Una mujer fue atacada por tres perros en una playa de Mar del Plata

Una mujer de 30 años se encuentra internada en terapia intensiva en una clínica privada de Mar del Plata debido a las severas lesiones que sufrió al ser atacada por tres perros de raza ovejero alemán en la zona de playas de Punta Mogotes.

El hecho ocurrió el lunes por la mañana. Julio Ferrari, padre de la joven relató: "Cuando mi hija Guadalupe caminaba por la playa, fue atacada por los perros, por lo que atinó a meterse al mar para que no siguieran atacándola".

Luego señaló: "Por suerte dos personas que observaron la situación acudieron a socorrerla y espantaron a los perros".

A su vez, el hombre dijo que su hija se encuentra internada en la unidad de terapia intensiva de la Clinica del Niño y de la Madre de Mar del Plata y que "tiene muy comprometida los miembros inferiores y superiores".

"Los médicos me dijeron que va a necesitar muchas intervenciones quirúrgicas y reparadoras. Si bien está evolucionando, todavía sigue en terapia y su cuadro es reservado", relató.

Los animales quedaron encerrados en dependencias de Zoonosis, donde estarán en observación durante 10 días para analizar si están infectados de rabia.

Luego, un juez deberá definir el futuro de los canes y si se los entrega o no a su dueño, que ya demostró irresponsabilidad en la tenencia de mascotas potencialmente peligrosas.

Personal de la comisaría 5ta. de Mar del Plata labró las actuaciones del caso y junto al cuerpo de Zoonosis procedió al secuestro de los animales.

El jefe municipal de Zoonosis, Daniel Gagliardo, informó que los tres ovejeros son de "talla grande, fueron incautados a su dueño y se encuentran alojados dentro de la sede del organismo para su respectivo análisis".

Además destacó que "estos mismos perros y su dueño, en el mes de mayo, ya habían sido protagonistas de otro ataque a una mujer que estaba corriendo por la playa de Punta Mogotes y le habían provocado la fractura de uno de sus brazos".

En esa oportunidad, personal de Zoonosis identificó al dueño y secuestró a los canes, que estuvieron 10 días en observación hasta que se constató que no poseían rabia y luego permanecieron encerrados.

Aquella vez por disposición del juez se le cobró una multa al dueño, a quien se le exigió que los anotara en el registro de perros potencialmente peligrosos y que cerrara su propiedad para que no pudieran escapar y deambular libremente por la zona de Punta Mogotes.

Un inspector constató que la propiedad quedó correctamente cerrada y, tras castrar a los tres animales, fueron entregados nuevamente a su dueño, "quien se comprometió a respetar con las normas vigentes. Algo que evidentemente no sucedió", indicó Gagliardo.

Temas en esta nota: