El Senado aprobó el proyecto de financiamiento político

El Senado aprobó hoy en general el proyecto de ley de financiamiento de los partidos políticos que habilitará a las empresas a realizar aportes de campaña.

Con 47 votos a favor y 2 en contra, la Cámara alta aprobó la iniciativa en general y ahora discute en particular, para definir si se le permitirá también a los sindicatos realizar aportes: el oficialismo está en contra y el justicialismo a favor.

La Cámara alta procede ahora a la votación en particular y la principal incógnita reside en el artículo quinto, que establece las prohibiciones: mientras que el peronismo liderado por Miguel Pichetto quiere permitir a los sindicatos y asociaciones profesionales que aporten a las campañas, Cambiemos pretende mantener la veda actual.

De completarse el tratamiento, el proyecto será girado a la Cámara de Diputados, que deberá trabajar contrarreloj para sancionar la ley y que comience a regir en este turno electoral.

“Entendimos que era necesario blanquear el aporte privado”, sintetizó el presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales, Dalmacio Mera, quien explicó que se estableció un límite del 2% de los gastos autorizados para la campaña, “para que ningún frente pueda ser cooptado o necesite imperiosamente el aporte de algún privado”.

De todos modos, Mera sostuvo: “Lo que más nos motivó no es el hecho de que puedan aportar los privados, sino la idea de dar transparencia y trazabilidad; de que cada peso que pone un particular sepamos quién lo puso, cuándo y dónde, y el partido tendrá que informar a la Justicia electoral cuándo, cómo y dónde lo gastó”.

Además de permitir el aporte de personas jurídicas, la iniciativa regula la campaña en redes sociales y el trabajo de las encuestadoras; modifica los plazos de la campaña y reduce a la mitad el tiempo de programación audiovisual, entre otras grandes modificaciones.

La senadora de la UCR Inéz Brizuela y Doria, miembro informante del dictamen de Cambiemos, sostuvo que la ley tiende a “fortalecer la calidad democrática”. “Hay una necesidad imperiosa y urgente de fortalecer los sistemas de control y evitar que el dinero controle la política para fortalecer la calidad democrática”, aseveró.

La riojana indicó que “el acceso desigual al financiamiento contribuye al desequilibrio y afecta la oferta electoral”, lo que deviene en una “democracia débil”, y a su vez “la falta de transparencia genera descreimiento” en el sistema político.

La rionegrina Magdalena Odarda defendió su dictamen de minoría, donde mantiene la prohibición de los aportes privados. “No vamos a ser cómplices de la privatización de la política. A la democracia la tiene que financiar el pueblo: es la única forma de tener un país soberano e independiente”, consideró la excandidata a vicegobernadora de Río Negro.

Por su parte, el chubutense Mario Pais defendió los aportes de sindicatos. “La disidencia principal que tenemos es esta suerte de capitis diminutio al sector de las organizaciones sindicales, profesionales y patronales. ¿Por qué esta prohibición a entidades reconocidas por la Constitución?”, se preguntó.

Para Pais, “hay mucho de preconcepto y discriminación contra las organizaciones gremiales. En cambio una ONG que recibe fondos del extranjero va a poder participar en aportes de campaña”.

Temas en esta nota: