Crimen en Catriló: marcharon familiares de la víctima y vecinos

El asesinato de Esteban “Mulita” Peralta conmocionó a la localidad. Pidieron justicia en una manifestación. Hay tres acusados por homicidio con saña y alevosía. Dudas por el móvil del hecho.

Los familiares de la víctima del crimen de Catriló y vecinos de la localidad realizaron una marcha ayer por la tarde para pedir justicia por el caso que conmocionó al pueblo el pasado jueves. La movilización partió desde la plazoleta San Cayetano con destino a la plaza Independencia, donde se manifestaron por el brutal asesinato de Esteban “Mulita” Peralta, de 16 años. La madre de la víctima, Zulema Sosa, se reunió además ayer con el intendente Ricardo Delfino, que se puso en contacto con los familiares.

Este último viernes se realizó en la Ciudad Judicial la audiencia de formalización en la que quedaron acusados los tres detenidos, un tío, Marcelo Leguizamón (40), y los hermanos Francisco José (30) y Juan Bartolomé Munar (26). El más grande de los dos hermanos declaró en indagatoria que los otros dos acusados fueron quienes mataron a Peralta en el lugar donde apareció el cuerpo, en un camino aledaño al cementerio, a tres kilómetros del pueblo. De todos modos, la Fiscalía imputó a los tres porque están convencidos que tuvieron participación en el hecho.

¿Cuál fue el móvil?

Hasta ahora hay pruebas que incriminan a los detenidos y se secuestraron las armas que se habrían utilizado. No está claro el móvil del crimen. Si bien algunos medios se hicieron eco de comentarios del pueblo que mencionan una supuesta deuda que le habrían recriminado a Peralta, en las declaraciones que tiene la fiscala Leticia Pordomingo -a cargo de la investigación- todavía no hay datos o declaraciones que apunten a eso.

movilizacion1

El 22 de julio, cuando la Justicia abra los teléfonos de los involucrados en el brutal crimen, podrían aparecer indicios respecto a las motivaciones de los presuntos homicidas. También podrían surgir otros elementos cuando la Fiscalía tome más declaraciones testimoniales, la semana próxima, cuando inclusive volverán a entrevistar a los familiares.

“Aunque no se pueda descartar, por ahora en las declaraciones nadie menciona eso. El acusado que declaró dijo que no había problemas entre ellos. Es como que lo atacan de la nada”, confirmó a El Diario una fuente ligada a la investigación.

La fiscala Pordomingo acusó a los tres detenidos por el delito de homicidio calificado por ensañamiento, alevosía y participar dos o más personas. Es un delito gravísimo que prevé como pena máxima la prisión perpetua. Además, la jueza de Control Florencia Maza -a pedido de Pordomingo- les dictó la prisión preventiva hasta la finalización del proceso.

De los tres, solo Francisco José Munar declaró el viernes en la Fiscalía. Le endilgó el crimen a los otros acusados y se despegó de los hechos. ¿Qué dijo? Que en un momento, alrededor de las 7 de la mañana, escuchó un disparo del arma que tenía Leguizamón y luego vio como su hermano Juan Bartolomé lo apuñalaba. Y que eso ocurrió en el lugar donde apareció el cuerpo, en una calle a unos 50 metros del cementerio. Pero no dio muchos más detalles.

Por los elementos que hay en la investigación, el crimen efectivamente habría ocurrido en ese lugar. Es que no hay rastros de que el cuerpo haya sido arrastrado y además alrededor del mismo se encontraron varias colillas de cigarrillo que coinciden con un atado que tenía Leguizamón en su casa. Según la autopsia, la muerte se habría producido alrededor de las 10:45 (aunque podría ser un poco antes). Y el cuerpo fue encontrado alrededor de las 12:30.

movilizacion2

Las pruebas

La funcionaria judicial detalló algunas de las pruebas que hay en contra de los acusados. Los tres fueron registrados juntos con la víctima a bordo del auto secuestrado, un Volkswagen Gol, por las cámaras de seguridad del CECOM y por una cámara de videovigilancia de un comercio donde pararon a comprar cerveza. También hay varios testigos que los observaron juntos durante la noche del miércoles y la madrugada del jueves.

Además, en los allanamientos se secuestró ropa, una daga y cuchillos manchados con sangre. Hasta la pistola de Leguizamón, que supuestamente se usó en el crimen, tiene sangre que sería de la víctima. Para eso, la fiscala pidió cotejos de ADN.

El defensor de Leguizamón pidió que sea alojado en una comisaría y no en la Alcaidía “por razones de seguridad”. El motivo sería que el papá de la víctima está allí detenido cumpliendo una condena de 10 años de prisión por abuso sexual.

movilizacion2
Fotos: radio Fusión

Temas en esta nota: