El principal acusado, Manuel Lautaro Santillán, fue complicado ayer por un excompañero de celda que lo acusó de haber cometido el crimen. "Me contó a mi y a dos más que le había dado dos hachazos en la cabeza y que le robó una moto y un decodificador", dijo ante el Tribunal Walter Eleuterio Rojas Pedraza.

Era una investigación por supuesta "malversación de caudales públicos" que había impulsado el fiscal Marijuán contra 52 universidades nacionales. Ahora, el juez Baric y el fiscal Gómez Barbella determinaron que no hubo ningún delito en el caso de la Universidad de La Pampa.