La experiencia de nadar en Malvinas

La joven deportista santarroseña participó de una aventura única muy lejos de su casa.


linaweb2

Lina Evelyn Martínez Renzini es una joven nadadora del club All Boys. Decidió, como muchos de los que nacieron en ese mítico natatorio del centro del país, nadar a cielo abierto. Sin el agua templada ni andariveles de por medio. Por eso el año pasado se sumó al circuito nacional de Aguas Frías, donde fue una de las apariciones más importantes.

Lina fue invitada a nadar en Malvinas por la Fundación No me Olvides, que dirige Julio Acro. Y esa invitación la recibió después de ganar la etapa en Las Grutas. La ONG está integrada por madres de caídos en la Guerra de Malvinas, combatientes y familiares de combatientes.

La propuesta para viajar y nadar en las aguas frías de Malvinas llegó de parte de Claudio Plit (organizador del viaje y cuatro veces campeón mundial de aguas abiertas). “La idea es Malvinizar a través del deporte”, dijeron los organizadores y concientizar a la población lo que representó para los argentinos la guerra de 1982.

“El jueves 12 hicimos viajamos con mi mamá. Buenos Aires  - Río Gallegos y Río Gallegos – Malvinas, donde llegamos el sábado 14. El domingo fuimos al cementerio Darwin, estuvimos una hora, hora y media y ahí nos encontramos con el grupo hablando de lo que fue el año pasado. De ahí nos fuimos a nadar, media hora aproximadamente, con una temperatura de unos 9 grados” le cuenta la chica de 17 años a El Diario.

linaweb

“Fuimos a comer a la casa de una familia de Darwin y ahí al hotel, a las 17 horas. Se come muy temprano, llegamos, nos bañamos y 19:30 comíamos y a las 22 nos acostamos” recuerda en su intenso domingo en Malvinas.

La planificación de este viaje donde no hay competencia pero sí se rescata el valor espiritual de nadar en aguas del mar Argentino. “El lunes fuimos a Surf Bay, una  playa con arena blanca, donde había pingüinos, no pudimos pasar y sí vimos el paisaje de la Isla Soledad. Habremos caminado unos 3km y cuando bajamos encontramos combatientes de San Juan y Lomas de Zamora. Cada uno contaba una historia de lo que habían pasado. Después volvimos a nadar a Surf Bay, comimos y nos fuimos al hotel a las 5 de la tarde”.

En este viaje al interior del ser humano, Lina fue al Monte Longdon donde se registró la batalla más importante del conflicto entre el 11 y 12 de junio de 1982. Pero de golpe, llegó un llamado cuando el coronavirus empezó a ser cosa muy seria. “Bajamos en 4x4 y les preguntamos a los combatientes de San Juan si podíamos ir con ellos. A uno le dijeron desde Migraciones que teníamos que volvernos sí o sí el miércoles al país, porque si nos quedábamos no sabíamos cuándo íbamos a volver. El miércoles 8:15 nos pasaron a buscar y el vuelo llegó a Córdoba, donde nos esperaba mi papá”.

El viaje se vio interrumpido de golpe. Fue corto pero rico en lo experimental para la chica nacida en Santa Rosa. “La sensación es rara, inexplicable, lo más fuerte cuando llegamos al Cementerio. Me quedo con que participé de un grupo hermoso, a algunos los conocía del año pasado por el circuito nacional, y por eso fue muy lindo haber compartido con ellos”.

En autocuarentena preventiva desde que volvió a su ciudad, junto a su familia, Lina agradeció a todos los que acompañaron este viaje. “Recibí muchos mensajes, fue todo muy lindo y no tengo palabras para agradecer a todos los que me apoyaron. Fue una experiencia muy linda”.

Temas en esta nota:

El Diario de La Pampa

Fundado el 3 de Mayo de 1992
por el Doctor Antonio Nemesio

Oficina Comercial:
José Ingenieros 855, Santa Rosa, La Pampa
Tel: (02954) 411117/18/19/20