Denuncian que le negaron el traslado en ambulancia a un niño

La derivación era de Santa Isabel a Santa Rosa, a 300 kilómetros, pero debía costearlo la madre del niño.

La madre de un niño de Santa Isabel denunció que no quisieron trasladar a su hijo en ambulancia, a pesar de tener una herida cortante profunda en el rostro. La médica que lo atendió hizo una derivación “urgente” a Santa Rosa, pero la mamá y el niño debían ir por su cuenta. Finalmente, la mujer viajó a una localidad mendocina donde atendieron al menor y le hicieron 14 puntos en la mejilla.

Ian tiene 5 años y el pasado viernes por la mañana, jugando en un puesto a 40 kilómetros del casco urbano de Santa Isabel, se cayó y se clavó un palo en la cara, provocándole un profundo corte en la mejilla izquierda. Su mamá, Mariela Ester Sosa, se comunicó al hospital de Santa Isabel y logró que una ambulancia fuera a buscarla, ya que se encontraba sola en el campo.

“Cuando llego al hospital de Santa Isabel me recibe la médica S. Fernández, quien me aclara que ella no estaba de guardia, porque quien sí estaba había salido. Lo revisó y una enfermera le lavó la carita. La médica me dijo que la herida era para atención “urgente” en el hospital Molas de Santa Rosa”, relató la mamá del menor al portal Infohuella de Victorica.

El pequeño Ian, alumno del JIN 22 Sala J, sufrió el corte en horas del mediodía del viernes y aunque pasaban las horas, seguía con la herida abierta en el hospital de Santa Isabel, pero con un traslado de “urgencia”, según reza la derivación de la médica S. Fernández.

“Cuando le pregunto a la médica si me trasladaban en ambulancia, me dice que no, ‘se tiene que ir por sus propios medios señora, nosotros desde el hospital no la podemos llevar’”, relató la madre del nene. La enfermera, T. Reymundo trató de darle otra chance a la situación: “Ella escuchó a la médica y me dice que espere a la otra médica y que si lo revisaba quizá me daba otra solución”, contó, pero no tuvo éxito. “Cuando llegó la médica F. Reyes, que estaba de guardia, me dice lo mismo”, contó.

Sosa expresó a Infohuella que no tenía los medios para llevar a su hijo herido unos 300 kilómetros, desde el oeste hasta el Lucio Molas de Santa Rosa. Y detalló: “Pese a que les dije que no podía viajar hasta Santa Rosa, la médica Fernández me firmó una derivación al Molas y arriba me puso la palabra “urgente”. Me dijo que lo llevara lo antes posible, pero me negó el traslado de la ambulancia sabiendo que no podía ir”.

Decisión.

Así las cosas, Mariela sabía que no tenía que perder más tiempo y tuvo que decidir el lugar de atención para su hijo. Considerando que desde Santa Isabel a Santa Rosa hay 300 kilómetros de distancia, pero desde Santa Isabel a General Alvear, provincia de Mendoza, hay aproximadamente 160, concurrir a la vecina provincia pasó a ser prioridad. Ya habían pasado cinco horas y su hijo seguía con la herida abierta, con dos médicas que sabían de la gravedad de la herida, pero que movilizaron la ambulancia a Santa Rosa y ni siquiera al hospital de Victorica, a 140 kilómetros donde hay médico cirujano.

“Junté unos pesos y decidí ir a Mendoza en remís. Llegué al hospital Enfermeros Argentinos de General Alvear y me atendió una pediatra. Ella me pasó con el cirujano, quien decidió hacerle 14 puntos a mi hijo. Lo que no logré en mi provincia me lo solucionaron en cuestión de minutos en Mendoza. Recibí una excelente atención, no solo médica, sino humana, como corresponde, como debería ser siempre”, sostuvo aliviada la mamá de Ian.

El hospital Enfermeros Argentinos, donde recibió la atención adecuada el niño del oeste pampeano, es de Nivel II de complejidad y desde el punto de vista asistencial contiene a habitantes de las zonas limítrofes, de provincias vecinas y de departamentos aledaños.

(Foto: InfoHuella)

Temas en esta nota: