EMOS: Pedehontáa no intervino en el segundo acuerdo con SIPOS

El subsecretario de Trabajo había homologado un convenio entre la Municipalidad y el gremio. Pero después Altolaguirre y Caselli, por su cuenta, hicieron una "adenda" para salvar de la derrota en el Concejo Deliberante. “No podemos trabajar el tema a lo loco”, dijo la viceintendenta Paula Grotto.

El subsecretario de Trabajo Marcelo Pedehontáa no intervino en el segundo acuerdo entre el intendente Leandro Altolaguirre y el secretario general del SIPOS Darío Caselli.

Ese arreglo es una modificación al convenio original que había sido homologado, pero en ese pacto no intervino el funcionario provincial, sino que es una "adenda" que las partes por su propia cuenta incorporaron al expediente ya iniciado.

Tal como informó El Diario, la gestión electa para gobernar la Municipalidad de Santa Rosa no apurará la conformación del Ente Municipal de Obras Sanitarias (EMOS), que generó una de las últimas grandes polémicas entre la gestión saliente de Leandro Altolaguirre y la entrante de Luciano Di Nápoli.

La viceintendenta y presidenta del Concejo Deliberante, Paula Grotto, dejó en claro que esa cuestión no será una prioridad del cuerpo legislativo y aseveró que el tema “no se puede trabajar de un día para el otro”.

La creación del EMOS se volvió una confrontación en alto tono entre el radicalismo que concluye su administración y el peronismo que regresa a gobernar la capital pampeana. Motorizada especialmente por la concejala Claudia Giorgis, el EMOS fue también un pacto con el gremio SIPOS, cuyo secretario general es Darío Caselli. De manera paralela, se gestó un acuerdo paritario con participación del subsecretario de Trabajo Marcelo Pedehontaá.

Esa modificación en el convenio, según Pedehontaá y Altolaguirre, está en vigencia. Pero la gestión de Cambiemos no pagó la última liquidación salarial en consecuencia.

El mismo convenio preveía originalmente que el nuevo acuerdo entrara en vigencia únicamente si se aprobaba la ordenanza de creación del EMOS. Pero como no hubo avance en el Concejo, Altolaguirre y Caselli cambiaron también ese convenio. Modificaron el artículo 7 del acuerdo, para que quede claro que lo aplicará la DAGSA o el organismo municipal que se pueda crear en un futuro.

En ese trámite no fue necesaria la intervención del subsecretario Pedehontaá.

El nuevo convenio colectivo para los trabajadores de la Dirección de Agua Potable y Cloacas saca a los trabajadores del sector de la órbita de la ley 643 y los coloca bajo el convenio de Obras Sanitarias. Esto significa que dejarán de cobrar horas extras para percibir guardias y otros beneficios para la actividad.

Di Nápoli reclamó que se hiciera un cálculo serio del impacto económico de cualquier modificación convenial que existiera. Cuestionó el apuro del actual oficialismo y sugirió que se tomaran otros tiempos para el análisis. Como consecuencia de esa petición, los concejales opositores en el Concejo frenaron el tratamiento.

Ahora el peronismo tiene una mayoría relativamente cómoda en el cuerpo legislativo. Grotto dijo que “lo que pretendíamos, y logramos, fue que ese nuevo convenio lo podamos estudiar con la importancia que tiene. No podemos trabajarlo de un día para otro, a lo loco”, calificó.

“Nos pareció irresponsable la manera en que se presentó ese proyecto, no estamos para nada de acuerdo”, insistió la presidenta del Concejo.

“Creemos que tenemos que estudiarlo, evaluarlo, hablar con los distintos secretarios del poder Ejecutivo que conocen en mayor medida el trabajo que se hace en el territorio. Es necesario hablar con otros gremios que participan de la vida del municipio, es muy importante escuchar la voz de los representantes de trabajadores y trabajadoras y también evaluar los números”.

Los trabajadores de la DAGSA hoy están “mal encuadrados” en la ley 643, según Caselli. Eso significa que cobran horas extras para atender las demandas fuera del horario del empleado público. Ese monto extra constituye la mitad del sueldo. Si los trabajadores se toman vacaciones, pierden ese beneficio. Por esa razón, aseguran, algunos hace diez años que no descansan.

“Con el convenio se establecen guardias pasivas y si se lo requiere el sábado o domingo, se pagan horas extras. En principio, no significa un aumento para el trabajador. Lo que no se puede es bajar el salario”, explicó.

“El acuerdo fue homologado, Trabajo tiene la facultad para hacerlo. Se aplica el acuerdo”, insistió. El gremialista dijo que Di Nápoli está enterado del convenio: “No creo que no esté de acuerdo”.

Temas en esta nota:

El Diario de La Pampa

Fundado el 3 de Mayo de 1992
por el Doctor Antonio Nemesio

Oficina Comercial:
José Ingenieros 855, Santa Rosa, La Pampa
Tel: (02954) 411117/18/19/20