"Tengo mucha ganas de vivir y el tiempo es oro"

Otro pampeano que lucha contra el ELA, Carlos Alberto Roldán, lanzó una colecta solidaria para iniciar un tratamiento en Estados Unidos. Sueña con frenar la enfermedad terminal que se le declaró hace dos años y medio.

Un paciente con ELA desde hace más de dos años, Carlos Alberto “Pelado” Roldán, junto a sus familiares, lanzó desde principio de año una colecta solidaria para reunir el dinero que le permita acceder a un tratamiento alternativo en una clínica de Estados Unidos, con la esperanza de frenar esa enfermedad terminal. “Tengo muchas ganas de vivir y de disfrutar de todos los seres que amo”, dijo el pampeano de 40 años.

Roldán nació en Uriburu, aunque actualmente está en Santa Rosa, por el tratamientos de su patología. Tiene una hija de 16 años, Abril, y un hijo de un año. Su mujer, Luciana Llanos, lo acompaña en el sueño de frenar el avance de la patología que lo aqueja. Es estudiante de enfermería y se ocupa de atenderlo las 24 horas del día.

En setiembre de 2017, él comenzó a sentir síntomas, cansancio, calambres, adormecimiento en los músculos, pérdida del equilibrio. Aunque siguió por un tiempo con su rutina diario de trabajo en el frigorífico, llegó el momento en que debió recurrir al médico. “Me hicieron muchos estudios y no encontraban nada y los meses seguían pasando y yo empeoraba. Pasé por varios especialistas hasta llegar al neurólogo que, mediante un electromiograma, me daba el peor diagnóstico: tenés ELA”, recordó.

En la convocatoria de la colecta solidaria que lanzó a través de las redes sociales el pasado 3 de enero, Roldán relató que, con el diagnóstico, supo que había contraído una enfermedad neurodegenerativa, progresiva, que ataca a las motoneuronas del cerebro y la médula espinal, que mueren y dejan a los músculos sin impulso, atrofiados, incluyendo los que manejan la respiración.

Él médico que le brindó el diagnóstico le aconsejó que no buscara información por internet porque, le advirtió, eso sería peor. Pero la curiosidad pudo más. “Nosotros queríamos saber, ya que nunca la habíamos sentido, y lo que encontramos nos paralizó. Lloré y lloré pensando en lo que iba a venir. Así pase los días negando, enojado con todo, con la vida, luego la aceptación y las ganas de luchar, de seguir y de ganarle a esta enfermedad que se adueña de mi cuerpo”, mencionó.

Desde aquel momento sometió a varios tratamientos. Hizo terapias en el Molas. Se inyectó células madre en La Plata, un costoso tratamiento experimental, que le brindó mejorías temporarias, que permanecieron apenas durante un mes. Su situación actual es desesperante. Le queda un hilo de voz y todavía puede deglutir alimentos. Sin embargo, ya no tiene autonomía. “Paso doce horas sentado en una silla. Dependo completamente de mi familia o de alguien que me ayude a ir al baño, que me de agua o de comer. Ya no puedo casi caminar y el aire no me alcanza. Me canso mucho, tengo dolores”, describió.

Última esperanza

El pasado 3 de enero, junto a su familia, lanzó otro llamado a la solidaridad para intentar viajar a Florida, Miami, donde una clínica realiza un tratamiento alternativo, supuestamente, con buenos resultados. Es la misma institución a la que viajó el hermano de la animadora infantil “Caramelito” Carrizo y a la que también pretende acudir un conocido traumatólogo santarrorseño, Guido Pittana.

“Mi sueño es frenar la enfermedad, o al menos neutralizarla”, contó Roldán. “No vamos a bajar a los brazos. Seguiremos adelante. Por más que parezca inalcanzable lograrlo, lucharemos para viajar y poder recibir el tratamiento. Ante una enfermedad terminal, uno tiene que agotar toda clase de alternativas y tratamientos”, explicó.

Admitió que “va a haber gente que no va a estar de acuerdo o que quizás pensará que, al no estar aprobado científicamente, no debería intentarlo”. “Pero, ante la desesperación y al ver que no hay otra cosa que una medicación llamada Riluzol que te alarga la vida de 3 a 5 meses, uno prueba todo. Pido a todos que se pongan en el lugar del otro por un rato y que traten de pensar con el corazón. Dicen que la esperanza es lo último que se pierde, y es cierto”.

“Tengo muchas ganas de vivir, de disfrutar de mi familia, mis hijos, de mi esposa, mis padres, hermana ,sobrinos ,primos, tíos. Todos los seres que amo”, concluyó

La colecta

La mujer de Roldán, Luciana Llanos, promueve la colecta solidaria. Contó que intentaron varios tratamientos antes y ahora quieren probar con el de Estados Unidos. “Él se aferra a la vida. El tiempo es oro porque es una enfermedad progresiva”, dijo en una entrevista de CPEtv.

Actualmente, un médico que viaja una vez por mes a Santa Rosa, le inyecta a Roldán células de origen animal, también en una terapia alternativa, no reconocida por las obras sociales. El municipio de Uriburu subsidia ese tratamiento.

Como la patología no frena su avance, surgió la esperanza del tratamiento en una clínica de Estados Unidos. Es en base a químicos, con la inyección de aminoácidos.

“Hacen una consulta por videollamada para evaluar el caso. Ahí te dicen en qué consiste y cuánto dura el tratamiento para estar allá. La entrevista cuesta 350 dólares, pero todavía no tenemos ese dinero”, mencionó la mujer.

El tratamiento tendría un costo de 6 millones de pesos, según estimó la familia. A eso que hay que añadir el costo de pasajes y estadía.
“No perdemos la esperanza. Sabemos que es un montón de plata. No queremos perder la fe. La gente nos ayuda un montón. Es lo que más nos motiva a seguir”, señaló Llanos.

La cuenta bancaria para las personas interesadas en ayudar a Carlos y su esposa es la siguiente: número de cuenta 4.949.728/5, CBU Nº 0930300120100494972857, Banco de La Pampa, denominación Roldán Carlos Alberto.

Temas en esta nota:

El Diario de La Pampa

Fundado el 3 de Mayo de 1992
por el Doctor Antonio Nemesio

Oficina Comercial:
José Ingenieros 855, Santa Rosa, La Pampa
Tel: (02954) 411117/18/19/20