Colectivos: el Concejo confirmó la resolución de Altolaguirre

Con los votos del FrePam, Torres y Bravo, y la negativa del PJ y Alba Fernández, el Concejo Deliberante ratificó la emergencia del transporte urbano en Santa Rosa.

Finalmente el Concejo Deliberante de Santa Rosa ratificó la emergencia en el transporte urbano, dejando firme la resolución ad referéndum que el intendente Leandro Altolaguirre había firmado el 4 de enero.

La iniciativa fue votada por el bloque oficialista del FrePam, con el acompañamiento de los concejales Roberto Torres (Pueblo Nuevo) y Miguel Bravo (Radical en Cambiemos). En cambio, se opuso el PJ y Alba Fernández (Frente para la Victoria).

El despacho de la Comisión Planeamiento, Obras y Servicios Públicos había salido también por mayoría por la ausiencia del peronismo.

De esta manera la emergencia seguirá vigente hasta el 31 de diciembre hasta el 31 de diciembre del presente año y permite al Departamento Ejecutivo modificar, eliminar o agregar recorridos en las líneas y en las frecuencias del servicio que presta Autobuses Santa Fe con el fin de "preservar el equilibrio de los compnentes económicos de la prestación del servicio".

También le otorga la facultad de "renegociar con la empresa contratista el contrato de concesión del servicio público".

Todo esto a partir de lo generado por la eliminación de los subsidios nacionales, una suma de aproximadamente 60 millones  al año. Como la Provincia se negó a hacerse cargo de esta cifra como reclamaba Nación, el municipio firmó un acuerdo para ingresar al Fondo Compensador por el que la empresa recibirá ahora 36 millones de pesos.

El PJ ya había adelantado su negativa. El presidente del bloque, Araldo Eleno, había advertido que "la emergencia le permite a Altolaguirre hacer lo que quiera".

Esta semana ya hubo un conflicto importante ante la falta de acuerdo entre Municipalidad y empresa. Como se demoran los fondos de Nación, Autobuses pidió un adelanto reintegrable para pagar los sueldos. Pero como no presentó el seguro de caución que el municipio exigía, no hubo plata y no depositaron los sueldos, lo que desembocó en una medida de fuerza de los choferes entre lunes y martes.

Temas en esta nota: