Allá vamos

Editorial

Desde el 3 de mayo de 1992, asumimos el compromiso con las producciones culturales y el trabajo de los pampeanos que marcan nuestra identidad como provincia y contribuyen al desarrollo de una sociedad justa, solidaria, que promueva la libertad de expresión, el pluralismo y el fortalecimiento de las instituciones que sustentan el sistema democrático y republicano de gobierno.

El principal objetivo que señalaba el fundador de esta hoja, Doctor Antonio Nemesio, es tener siempre presente la función de INFORMAR de la prensa: con profesionalismo, y asegurar la pluralidad de expresiones sin censura previa haciendo uso de todos los medios técnicos posibles y a nuestro alcance.

Esta función es también un derecho, EL DERECHO DE INFORMAR, que responde al derecho del ciudadano de saber.

Se anuncian como grandes cambios conceptos, por ejemplo, como el de que ver es comprender, por lo tanto cualquier acontecimiento por abstracto que sea debe tener una parte visible. Al igual que el concepto, de actualidad: ¿qué es actual?, ¿con qué criterio determinarlo?, ¿en función de qué?

El tiempo, la instantaneidad, ha hecho envejecer a la prensa diaria. Todo ello merece un replanteo.
Son momentos de cambios profundos, donde los valores humanos tienen que tender a recuperar el protagonismo en la acción diaria.

El crecimiento de todos está indisolublemente ligado al crecimiento del conjunto, dentro de una convivencia que deberemos rescatar, defender y respetar.

Las grandes desigualdades son sufridas por quienes menos acceso a la educación vivieron. En la ignorancia está el mayor castigo, la mayor pobreza.

Mediante la información, se educa, mediante la información se colabora al control de la cosa pública, mediante la opinión se incita al desarrollo del pensamiento crítico, la promoción de la libre expresión de opiniones, y de los distintos puntos de vista, no para regocijo de los egos intelectuales, sino para ser columna vertebral de un espacio democrático de expresión de ideas a los pares, a otros vivientes de esta tierra.

Uno de nuestros desafíos es el cambio organizacional, que no es fácil, porque la resistencia a lo nuevo, se la siente y vive como si se tratara de un cierto grado de amenaza. Ahora bien, de a pequeños pasos, constantes, sin dudar, descontamos que vamos a acercarnos a los logros que deseamos, a nivel organizacional y personal.
Estamos convencidos de que los grandes resultados son frutos de pequeños pasos constantes .

Las nuevas etapas, los nuevos caminos, no por nuevos son peligrosos. Seguro son la expresión de algo vivo, en movimiento, en latente sintonía con los cambios culturales y la incertidumbre del vivir.

Otro de nuestros desafíos es permanecer en la constante de dotar de completa independencia a nuestra organización. No podemos aspirar a que nuestra forma de pensar sea la misma de nuestros sucesores, así como tampoco nuestros antepasados pudieron vincularnos con su manera de concebir y resolver los problemas de esta industria.

Cada generación reclama su propia individualidad, criterios o ideas originales, que en vez de restar seguridad y precisión a la actividad, permiten su evolución, independencia y progreso.

En este tiempo hemos pasado de comunicarnos e intercambiar información con teléfonos fijos, cartas o el uso del fax, a usar mensajería instantánea, dispositivos como el correo electrónico, las redes sociales o las videoconferencias. La conectividad es hoy una experiencia desde la que se accede desde distintos dispositivos, desde cualquier lugar y desde cualquier momento; lo que nos permite la posibilidad del visionado “multidispositivo” y el acceso a los mismos contenidos desde distintas pantallas.

Sabemos que lo que va a marcar en un futuro la diferencia en el nivel de desarrollo y bienestar de las sociedades, es el grado de digitalización de las mismas, casi con seguridad toda la economía será digital o simplemente no será, y sin lugar a dudas la economía digital ofrece nuevos espacios para los emprendedores, lo que permite que surjan nuevos modelos de negocios, y por tanto nuevas oportunidades de creación de empleo.

Otro de nuestros desafíos es colaborar en la promoción y el desarrollo de las personas en la sociedad digital mediante acciones sociales y culturales.

En este entorno la apuesta de El Diario de La Pampa es clara y decidida: se ha mantenido el formato papel, que tiene fuertes connotaciones de prestigio, imagen y acercamiento a colectivos de interés, sin descuidar el espacial énfasis en las aplicaciones y en el acceso “on-line”. Las realidades nacionales primaron hasta aquí en la definición de los territorios mediáticos, por lo que fue difícil advertir la convergencia de escenarios y aún más, la propia de los medios.

Entendemos que ha comenzado una nueva era en la que se modificaron las referencias espacio-temporales, tan determinantes en la construcción cultural del mundo contemporáneo. El caso de la prensa diaria ilustra mejor que ningún otro medio ese desafío al cambio, porque la dimensión espacial que condiciona la distribución de un soporte de naturaleza física, esto es, su territorio, no ha desaparecido en lo digital a pesar de que reconocemos que la entrada de nuestra información en la red permite una ubicación “ubicua” de alcance global de nuestros contenidos, favorecida además por la instantaneidad de su difusión.

No parece aconsejable mirar hacia el futuro de esta industria sin entender que el catalizador tecnológico va a seguir modificando los usos sociales, las prácticas mediático culturales, las prácticas de poder, las de la seguridad, como también señala el Dr. Bernardo Díaz Nosty.

Tal vez resulte más interesante identificar la vigencia de los valores que permanecen, de las constantes éticas, que hoy al menos se instalan en las propuestas de un nuevo paradigma.

Sin embargo, entendemos que este es el principio de la Revolución Digital, porque lo que estamos viendo hasta ahora es solo un anticipo de lo que viene.

Sabemos que el periodismo del futuro implica considerar que todo lo señalado hasta aquí se desarrolla en un contexto donde la multimedia, el desarrollo tecnológico y la fragilidad del sistema de ingresos publicitarios para el sustento de nuestra actividad generan en no pocos actores de esta industria el temor posible de un mundo administrado por “una policía del pensamiento”. En este orden de ideas aparece la de la existencia de una inteligencia emocional, que rechaza la concepción de la información fruto del análisis, y favorece la producción de sensaciones.

Hasta ahora en materia de adivinación del futuro nada se ha podido comprobar. Digamos para concluir que si bien una investigación de los orígenes de la sabiduría en la Grecia arcaica nos conduce en dirección del Oráculo Délfico, de la significación compleja del dios Apolo, la “manía” se nos presenta como todavía más primordial, como fondo del fenómeno de la adivinación, parafraseando a Giorgio Colli: “La locura es la matriz de la sabiduría”.

Allá vamos.

Temas en esta nota:

El Diario de La Pampa

Fundado el 3 de Mayo de 1992
por el Doctor Antonio Nemesio

Oficina Comercial:
José Ingenieros 855, Santa Rosa, La Pampa
Tel: (02954) 411117/18/19/20