Evasión: la FIA investiga si hubo negligencia policial

El jefe policial Roberto Ayala confirmó que se enteraron de la fuga del sospechoso de matar y abusar en Castex por un aviso de la propia madre del evadido. Dio detalles del escape y además habló de otros temas: el nuevo uniforme y los exámenes sicológicos.

La Fiscalía de Investigaciones Administrativas investiga si efectivos policiales incurrieron en una negligencia o algún otro tipo de desidia que facilitó la evasión de uno de los sospechosos del asesinato y abuso cometido semanas atrás en Eduardo Castex.

Luciano Javier Domínguez, de 24 años, se fue por un ventiluz. Luego fue recapturado, durmiendo en una cosechadora.

El jefe de Policía Roberto Ayala confirmó que la evasión fue advertida a los policías de la comisaría por la propia madre del sospechoso.

El funcionario policial explicó cómo se produjo el escape: “Pudo sacar un tornillo que sujetaba una reja de un ventiluz. Por su físico, muy delgado, pudo acceder a un hueco y deslizarse hacia el patio y a la calle”.

Explicó que a partir de entonces, “la primera actuación que se hace es la judicial, se investiga la evasión y si recibió algún apoyo externo, y si en ese delito están involucrados los policías de guardia. La investigación administrativa se hace por otro lado, dirigida a investigar si hubo negligencia de parte de los efectivos. Se está investigando, a cargo de la FIA. Había dos efectivos en ese momento en la comisaría”, precisó.

Contó que “después de que se produjo esa evasión en la comisaría de Castex, fueron asignados para la búsqueda y captura personal de la sección Canes, el GEO, la Brigada de Investigaciones. Trabajaron junto al personal de Castex y fue recapturado. Se lo sorprendió durmiendo en una cosechadora, fue reducido y trasladado directamente a Santa Rosa, donde quedó alojado a disposición de la Justicia”.

“Los empleados de guardia -ratificó Ayala- confirmaron que el aviso lo hizo la madre, se presentó en la comisaría porque creyó haberlo visto corriendo en el centro de la localidad. Fue a visitarlo, le dijeron que no se podía por el horario y les advirtió: ‘Me parece que lo vi corriendo’, van, se fijan y efectivamente se había escapado”, comentó.

Nuevo uniforme

El jefe policial, además, hizo referencia a la decisión de cambiar el uniforme policial. La Pampa era la única provincia en la que los efectivos no vestían de azul, sino con el uniforme que dispuso en su momento la dictadura.

“Se empezó a usar el nuevo uniforme, de color azul, es un proceso de transición, hay algunos que seguirán utilizando el tradicional”, dijo Ayala.

“Esto se debe a que somos la única policía que aun no usa el uniforme azul, que es el color universal. Lo usan todas las policías provinciales. El uniforme que veníamos usando ahora es el que se estableció durante el proceso militar, entre el ‘76 y el ‘83, y aun se había mantenido en nuestra fuerza”, relató.

“Consideramos que el azul, que representa al Policía, se debía implementar. Nosotros ya usábamos gorras y chaquetillas azules en el caso de los oficiales, la campera de fajina también, ahora se agrega el pantalón y una camisa en azul claro”, apuntó.

Exámenes sicológicos

Ayala también abordó en declaraciones radiales otro tema: el de la realización de exámenes sicológicos. Hizo algunas explicaciones y aclaraciones sobre el asunto.

“El examen sicológico no es para ver si están en condiciones de portar armas, porque el policía en el momento del ingreso pasa por un examen que lo considera en condiciones de portar el arma. Lo que sucede es que como tratamiento de protección al personal policial nosotros estamos brindando la posibilidad de otro examen, en forma periódica, para preservar la salud síquica y estar seguros de que no hay una afección sicológica que pueda estar afectándolo”, indicó.

Señaló que “a veces por no concurrir a un profesional esto no es detectado a tiempo, estamos ofreciendo esa herramienta como una medida preventiva para establecer si el trabajo cotidiano que les toca no los afecta en su salud y que eso pueda tener incidencia en la vida cotidiana”.

“En algunas actividades -admitió- hay una carga de stress, hay efectivos que necesariamente deben hacer el examen en forma anual, los que trabajan cuidando detenidos, el personal del GEO, sección Canes, Género, Niñez y Adolescencia. Y también los instructores y cursantes de los distintos cursos que se dictan en la escuela de especialidades, en que se hace uso de armas o técnicas de actividades físicas, o defensa personal”.

Remarcó que “los exámenes determinan si necesitan un tratamiento. Si así se etablece se dará el tratamiento, y mientras tanto será destinado a realizar tareas administrativas, no operativas, sin portación de armas hasta recuperar su equilibrio emocional para hacer las tareas con normalidad”.

Temas en esta nota:

El Diario de La Pampa

Fundado el 3 de Mayo de 1992
por el Doctor Antonio Nemesio

Oficina Comercial:
José Ingenieros 855, Santa Rosa, La Pampa
Tel: (02954) 411117/18/19/20