La UCR quiere bajar a Macri y teje un arreglo con el "peronismo federal"

El plan ideal del radicalismo es que la candidata sea Vidal, pero si se niega prefieren ir con Lavagna o algún otro peronista que pueda ganarle a Cristina.

La cúpula del radicalismo que se reunió el miércoles por la noche para discutir el complejo escenario electoral llegó a una conclusión contundente: Macri no tiene que ser candidato porque se puede perder la elección con Cristina Kirchner. Por eso decidieron iniciar una serie de movimientos políticos para bajarlo.

Lo primero es convocar al peronismo no kirchnerista a crear una nueva alianza. "Queremos que se sumen Schiaretti, Lavagna, Massa y Urtubey", afirmó uno de los integrantes de la comida que se extendió hasta la madrugada en el tradicional restaurante Plaza Mayor, según describe el portal La Política On Line.

La reunión ocurrió en un día explosivo para Cambiemos. El gobernador Alfredo Cornejo arrancó la jornada poniendo en duda la candidatura presidencial de Mauricio Macri y pidiendo que se incluya a sectores peronistas en la alianza.

Por la tarde, Cornejo, Gerardo Morales (Jujuy) y Gustavo Valdéz (Corrientes) mantuvieron una reunión en la Casa Rosada con Macri, Marcos Peña y Rogelio Frigerio. También estuvieron María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta. La reunión duró dos horas y media (algo poco usual en la filosofía del PRO) y todos salieron sin hacer comentarios.

Allí los radicales justificaron las frases explosivas de Cornejo. Plantearon algo así como que necesitaban lanzar algunas críticas para contener a los radicales descontentos de cara a la Convención Nacional del lunes 27, en Parque Norte.

Algunos minutos más tarde, los gobernadores radicales se reunieron en la marisquería de Montserrat para seguir el debate, ya limitado al partido centenario. Y ahí blanquearon su estrategia. Se sumaron a esa comida los jefes de bloque Mario Negri (Diputados) y Luis Naidenoff (Senado); los referentes nacionales Ernesto Sanz y Enrique "Coti" Nosiglia. El vicegobernador Daniel Salvador y el líder del radicalismo porteño, Emiliano Yacobitti.

"Vidal es el plan ideal", confió otro de los presentes. Pero saben que no es sencillo que Macri delegue en la gobernadora su candidatura. Por eso, el primer paso será formalizar la convocatoria al peronismo federal, al mismo tiempo que dejan en claro que Macri deberá someterse a primarias. Creen que es el primer paso para que el presidente termine resignando su intención de pelear la reelección. "Si armamos una formula encabezada por un peronista y con un radical de vice, Macri se baja", analizaban en la comida, entre paellas y buenos tintos.

"Nosotros vamos a hacer el gesto en la convención y crearemos una Comisión de Acción Política para que negocie con el peronismo, ahora ellos deberían ordenarse y hacernos una contrapropuesta para empezar a negociar", reconoció la fuente consultada, quien tuvo sus dudas que esto sea posible por el desorden que hoy observan en Alternativa Federal. "Schiaretti está mas cómodo con un segundo mandato de Macri que con Cristina de presidenta y Massa si Cristina le ofrece la gobernación de Buenos Aires acepta en un segundo", analizaban.

En la Casa Rosada están al tanto de estas charlas, al igual que en el peronismo federal. De hecho, Schiaretti se comunicó con un ministro y le dijo que si Macri no es candidato se puede empezar a hablar de organizar un espacio compartido.

"El Gobierno ya reconoce que va a tener que meter a parte del peronismo adentro para poder gobernar en el próximo mandato, lo que nosotros decimos es que anticipemos esa decisión a ahora, así de paso nos aseguramos ganar la elección que hoy está en riesgo", agregó a este medio otro de los asistentes.

Si por algún motivo la negociación con el peronismo no avanza, en la comida de Plaza Mayor se coincidió que el radicalismo igual debería plantar un candidato en la primaria. "¿Martín está dispuesto a enfrentar a Macri?", le preguntaron a Yacobitti por Lousteau. "No lo se, pero de movida creo que habría que partir de las reglas del 2015, es decir que Martín también pueda llevar la lista Vidal-Cornejo", respondió.

Desde la Casa Rosada empujan una opción diferente: Ofrecerle a la UCR que pongan el candidato a vicepresidente de Macri y darle una primaria a Lousteau por la candidatura a jefe de Gobierno porteño contra Rodríguez Larreta. "Es una devolución de gentilezas", bromeaban los radicales.

En la reunión los radicales también se tomaron su tiempo para puntear los 347 convencionales que se reunirán en Parque Norte. La formalidad de la agenda acordada incluye además de la búsqueda de la "ampliación" de la alianza con sectores peronistas y el reclamo de primarias para definir la fórmula presidencial; un acuerdo programático con base en un proyecto de crecimiento y desarrollo económico y la creación de una comisión que se ocupe de resolver situaciones complejas en la definición de candidaturas, para que no se repita la pésima experiencia de Córdoba.

Temas en esta nota: