Golpeó a su novia y la abandonó en Salinas Grandes: no irá preso

Franco Romero (foto), un joven oriundo de Anchorena, fue condenado a 6 meses de prisión en suspenso. La víctima tuvo que caminar durante una hora hasta que la ayudó un camionero.

El juez de control Carlos Rene Ordas condenó, en un abreviado, a Franco Romero a seis meses de prisión en suspenso, por amenazas simples y lesiones leves calificadas por la relación de pareja preexistente, en concurso real, y en el marco de la ley 26.485.

El acusado, oriundo de Anchorena, había golpeado a su novia y la había abandonado en la zona de Salina Grandes, por lo que la víctima tuvo que caminar una hora para pedir ayuda en plena madrugada.

El hecho ocurrió el miércoles 30 de enero, a la madrugada. El imputado la pasó a buscar en su auto y, en esas circunstancias, la chica le dijo que no quería continuar con el vínculo.

Según el informe difundido por el área de prensa del STJ, el acusado “buscó intimar (sic), ella se opuso y tornándose agresivo y tomándola fuertemente de ambas muñecas (lesionándola), le expresó: ‘si estás con otro, vas a ver lo que te va a pasar; vos a mí no me conocés, no sabés quién soy’”.

La damnificada se bajó del vehículo con intenciones de llamar a alguien para que fuera a buscarla, pero Romero se apoderó de su celular, la agarró del cuello y le dijo “entrá al auto que quiero llevarte al pueblo”. La víctima volvió a oponerse y, como el acusado se fue del lugar, debió caminar alrededor de una hora hasta que un camionero la vio y llamó a la policía.

El abreviado fue convenido entre el fiscal Walter Antonio Martos, la defensora oficial María Silvina Blanco Gómez y el imputado, un jornalero de 20 años, quien deberá cumplir las siguientes pautas de conducta por dos años: fijar residencia, someterse al cuidado del Ente de Políticas Sociabilizadoras, abstenerse de relacionarse con la víctima y realizar un tratamiento psicológico especializado en la temática de violencia de género. La damnificada también dio su consentimiento al acuerdo.

Otro.

En otro abreviado, Gabriel Héctor Mario Moreno, un taxista de 24 años, fue condenado a seis meses de prisión en suspenso por lesiones leves calificadas por la relación de pareja preexistente, delito que debe enmarcarse en la ley  26.485. El acuerdo fue firmado por el fiscal Andrés Torino, el defensor oficial Pablo De Biasi y el imputado y el fallo fue dictado por el juez de control, Gabriel Lauce Tedín.

Moreno fue condenado por agredir físicamente a su expareja ­quien estaba embarazada­ el 31 de octubre pasado. El acusado ingresó por una ventana a la vivienda en donde la víctima estaba durmiendo y se generó una discusión. Él le dio un golpe de puño en el rostro, la empujó y la hizo caer. A raíz de ello, la mujer sufrió “un eritema y escoriaciones en la cara, un edema y un hematoma en el brazo derecho y una herida en el labio inferior”.

Las partes también convinieron que Moreno, bajo apercibimiento de revocarla la condicionalidad de la sanción, tendrá ­durante dos años­ que fijar residencia, de donde no podrá ausentarse sin autorización judicial; someterse al contralor de la Unidad de Abordaje, Orientación y Supervisión de personas en conflicto con la ley penal, con la frecuencia que ese organismo lo determine; no acercarse a la víctima ni a su domicilio, ni relacionarse de modo alguno con ella; y realizar un tratamiento psicológico, acorde a lo informado por el psiquiatra forense.

Temas en esta nota: