El “bohemio del fútbol” fue mano derecha de Ángel Labruna en cada club que estuvo. Trabajó en Atlético Santa Rosa, Matienzo de Luiggi y Juventud de Quehué.