Murió una enfermera y ya suman 10 los fallecidos por hantavirus en Epuyén


Una mujer de nacionalidad chilena, que estuvo en contacto con afectados por el hantavirus en Epuyén, murió ayer sábado, según lo confirmó al diario La Nación el secretario de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein. Así ya suman 10 las personas fallecidas por el brote, que se desencadenó en la localidad de Chubut. La enfermera estaba internada en Puerto Montt, Chile.

Según consignó la agencia Télam, la joven llegó con síntomas a la localidad de Palena, a unos 250 kilómetros de Puerto Montt. José Antonio Vergara, médico de la Unidad de Epidemiología de la Secretaría de Salud de Los Lagos, explicó: "[El contagio] estaba vinculado al brote que se originó en la localidad de Epuyén. Lamentamos profundamente este desenlace. Sabemos que se hicieron todos los esfuerzos por su recuperación. Llamamos a la población a mantener las medidas de prevención que el riesgo de exposición ambiental al reservorio natural de la enfermedad puede ocasionar".

Por otro lado, se conoció que los tres casos sospechosos que había en San Martín de los Andes dieron negativos. "El director del hospital Ramón Carrillo [de Esquel], Juan Cabrera, y el Jefe de Zona Sanitaria IV, Néstor Sáenz, confirmaron con el Instituto Malbrán de Buenos Aires que las tres muestras de sangre de pacientes con sospecha de hantavirus dieron negativas", consignaron en el comunicado.

Los tres pacientes habían ingresado esta semana al Hospital Ramón Carrillo con síntomas que, a partir de los lugares donde habían estado, eran sospechosos de hantavirus. Luego, fueron internados en el hospital y en la Clínica Chapelco de San Martín de los Andes.

"Al tiempo que se controlaba la evolución de los pacientes, que siempre fue positiva, se esperaba el resultado de los especialistas de la ciudad de Buenos Aires", se explicó en el comunicado. Y se aclaró: "Ante la presencia de pacientes con síntomas compatibles con una enfermedad como el hantavirus, se seguirán activando los protocolos previstos para este tipo de situaciones".

El viernes, en una entrevista con LA NACION, Rubinstein, había confirmado un caso en Bariloche. En Epuyén, ayer, se sumó uno más a los 26, que desde noviembre pasado, se declararon. De hecho, el funcionario había recomendado no viajar a la localidad ni a sus alrededores. En el pueblo, desde el jueves pasado, rige un protocolo por cuarenta días como un modo para evitar que se propague el brote. Entre los puntos, establece que los vecinos no concurran a espacios de reunión ni se saluden con un beso.

Por un pedido del ministro de Salud de Chubut, Adrián Pizzi, la Justicia ordenó a 85 vecinos de Epuyén que hagan un aislamiento obligatorio durante un período de 30 días. El juez penal de Esquel, Martín Zachino, tomó la decisión ante la negativa de algunos vecinos de no hacer el aislamiento, pese a haber estado en contacto prolongado con personas afectadas. "Es la única manera de parar el brote", había dicho el ministro.

El hantavirus es una enfermedad viral grave causada por el virus hanta que ataca los pulmones. Lo transmiten los ratones silvestres (colilargos) que eliminan el virus a través de la saliva, las heces y la orina. Al secarse, el polvo del lugar lo transporta por el aire. El contagio se produce al inhalar ese aire, pero también por mordedura, al tocar roedores infectados vivos o muertos o entre personas, durante el período de los síntomas.
Temas en esta nota: