El trabajo registrado de la construcción sigue en caída en La Pampa

El empleo de la construción en la provincia de La Pampa no se recupera sino que sigue a la baja. Según informó el Instituto de Estadísticas de la Construcción correspondientes al mes de abril muestran que cayó un 0,5% la cantidad de puestos de trabajo registrados con respecto al mes anterior y un 21,7% en la comparación interanual.

El empleo en la construcción en la provincia de La Pampa no se recupera sino que sigue a la baja. Según informó el Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción (IERIC), las cifras correspondientes al mes de abril muestran que cayó un 0,5% la cantidad de puestos de trabajo registrados con respecto al mes anterior y un 21,7% en la comparación interanual. Actualmente hay solo 2491 trabajadores registrados cuando antes de 2015 el promedio era entre 6000 y 7000. 

De acuerdo a la evolución que informó el IERIC, en noviembre de 2018 había 2715 trabajadores registrados; en diciembre de ese año, 2658; en enero de este año, 2594; en febrero, 2597; en marzo, 2504, y en abril, 2491.
El motivo de la caída de la industria de la construcción en La Pampa obedece fundamentalmente a la ausencia de obra pública nacional, y más precisamente a la falta de viviendas sociales. Antes se construía un promedio de más de 1000 casas del IPAV por año y ahora, ninguna. Hay un plan provincial de construcción de viviendas para localidades de menos de 10.000 habitantes que no alcanza para que el sector se recupere.

Despachos de cemento

Por otro lado, un informe del Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (IERAL), que depende de la Fundación Mediterránea, destaca a La Pampa entre las cinco provincias donde los despachos de cemento más se redujeron en el segundo trimestre del año.
Según un reporte de Jorge Day que se denomina “Una recuperación que apunta a ser heterogénea por regiones”, las regiones del país que peor la están pasando son el Noroeste Argentino (NOA) y el Noreste Argentino (NEA).

“Los datos del segundo trimestre muestran un punto de inflexión de las tendencias recesivas en la zona pampeana, en Cuyo y en la Patagonia, pero ese fenómeno no se advierte todavía para las regiones NOA y NEA. Considerando tres motores de la actividad económica, como son el consumo, el gasto público y las exportaciones, el tercero de ellos pesa menos en las provincias del Norte del país (con algunas excepciones). La contracción del mercado interno y las restricciones fiscales, por ende, han pesado más en esas regiones del país”, detalla.

El informe menciona que La Pampa está ubicada en la Región Pampeana, donde hay signos de recuperación en cuanto a exportaciones y el dato referido a los despachos de cemento muestra una caída impactante. “En despachos de cemento, las variaciones interanuales del segundo trimestre reflejan gran disparidad por provincia, con subas cercanas o superiores a 20% en San Juan, Buenos Aires, Corrientes, Chubut y Entre Ríos, mientras que con caídas cercanas o superiores a 50% se encuentran La Rioja, Catamarca, Formosa, La Pampa y Misiones”, asegura.

La Pampa tiene una caída del 51% y se ubica entre las cinco peores del país.

Exportaciones

El informe menciona también un rubro donde los números son positivos para La Pampa, con un crecimiento del 8% en la dinámica de poder de compra de las exportaciones y su ponderación en el PBG provincial. “Hay mejoras cercanas o superiores a 5% interanual (datos de marzo/abril) en Buenos Aires, Entre Ríos, Córdoba, Santiago del Estero, San Luis, La Pampa, Santa Fe, San Juan y Santa Cruz”, explica el IERAL.

“Aunque todavía no se observa un boom de las ventas externas, se puede comentar que, por un dólar más caro, el poder de compra de los exportadores ha mejorado notoriamente, a pesar de las mayores retenciones. Eso se ha podido aprovechar más en la región pampeana, y en parte de la Patagonia”, asegura.

Temas en esta nota: