Rechazan la liberación del precio del papel para diarios

Una iniciativa legislativa de Diego Bossio y Cambiemos beneficia a oligopolios y perjudica a pequeños diarios del interior del país. La federación que agrupa a diarios y comunicadores cooperativos manifestó “desazón” y advirtió que es “un nuevo avance de grupos monopólicos”.

La Federación Asociativa de Diarios y Comunicadores Cooperativos de la República Argentina (Fadiccra) rechazó el proyecto que, a pedido del Grupo Clarín, propone dejar librado a los actores comerciales el precio del papel de diario.

La organización emitió un duro comunicado frente a la posible modificación de ley que regula al Papel Prensa.

La Fadiccra expresó su “sorpresa y desazón” frente a “un nuevo avance de los grupos monopólicos de la Argentina, que con apalancamiento en el Congreso de la Nación buscan modificar una ley con el único objetivo de maximimizar sus ganancias”.

La organización remarcó que “en una convocatoria sorpresiva” de la Comisión de Comercio de la Cámara de Diputados, el oficialismo buscó obtener dictamen para derogar artículos de la Ley 26.736 que en diciembre de 2011 declararon de interés público la fabricación, comercialización y distribución de pasta celulosa y de papel para diarios.

“Esa Ley aseguraba que todos los medios gráficos, independientemente de su facturación, tuvieran las mismas condiciones de acceso para el vital papel para diarios”, remarca la Federación.

“Con los golpes de mercado producidos bajo las condiciones económicas del gobierno de Mauricio Macri -inflación descontrolada, devaluación del peso, recesión, restricciones en el financiamiento, entre otros-, se suma esta voluntad expresada por diputados de Cambiemos para restringir la sustentabilidad de los pequeños medios -pymes y cooperativos- que aseguramos la multiplicidad de voces en cientos de comunidades de todo el país”, añade el documento.

“Invocando en su fundamentación razones comerciales y de índole industrial de dudosa verificación, descargan la responsabilidad de esta modificación en su favor por ‘las fuentes laborales de 475 trabajadores directos, sumadas a los trabajos indirectos, le economía forestal del Delta y la población de San Pedro’. Ninguna preocupación consta sobre los más de cinco mil puestos de trabajo que se han perdido en los medios de comunicación desde diciembre de 2015 a la fecha”, añade el posicionamiento público.

Además, advierte que “se miente descaradamente cuando citan ‘pequeños compradores asociados en cooperativas’ por cuanto un alto porcentaje de las operaciones con Papel Prensa están mediadas por un ciclo financiero y no justamente uno productivo”.

“La fijación del precio único de pago al contado de venta de papel para diario establecida en el artículo 20 es la última tabla a la que se pueden aferrar los diarios cooperativos cuyos ingresos provienen de las economías regionales, ampliamente vapuleadas por el sistema impuesto por el gobierno neoliberal de Mauricio Macri. Los medios cooperativos necesitamos que se cumpla la Ley. Y que no se la enmiende en beneficios de los poderosos”, completó la FADICCRA.

El proyecto

El proyecto empujado por parte del justicialismo y Cambiemos para liberar los precios de Papel Prensa promete convertirse en la próxima batalla de la Cámara de Diputados.

El texto fue elaborado por el diputado justicialista Diego Bossio y tiene las firmas de los líderes del bloque de Cambiemos, Mario Negri y Nicolás Massot; del jefe del interbloque del PJ federal, Pablo Kosiner; y de los massistas Marco Lavagna y Alejandro Grandinetti, entre otros.

El proyecto ingresó a la Cámara baja el viernes pasado y, en un trámite exprés ya comenzó a ser tratado en la comisión de Comercio, que preside el justicialista mendocino Pedro Miranda.

Los bloques que lo empujan tienen número suficiente para darle dictamen en esa comisión -la única a la que fue girado-, pero se estima que el Frente para la Victoria intentará forzar el giro a la de Libertad de Expresión, donde podría al menos demorar el proyecto ya que la preside Leopoldo Moreau.

La norma propone derogar varios artículos de la Ley 26.736, aprobada por el kirchnerismo en 2011, que declara "de interés público la fabricación, comercialización y distribución de pasta celulosa y de papel para diarios". En plena guerra con Clarín, esa ley fue un condicionamiento fuerte para Papel Prensa, manejada por ese Grupo y La Nación.

La derogación de esa ley era un reclamo de Clarín y La Nación al gobierno. El texto de Cambiemos y el PJ recoge los reclamos de Papel Prensa y propone derogar los artículos 20, 21, 24, 25, 26, 27, 40 y 41 de la ley de 2011. El principal cambio es la derogación del artículo 20, que establece la obligación de comercializar el papel para diario a un precio único y público de pago, con lo que se evita que se venda a precios diferenciales a determinados diarios en perjuicio de otros, principalmente los de menor tirada.

En la empresa argumentan que es una tendencia del mercado internacional que los grandes diarios hagan valer su capacidad de compra y obtengan mejores precios que el resto. Además, sostienen que el precio único hace competitivo a Papel Prensa para determinados clientes pero que el volumen que adquieren no es suficiente para hacer rentable el funcionamiento a tope de la capacidad, como también establece la ley.

Temas en esta nota: