Memoria: recordaron el legado de Raúl Alfonsín

El director de Control e Inspección municipal, Pablo Pera Ibarguren afirmó que “quienes participan de este acto, sentimos un Compromiso Común, un baluarte inquebrantable, que es el respeto y el apego de nuestras acciones a un sistema de vida democrático”. Recordó al expresidente Raúl Alfonsín.

decristofaro

El acto, realizado en el Monumento a la Memoria de la laguna Don Tomás, contó con la presencia de Nélida Decristofano de Orzaocoa (97), suegra de Mercedes Gómez (quien estaba casada con su hijo Carlos), embarazada de 7 meses al momento de su desaparición y Graciela Tartaglia, hermana de Lucía, una pampeana desaparecida.

Entre los presentes estuvieron el viceintendente Jorge Domínguez, el diputado nacional Daniel Kroneberger, funcionarios y concejales.

En su discurso, el funcionario reflexionó en primer lugar que: “los que vinimos hoy aquí, lo hicimos cada uno trayendo una historia a cuestas, con un camino de vida emprendido, ese camino que recorremos de la mano de la gente que nos rodea, de familiares, de amigos, de compañeros y por qué no de ausencias”.

Paralelamente, sostuvo que “quienes participan de este acto, sentimos un Compromiso Común, un baluarte inquebrantable, que es el respeto y el apego de nuestras acciones a un sistema de vida democrático”.

En ese mismo contexto enfatizó que a democracia se construye y se defiende con acciones; acciones concretas, en lo cotidiano, en la familia, en la escuela, en el trabajo, donde cada uno de nosotros debe transmitir la importancia que tiene el sistema institucional argentino”.

Dentro de su discurso, Pera Ibarguren rescató especialmente la figura de dos políticos argentinos que consideró trascendentes para la defensa de la democracia argentina.

En ese marco, se refirió primeramente a Ricardo Balbín, recordando que fue un hombre que siempre buscó la unión de todos los argentinos, exhortando a todos los ciudadanos, pero en especial a los dirigentes políticos, a evitar la tragedia, a enarbolar más que nunca la bandera de la unión nacional, de la vida en paz y, sobre todo, de la defensa de las instituciones democráticas.

Recordó que en una de las horas más decisivas para el país, inquirió en uno de sus discursos al pueblo argentino sobre si “podremos reconstruir hoy o no. ¿Tendremos que rehacer todo después de la catástrofe? Puede ser que sí, pero al más incrédulo de estas concepciones, le afirmo: Si se esperan las ruinas, en las ruinas encontrarán una bandera. No se realizará el país sino sobre la base de la unión de los argentinos".

”Más tarde, se cumpliría la premonición de aquel hombre: la bandera y la república en ruinas, por el devenir de una época de terror, persecución y muerte: llena de ausencias y desapariciones. En tanto, recordó en otro pasaje de su alocución al ex presidente Raúl Ricardo Alfonsín mencionando que “con el llegó la paz y se inició el camino de justicia. Con Alfonsín muchos aprendieron a votar, y yo a comer, curarme y educarme”, afirmó.

También rememoró que “fueron Ernesto Sábato y los integrantes de la CONADEP los encargados de informar al Presidente Alfonsín y al mundo entero, que la Argentina tenía el triste privilegio de haber creado una nueva categoría de seres humanos: la de los desaparecidos”.

Culminando su discurso, Pera Ibarguren subrayó que “sabemos y tenemos conciencia que la esencia de la democracia no queda debidamente expresada por estructuras meramente jurídicas, o por líricas afirmaciones de dignidad humana. Por ello es nuestro deber completarla, con acciones concretas que puedan resolver y dar respuestas a las demandas sociales, no sólo por quienes habitamos hoy el suelo argentino, sino por las ilusiones de aquellos que sufrieron ausencias, por aquellas sillas que quedaron vacías, por las lágrimas derramadas, por las búsquedas incansables, por las heridas sangrantes, por los pechos que no amamantaron. Por todos ellos seguiremos pidiendo juntos, MEMORIA, VERDAD Y JUSTICIA”.

Finalizando el acto, se colocaron ofrendas florales y claveles sobre las placas que recuerdan a cada uno de los 53 desaparecidos pampeanos situadas en el Monumento a su memoria, y minutos más tarde, dando cumplimiento a la Ordenanza N° 1747/96, un grupo de autoridades junto a familiares de desaparecidos pampeanos realizaron la plantación un árbol sobre el espacio verde lindero al monumento, en homenaje a los 30 mil desaparecidos durante la última dictadura.

Temas en esta nota: