“Una pausa entre tanta vorágine”

Este mes, “Aprendices de la siesta” cumple un año de existencia y lo celebrará con la realización de un ciclo de “Cine a cielo abierto” por distintos barrios de nuestra ciudad.


La actividad comenzará este jueves a las 21 horas, en el playón del barrio Plan 5000, con la proyección del cortometraje “Sin lunes no hay puchero” y una producción audiovisual que adapta la muestra fotográfica que realizaron el año pasado a partir del texto “Celebración de la voz humana/2”, de Eduardo Galeano.

“Aprendices...” es un dispositivo grupal que desde enero del año pasado funciona dentro de “La Molas - Hospital de Día Comunitario”, dependiente de la Secretaría de Salud Mental y Adicciones, desarrollando talleres de escritura, teatro, música y radio.

“El nombre lo propuso uno de los usuarios y a los y las demás les gustó. Entonces, en una de las asambleas que mantenemos periódicamente se votó y quedó. Con el paso del tiempo nos pareció súper interesante pensar la siesta como una pausa entre tanta vorágine y entre tanto aceleramiento”, contó a Kresta María José Ring, trabajadora social e integrante de La Molas y Aprendices.

El 10 de octubre, Día Nacional de la Salud Mental, estrenaron en el CC Medasur “Sin lunes no hay puchero”, un cortometraje realizado y actuado por usuarios y usuarias del dispositivo, que inspiradas en obras del poeta Armando Tejada Gómez retratan los efectos que el neoliberalismo imprime sobre el mundo laboral y la cotidianidad de quienes vivimos del trabajo.

“Sabemos que hay una mirada social instituida que estigmatiza y discrimina a las personas con padecimientos mentales y la idea es poder mostrar el potencial y la posibilidad de creación que tenemos todos y todas”, explicó “Majo”.

El ciclo de Cine a Cielo abierto continuará este sábado en el parque Oliver; el próximo jueves en el barrio Santa María de La Pampa, el jueves 23 de enero en el barrio Reconversión; el jueves 30 en el barrio Zona Norte y el jueves 6 de febrero en el barrio Matadero. El horario siempre será a las 21 horas.

Neoliberalismo

“Sin lunes no hay puchero” fue pensado a partir del poema “Menú del día” de Armando Tejada Gómez (“El lunes se conduele del que no tiene lunes/ del lunes sin semana de los desocupados/ pasa frente a sus casas como una estrella errante/ donde hace cola el odio con los puños cerrados”) y resume una ecuación simple: sin trabajo no hay para comer.

“Es un corto que habla de una situación real, experimentada por muchas personas cotidianamente. Habla de un trabajador de la construcción y de un capataz que alguna vez fue su compañero de trabajo pero fue ascendiendo en la jerarquía de poder. El capataz lo despide, porque se lo pide el dueño de la empresa y sus compañeros se organizan y hablan con él. Al principio, el capataz se opone pero después pasa algo y él puede pensar en que alguna vez estuvo en el lugar de sus compañeros. Finalmente, habla con el dueño de la empresa y se resiste a seguir despidiendo gente. Entonces, el corto da cuenta de la situación de precariedad y despido, pero también de la organización como la única alternativa para poder revertir estas situaciones”, reflexiona María José.

- ¿Cómo surge esta propuesta?
- Haber hecho el corto y comenzar a proyectarlo en distintos lugares tiene que ver con algunos de los objetivos del dispositivo grupal, como por ejemplo la idea de que los usuarios y las usuarias puedan circular por otros espacios por los que no han transitado en otras ocasiones y para que, de algún modo, resignifiquemos el lugar que se les asigna socialmente; que puedan compartir sus saberes y sus producciones con otras personas.
Nosotras sabemos que hay una mirada social instituida que estigmatiza y discrimina a las personas con padecimientos mentales y la idea es poder mostrar el potencial y la posibilidad de creación que tenemos todos y todas. Y, al mismo tiempo, es una propuesta que surge de ellos y ellas; de poder llevar el corto a distintos lugares y mostrárselos a distintas personas.
Hasta ahora hemos circulado por lugares que, por ahí, los familiares de los usuarios y usuarias no tienen acceso, como la Universidad, la plaza San Martín, el Colegio de Psicólogos y Psicólogas. Y ahora la idea es llevarla a los barrios para posibilitar el acceso a otras personas que no circulan por esos espacios.

aprendices 2


- ¿Qué significa ver la salud mental con perspectiva de derechos humanos?
- Es algo que se empieza a formalizar a partir de 2010, que es cuando se sanciona la nueva ley de Salud Mental, que por supuesto fue producto de un montón de actores sociales que venían empujándola. Y a partir de ahí comienza a haber un reconocimiento formal de los usuarios y usuarias de los servicios como personas con derechos humanos que tienen que ser garantizados. Y se comienza a pensar en dispositivos ambulatorios, alternativos a los monovalentes -instituciones de encierro-. En ese marco es que surge el hospital de día “La Molas”, que es del que formamos parte, que da la posibilidad de realizar tratamientos ambulatorios sin que la persona deje de vivir en su casa, en su barrio, con su familia.
Y por otro lado, nos permite pensar la cuestión de la salud mental ya no solo ligada a componentes psicológicos e individuales, sino también en relación a los factores económicos y sociales que inciden en las problemáticas de salud mental. En ese sentido, nosotros definimos al dispositivo como de intervención social y tiene dos grandes objetivos que es apuntar a la construcción o reconstrucción del lazo social y, por otro lado, evidenciar a través de las distintas propuestas que hacemos los atravesamientos políticos, económicos y sociales en la vida cotidiana de todas las personas. Por eso las propuestas siempre intentan apuntar a una mirada crítica en distintas situaciones. Con el corto se propuso pensar la cuestión laboral en el contexto de hace unos meses y a partir de ahí pensar la precariedad laboral, el desempleo, cómo nos atraviesan en nuestras cotidianeidades.

- A nivel nacional, la ley de Salud Mental casi no ha sido aplicada y en el caso de La Pampa ni siquiera ha sido reglamentada. ¿Cómo se evidencia esa situación en la práctica cotidiana?
- En el año 2018 se conformó el Foro de Salud Mental, integrado por varias organizaciones, trabajadoras y trabajadores de la salud y funcionarios, cuando desde el Gobierno Nacional hubo un intento de reforma de la ley nacional. Y hubo una intención de impulsar lo de la reglamentación, pero después no se avanzó.
Hay múltiples miradas porque no todos y todas las trabajadoras están pudiendo pensarse desde este nuevo paradigma. Yo creo que por un lado está lo que tiene que ver con el posicionamiento político y ético de los trabajadores y trabajadoras, con el que a veces hay ciertas reticencias. Y por el otro, y en relación al lineamiento de la subsecretaría, en el último tiempo ha habido una modificación en relación a lo que venía sucediendo hace cuatro o cinco años atrás, no sin limitaciones. Pero hay posibilidades de discutir.
Nosotros y nosotras, como trabajadores y trabajadoras, tenemos una amplia trayectoria de lucha por la precarización laboral en la que estábamos laburando y eso nos fortaleció mucho como grupo y nos ha permitido plantarnos ante los funcionarios de turno. Creo que por eso han sido relativamente receptivos a las propuestas que les acercamos. Y, como todo, sigue habiendo un montón de dificultades y falencias que tienen que ver con lo presupuestario y con la burocracia que maneja el Estado. Un ejemplo de eso son los distintos dispositivos que se pueden desarrollar para las personas que no tienen familiares. Uno de ellos es el alquiler de una casa que se pueda compartir entre tres o cuatro usuarios o usuarias del servicio de salud mental, con el acompañamiento de alguna persona externa, según el caso. Como ese dispositivo implica el pago de alquileres queda estancado por las trabas burocráticas. Ese es un ejemplo, pero se pueden encontrar otros tipos de trabas en otros sectores. A veces tiene que ver con el presupuesto, otras con estas trabas burocráticas y otras veces con las dificultades de trabajadores y trabajadoras de no posicionarse en relación a los derechos humanos. Pero, dentro de todas esas limitaciones, se viene avanzando.

Temas en esta nota:

El Diario de La Pampa

Fundado el 3 de Mayo de 1992
por el Doctor Antonio Nemesio

Oficina Comercial:
José Ingenieros 855, Santa Rosa, La Pampa
Tel: (02954) 411117/18/19/20