Retomaron la producción las dos plantas de biodiésel

 

Desde la Cámara que nuclea a las empresas productoras del biocombustible, aseguran que el precio que puso el Gobierno “está muy por debajo de los costos de operación”.

El Gobierno Nacional dispuso aumentar en un 6,5% los precios del biodiésel que se utiliza en el mercado interno para su mezcla obligatoria con gasoil, que se fijó en 33.618 pesos por tonelada. La medida favorece a las plantas productoras de biodiésel, que desde hace unos diez días habían paralizado la producción afectadas por el congelamiento del precio de los combustibles.

A raíz de esta decisión, las dos plantas de producción de biodiésel de La Pampa volvieron a producir. Se trata de las firmas Enresa, de Catriló, y la de General Pico.
El jueves pasado, por medio de una Disposición de la Subsecretaría de Hidrocarburos y Combustibles del Ministerio de Hacienda, publicada en el Boletín Oficial, se autorizó el aumento.

“Fijar en 33.618 pesos por tonelada el precio mínimo de adquisición del biodiésel para su mezcla obligatoria con gasoil en el marco de lo dispuesto por la ley 26.093, el cual regirá para las ventas realizadas a partir del 1° de septiembre de 2019, hasta la publicación de un nuevo precio que lo reemplace”, según el texto oficial.

El precio anterior era de 31.549 pesos, pero el ajuste que se formalizó este jueves no impactará en los precios de venta al público.

El congelamiento por 90 días que el Gobierno aplicó en los precios de los combustibles repercutió en el mercado del biodiésel, donde unas 54 fábricas de este producto estaban paralizadas por la devaluación, ya que se incrementaron los costos de la materia prima (medidos en dólares), pero los precios de venta en el mercado local quedaron fijos hasta fines de noviembre.

Hacienda recordó que en abril de este año se efectuaron modificaciones al “Procedimiento para la determinación del precio de adquisición del biodiésel destinado a la mezcla en el mercado interno”, tras “haberse detectado la necesidad de revisar algunas de sus variables para incentivar una mayor eficiencia en la actividad y reflejar la variación de los costos de elaboración en el contexto macroeconómico del país”.

“Muy por debajo”

A pesar del aumento, el director ejecutivo de la Cámara de Empresas PyME Regionales Elaboradoras de Biocombustibles (CEPREB), Francisco Jáuregui, dijo que el precio que se publicó es de referencia y no alcanza. “Está muy por debajo de los costos de operación”, aseveró. El ejecutivo indicó que las plantas continúan paradas y que no saben si bajo estas condiciones se podrá entregar el biocombustible a las petroleras.

Según datos de la Federación Industrial de Santa Fe (FISFE), hay 54 plantas de biocombustibles en el país, de las cuales 19 son de bioetanol y 35 de biodiésel, distribuidas en 10 provincias: Tucumán, Salta, Jujuy, San Luis, Córdoba, Santiago del Estero, Entre Ríos, Buenos Aires, La Pampa y Santa Fe.

Además, Jáuregui adelantó que según conversaciones que entabló el sector con la Secretaría de Energía, está en vías de reglamentación la posibilidad de que se publiquen partidas extraordinarias a modo de subsidio para compensar el diferencial entre el precio publicado y el que “debería ser”.

“En teoría se debería publicar mañana”, dijo el ejecutivo. Pero añadió que incluso con ese subsidio el precio continuará sin ser suficiente. “Pasaría a un precio de venta de $35.000 por tonelada, cuando en verdad el valor debería estar cerca de los $40.000”, afirmó.

Respecto al precio publicado en el Boletín Oficial, explicó que es un valor de referencia que abre lugar a que cada PyME individualmente pueda acordar las condiciones y el valor de venta con las petroleras para cubrir los costos. En este sentido, sostuvo: “Las PyME quedan a merced de la petrolera, por lo que se requiere del involucramiento del Estado para garantizar que se cumplan las condiciones pactadas”. Jáuregui afirmó que en caso de que esto no ocurra, no se podrá volver a producir.

En la norma oficial se indica que se realizaron modificaciones al precio de venta “conforme haberse detectado la necesidad de revisar algunas de sus variables, para que la fórmula en cuestión incentive mayor eficiencia en la actividad y refleje la variación de los costos de elaboración del biodiésel en el contexto macroeconómico del país”.

La semana pasada, desde el sector de biocombustibles anunciaron la paralización de sus plantas, luego de que el congelamiento de precios en las naftas y el gasoil se extendiera a la actividad. También afectó al sector la modificación del cálculo para el precio que, de acuerdo a la industria, dejó valores por debajo de los costos.

El biocombustible para el gasoil y la nafta tiene los siguientes componentes: el biodiésel se mezcla en un 10% con el gasoil y se hace con aceite de soja, y el etanol, que se incorpora en un 12% en las naftas, se elabora con maíz y caña de azúcar. El sector nació tras la ley de biocombustibles de 2006 que brindó un apoyo para que las PyME abastecieran el mercado interno, con el objetivo de desarrollar las economías regionales.

Temas en esta nota:

El Diario de La Pampa

Fundado el 3 de Mayo de 1992
por el Doctor Antonio Nemesio

Oficina Comercial:
José Ingenieros 855, Santa Rosa, La Pampa
Tel: (02954) 411117/18/19/20