Ganadores y perdedores

Un repaso analítico sobre los resultados que se registraron en la elección de este domingo. Batacazos, ratificaciones y tendencias.

EL PERONISMO. Hasta la oposición puso en el centro del debate preelectoral los “36 años de peronismo”. El oficialismo no rehuyó ese convite y buena parte de la discusión giró en torno al modelo de provincia. La respuesta del voto popular fue contundente: aun desde visiones críticas, algunas de las cuales incluso integraron el FREJUPA, hubo un reconocimiento a esos años de gestión, al menos en comparación con otros ejemplos a mano. 

elecciones pj festejos 153

CAMBIEMOS. La alianza liderada por el macrismo a nivel nacional se demostró un fiasco en La Pampa. El radicalismo quiso despegarse de todo lo que oliera a Gobierno Nacional, pero lo hizo tarde y mal, y además con algunos dirigentes que quisieron cortarse solos. Tras la interna, las disidencias quedaron tan al desnudo que hasta “El Colo” Mac Allister se borró olímpicamente.

bunker ucr 34

CARLOS VERNA. Apartado de la campaña a partir de su enfermedad, fue sin embargo el que trazó la exitosa estrategia, que implicó una reorientación de la identidad política del peronismo. No fue un volantazo, pero sí buscó una alianza diversa, con una serie de características distintas. Eligió a dedo el nombre de su sucesor y personalizó la propuesta del FREJUPA bajo el eslogan de “Proyecto Verna”. Cosecha, ahora, reconocimientos de sectores que le fueron críticos.

SERGIO ZILIOTTO. El diputado nacional hizo una campaña que hasta pudo sonar aburrida, pero sin dudas se la puso al hombro. Recorrió la provincia de punta a punta, sostuvo el mismo discurso, se mostró dialoguista con aquellos sectores que podían estar más lejanos, unió las distintas partes del frente y encontró una buena fórmula cuando pidió a pampeanos y pampeanas que “voten en defensa propia”.

LUCIANO DI NÁPOLI. Triunfazo por donde se lo mire, con una construcción política plural, que remite a algunas otras experiencias registradas -y positivamente- en Santa Rosa. No disimuló nunca su admiración por Cristina Fernández de Kirchner, pero tuvo la inteligencia y la sabiduría de tender puentes de diálogo con espacios con los que parecía irreconciliable. Recibirá una ciudad destrozada y solo la marcha de la gestión dirá si está a la altura de las circunstancias.

LEANDRO ALTOLAGUIRRE. Hay pocas experiencias de semejante dilapidación de oportunidades políticas. Asumió como un joven radical ambientalista, con una oleada de votos provenientes de los más diversos sectores. Recibió, de veras, una pesada herencia. Pero hizo todo mal. Se va del municipio con una derrota por goleada, y además con una práctica política que lo dejó más asociado al perfil macrista que a los históricos valores del radicalismo más popular o defensor de los derechos civiles y ciudadanos.

ABEL SABAROTS. El diputado encontró premio para su actividad como legislador y su diferenciación respecto de las alianzas con el neoliberalismo o los sectores más conservadores. Se animó a lo que pocos: dejó la comodidad de su banca legislativa para pelear por un cargo ejecutivo que de ningún modo le aseguraba el éxito. Pero venció y también tendrá a futuro una complicada gestión, ya que se trata de una ciudad con sus propios conflictos y particularidades.

MIGUEL VILLAGRA. El joven intendente electo -si es que se confirma el resultado- representaría un cambio rotundo en la realidad institucional victoriquense, diseñado también por la exdiputada María Luz Alonso. Quizá la elección se defina judicialmente, pero sea como sea Villagra hizo una gran elección, enfrentando desde su juventud de abogado vinculado a los organismos de Derechos Humanos y al proyecto nacional y popular la perpetuación del poder tradicional de Hugo Kenny.

FERNANDA ALONSO. Será la primera intendenta mujer de la historia de General Pico. Es joven y apunta alto, porque tiene un perfil propio y ocupó espacios merced a su visibilización. Se reconocen méritos a su gestión social en una etapa dificultosa para esas tareas. Se convierte en dirigente de peso para el futuro del peronismo.

FRANCISCO TRAVERSO. Cayó en Intendente Alvear aunque era el favorito, en una zona rica de la provincia y una de las pocas donde la derecha hizo pie firme. Se negó a integrar la coalición en otro espacio y quedó con las manos vacías.

Temas en esta nota: