuvieron respuestas afirmativas para regularizar la situación. Advierten que el problema es similar en muchas localidades pequeñas y piden que intervenga la Provincia.

Ayer por la mañana, dirigentes piquenses de ATE, junto al delegado y dos trabajadores municipales de Dorila, ofrecieron una conferencia de prensa frente a la Comisión de Fomento de la localidad norteña, para denunciar irregularidades en el personal a cargo de Natalia Hollman.

La secretaria general de ATE Pico, María Ester Campos, denunció despidos y la situación de precarización de varios empleados municipales. Un trabajador, que fue despedido “de palabra” y luego reincorporado por la presión del gremio, contó que fue “castigado” por advertir que en la localidad se levantaban casas (del programa “Mi Casa”) sin cimientos.

Campos habló de rumores que inquietaron a los trabajadores, al señalar que “empezó a correr la versión en el pueblo de que había una propuesta de campaña de pase a planta de contratos, a los precarizados. Eso no sé si se va a cumplir. Los trabajadores se inquietaron un poco por la promesa de la intendenta de cambiar a los trabajadores”.

La gremialista indicó que son alrededor de 26 los trabajadores precarizados que se desempeñan en distintas tareas y con antigüedades que van desde los 2 a los 13 años.

Con relación a los despidos, indicó que “el primero que tuvo problemas estaba haciendo construcción de viviendas, vino, comunicó que había cosas que se estaban haciendo mal y lo despidieron. Logramos que lo reincorporen, con menos días de trabajo y menos dinero”.

Y advirtió: “El tema pasa por la situación, estamos peleando para que no haya más despidos en el Estado, no solo estamos hablando del Estado Nacional, sino también del Municipal o del Provincial”.

Llamado

Campos remarcó en tal sentido que “lo que hacemos en este momento es un llamado al gobernador Verna para que intervenga porque es una situación complicada, son padres de familia que se están quedando en la calle y acá sabemos que los trabajadores no van a conseguir otro empleo”.

E insistió: “Queremos hacer un llamado al gobernador para que vea esta situación, si es que el presupuesto no da, a lo mejor debería acercar un poco más de dinero para que estos trabajadores tengan de alguna forma una estabilidad laboral”.

La dirigente gremial reconoció que el conflicto de Dorila “se da en la mayoría de las localidades pequeñas, nosotros entendemos esto de que no hay trabajo, otro tipo de trabajo no hay, eso lo entendemos, el presupuesto tampoco da en los municipios, eso también lo entendemos, por eso decimos que debería haber ayuda desde la Gobernación”.

Ante la falta de respuestas de las autoridades municipales, Campos consideró que “actúan como patrones de estancia, despiden a un par y creen que así los restantes se van a quedar tranquilos”.

Consultada por la respuesta del último encuentro con Hollman, la dirigente de ATE Pico indicó: “Dijo que no les va a solucionar el problema a estos dos trabajadores y que el resto, probablemente, va a pasar a monotributo, algo que nosotros tampoco vemos mal”.

Temas en esta nota: