Tenía libertad condicional y ahora irá preso por violencia de género

Un hombre de 27 años fue condenado en Pico a seis meses de prisión efectiva por violencia de género contra su expareja.

El acusado estaba con libertad condicional desde el año pasado, debido a una condena de cuatro años que estaba cumpliendo, por lo que la jueza de Control de General Pico María Jimena Cardoso lo declaró reincidente, le revocó la libertad condicional y le unificó la pena en 21 meses de cárcel de cumplimiento efectivo.

La jueza Cardoso encontró al hombre de 27 años como autor material y penalmente responsable de los delitos de “lesiones leves agravadas -dos hechos- y amenazas simples -dos hechos- en concurso real” y le impuso una pena de seis meses de prisión de efectivo cumplimiento. La pena fue unificada con el tiempo que le resta cumplir de la pena de cuatro años de prisión de efectivo cumplimiento, impuesta mediante un fallo anterior, dictado por la jueza de Control sustituta Paola Loscertales y compone la pena única de un año y nueve meses de prisión de efectivo cumplimiento. Además, fue declarado reincidente.

La magistrada le revocó la libertad condicional que venía gozando, y que le fuera otorgada el día 10 de septiembre de 2018, por el juez de ejecución penal.

La sentencia fue dictada días atrás como consecuencia de un acuerdo de juicio abreviado solicitado por la fiscala Ana Laura Ruffini, el defensor particular Norberto Paesani y el imputado. La Secretaría de la Mujer del Gobierno de la Provincia de La Pampa, representada por la secretaria Liliana Vanesa Robledo, con el patrocinio letrado de Silvana Abraham y Flavia Rubín, solicitaron ser tenidas como querellantes. La damnificada, al ser informada sobre los alcances e implicancias del acuerdo, prestó su consentimiento.

Los hechos

Las actuaciones se iniciaron el día 6 de febrero del corriente año, con la denuncia de la progenitora de la damnificada -expareja del imputado- ante la Unidad Funcional de Género, Niñez y Adolescencia de General Pico por tres hechos diferentes.

El primero ocurrió a comienzos de febrero de este año, luego de una discusión del imputado con su pareja porque la mujer quería finalizar la relación. Cuando la joven se retiró del domicilio que compartían, el joven la siguió en una motocicleta y al alcanzarla la tomó de los pelos y la arrastró por el asfalto. La víctima logró escapar y correr una cuadra y media, pero la alcanzó en su moto, descendió de la misma y le propinó varios golpes de puño en el rostro.

Luego, el imputado la llevó nuevamente al domicilio que compartían. Allí, la víctima le contó lo sucedido a su suegro, quien la llevó a la casa de su madre. Más tarde se presentó el imputado y le manifestó que si no regresaba con él le iba a pegar un tiro a sus hermanos y a ella.

El segundo hecho aconteció pocos días después, el 6 de febrero, en el domicilio donde el imputado convivía con la víctima, a quien le pegó una patada en el brazo derecho produciéndole lesiones, las que fueron constatadas por certificado médico.

Sobre el último hecho no se pudo precisar fecha exacta, pero sucedió luego de una discusión con su pareja, cuando el imputado cargó a la víctima en su auto y la trasladó hasta Ruta Provincial Nº 1. Una vez allí le propinó varios golpes de puño por todo el cuerpo, la tomó del cabello y le golpeó la cabeza contra uno de los vidrios de dicho vehículo. También la amenazó de muerte y a toda su familia.

Estado de temor

La jueza Cardoso afirmó en el fallo que el imputado “con su accionar causó en la denunciante un verdadero estado de temor, por lo que no quedan dudas de que existió efectivamente un peligro potencial para ésta, quien vio amenazada su integridad física”.

En la sentencia, la magistrada destaca por su fundamental importancia “la denuncia realizada por la progenitora de la joven, ya que a partir de la presentación espontánea de la señora, quien dio cuenta de los hechos de violencia reiterados del imputado para con la damnificada y expresó el temor que tenía por la vida de su hija, se dio curso a la investigación. En el mismo sentido corresponde mencionar el informe presentado por el comisario Costanzo de la Comisaría Segunda al fiscal Rebecchi, quien es el primero que pone en conocimiento a la Fiscalía Temática lo que ocurría con la víctima”.

La magistrada agregó que “ninguna duda cabe que la violencia de género es una de las problemáticas más comunes en las relaciones interpersonales y es un flagelo en la sociedad, por lo cual se deben promover acciones tendientes a erradicar todo tipo de violencia manifiesta contra el género femenino. Así también lo entendió nuestro Superior Tribunal de Justicia al disponer la introducción de la perspectiva de género en el ámbito del Poder Judicial de la Provincia”.

Temas en esta nota:

El Diario de La Pampa

Fundado el 3 de Mayo de 1992
por el Doctor Antonio Nemesio

Oficina Comercial:
José Ingenieros 855, Santa Rosa, La Pampa
Tel: (02954) 411117/18/19/20