Massa sería cabeza de lista de diputados del Frente de Todos

En la cuenta regresiva hacia la inscripción de las candidaturas de las alianzas electorales, el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, se encuentra cada vez más cerca de resignar sus aspiraciones presidenciales y aceptar el ofrecimiento para ser cabeza de la lista de candidatos a diputados nacionales por la provincia de Buenos Aires.

Para tentarlo aún más, los negociadores del kirchnerismo, los diputados nacionales de La Cámpora Máximo Kirchner y "Wado" de Pedro, le ofrecen la presidencia de la Cámara baja, pero como condición le exigen al ex intendente de Tigre que desista de competir en las PASO contra la fórmula ya confirmada del Frente de Todos integrada por Alberto Fernández y Cristina Kirchner.

Consideran que existe un riesgo fehaciente de que la división de los votos entre Fernández y Massa en las primarias coloque a Mauricio Macri como el precandidato más votado de manera individual -independientemente de que en su conjunto el frente opositor acumule mayor caudal de votos- y eso le permita al Gobierno propagar a la opinión pública la sensación de un triunfo oficialista.

"Está todo cocinado para que Sergio (Massa) encabece la lista de diputados", reconocieron a NA fuentes cercanas al armado del Frente de Todos.

Ya lo había adelantado el diputado nacional Felipe Solá, un ex integrante del Frente Renovador que saltó del barco massista cuando el tigrense se embarcaba en la construcción de la fallida experiencia de Alternativa Federal.

El ex gobernador bonaerense, que estrechó vínculos con Fernández y tendrá un alto perfil durante la campaña en la provincia de Buenos Aires, señaló en diálogo con radio Continental que Massa "está entre dos situaciones" pero "más cerca de una que de otra".

"Creo que va a encabezar la lista de diputados por la provincia de Buenos Aires. Lo que pasa es que la estira y la estira", sostuvo.

Antes de dar el sí a la candidatura a diputado, Massa quiere asegurarse los mejores términos del trato y eso incluye recuperar el control de su patria chica, Tigre, donde impulsa a su esposa Malena Galmarini como candidata a intendenta.

El escollo que allí se presenta es que el actual jefe comunal, Julio Zamora, que meses atrás le soltó la mano para volver al PJ, no tiene intenciones de deponer su proyecto de reelección.

En el resto de los puntos del acuerdo, parecerá no haber conflictos: comprende tres lugares "entrables" para el Frente Renovador dentro de la lista de diputados nacionales por la provincia de Buenos Aires, y que en los distritos donde gobierna el massismo, Unidad Ciudadana y el PJ no presenten competencia interna.

En medio de estas tratativas, también se trabaja en unificar el mensaje de campaña, y para eso en el kirchnerismo se abrazan a la expectativa de que más temprano que tarde Massa acepte tener un encuentro público con Cristina Kirchner.

El deshielo, después de años de desconfianzas mutuas, ya se produjo: los dos dirigentes mantuvieron una charla telefónica para conversar sobre la campaña.
Por lo pronto, Cristina Kirchner seguirá con la presentación de su libro "Sinceramente" en distintas provincias, en tanto que la campaña en la provincia de Buenos Aires estará concentrada en las figuras del candidato a gobernador, Axel Kicillof, en Massa, Solá y Máximo Kirchner.

Temas en esta nota: