El Colectivo Sanitario reclamó leyes para prevenir el uso de agrotóxicos

Los pampeanos se suman este sábado a una marcha contra Monsanto. Piden revertir los riegos que corren en las localidades del interior con la fumigación que usa agrotóxicos.

El Colectivo Sanitario de La Pampa–Filial Santa Rosa se sumó a la Marcha Mundial Contra Monsanto-Bayer y reclamó que el próximo gobierno provincial haga cumplir las leyes y genere nuevas normativas para prevenir los efectos negativos de la fumigación con agrotóxicos, principalmente en las localidades del interior de la provincia.
En Buenos Aires y en otras ciudades del país y del mundo hombres y mujeres se movilizaron este sábado para rechazar la política de Monsanto, “esta empresa de muerte” y “en favor de la vida”.

“El hecho que marco el inicio de estas marchas fue el fracaso de la Proposición 37 de California en el 2013, que tenía como objetivo obligar a la rotulación de alimentos elaborados a partir de organismos genéticamente modificados el hecho que marcó el inicio de estas marchas. Su consecuencia fue la fundación del movimiento “March Against Monsanto” por la activista norteamericana Tami Monroe “para detener los O.M.G. (Organismos Modificados Genéticamente) y la aplicación de pesticidas dañinos”, como asimismo apoyar “un sistema de producción de alimentos sostenible””, detalló el Colectivo pampeano en un documento.

Y destacó que “en la Argentina, con la firma de Felipe Solá, entonces Subsecretario de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación de la Nación, en febrero de 1996 fue introducida la soja transgénica en un trámite express conjuntamente con el modelo que lo sustenta, el agronegocio. Basado en la agricultura industrial intensiva con la utilización de insumos entre ellos los agrotóxicos que a un promedio de 300 millones de litros por año, se esparcen en la geografía nacional. A partir de ese entonces, no hubo gobiernos en la Argentina que se opusieran, por el contrario, todos lo continuaron respaldando y aún hoy lo siguen haciendo”.

Señaló que “estudios científicos demuestran que estos productos provocan elevada mortalidad en peces y anfibios, la amenaza de extinción de abejas; y, en seres humanos y animales, producen nacimientos con malformaciones, abortos espontáneos, infertilidad, leucemia, enfermedades renales, lupus, problemas neurológicos, afecciones respiratorias severas, obesidad, autismo, dermatitis, y otras tantas enfermedades entre las que se destaca el cáncer. En áreas rurales de la zona núcleo del agronegocio la tasa de cáncer llega a cuadriplicar la media nacional”.

En es sentido, remarcó que “pese a los comprobados efectos negativos sobre la salud humana, sobre el suelo, además de los recursos hídricos de superficie y subterráneos, como así también la atmósfera, la frontera del agronegocio continúa expandiéndose, provocando desmontes, desplazamientos de pueblos originarios, de chacareros y de sus familias, pérdida de biodiversidad, alta mortalidad de peces y abejas, contaminación genética, desertificación del suelo e inundaciones”.

Desde el Colectivo Sanitario de La Pampa – Filial Santa Rosa, habida cuenta de lo que viene ocurriendo con las fumigaciones en los pueblos rurales diseminados por el territorio provincial, se sumaron “a la inquietud que convocará a millones de personas en el mundo y concitará el interés y visualizará de esa manera una realidad que consideramos nociva para la producción de alimentos que rebosan con tóxicos”.

“No podemos obviar el especial momento que vivimos los pampeanos. En efecto, este domingo hay elecciones de quienes nos gobernarán a partir de diciembre próximo en nuestra provincia. En tal sentido llamamos de manera urgente a la reflexión a los candidatos que el próximo domingo se expondrán a la opinión del pueblo soberano de La Pampa”, indicaron.

A su vez, exigieron que “activen y, si es necesario, trabajen en la creación de nuevas normativas legales, más allá de las existentes y que no se hacen cumplir, para que el derecho a la vida, a la salud y a una alimentación sana sean una realidad tal y como lo ordenan los artículos 41 de la Constitución Nacional y el artículo 18 de la Constitución Provincial”.

“Los niños, niñas, adolescentes, y el resto de la sociedad que conforma la trama social pampeana, se lo agradecerán. Sobre todo quienes padecen las consecuencias de irracionales aplicaciones de agrotóxicos en pequeños pueblos pampeanos que penetran y envenenan todo lo que tocan. Reiteramos para colaborar con vuestra reflexión: tengan siempre presente que la peor parte se la llevan los niños y niñas más pequeños, y las mujeres embarazadas”, concluyeron.
Temas en esta nota: