Tänak conquistó el Rally de Alemania

 

El estonio Ott Tänak, cada vez más líder, dio un paso más hacia su primer título mundial.

Al conquistar este domingo por tercer año consecutivo el Rally de Alemania, décima cita del campeonato del mundo (WRC), al volante de su Toyota, que situó a tres pilotos en el podio.
Tänak, muy sólido este fin de semana en las especiales disputadas entre los viñedos del valle del río Mosela, aprovechó especialmente los problemas de sus principales competidores por el título, el belga Thierry Neuville (Hyundai) y el francés Sébastien Ogier (Citroën), que el sábado sufrieron pinchazos.
Neuville acabó quinto el rally alemán, a casi un minuto del ganador, mientras que Ogier fue octavo, a casi dos minutos.
En la general, Tänak amplía su ventaja sobre el ahora segundo, Neuville, a 33 puntos, mientras que distancia ya a 40 puntos a Ogier, que tras este fin de semana es adelantado en la general por el belga.
Ogier había llegado a Alemania como segundo de la general, a 22 puntos de Tänak, por lo que este rally fue muy negativo para él y dificulta seriamente su camino hacia un séptimo título mundial.
Tänak, pese al gran paso adelante que supuso su victoria, contuvo cualquier atisbo de euforia.
"Tengo sensaciones encontradas. No estoy realmente contento, tuve problemas de frenos en la anterior especial, así que no pude darlo todo. Pero bueno, hemos terminado el rally y estoy contento por eso", declaró Tänak con su tono sobrio habitual.
En la última especial del rally, la Power Stage, que permite a los cinco primeros conseguir puntos suplementarios para el Mundial, Tänak fue apenas octavo. Neuville ganó esa especial.
"¿Qué puedo decir? No se puede controlar lo que no eres tú mismo, así que lo hago lo mejor que puedo", había dicho en la mañana del domingo el estonio, que gana así su quinto rally de esta temporada y el undécimo en su carrera en el WRC.
Segundo del rally alemán fue el británico Kris Meeke, a casi 21 segundos, y tercero el finlandés Jari-Matti Latvala, a 36 segundos. Ambos a los mandos de un Toyota Yaris, como Tänak.
   
Neuville y Ogier, resignados 
   
El estonio había firmado un gran sábado, en el que sentó las bases de su triunfo, en las exigentes rutas del campamento militar de Baumholder.
Neuville, con su pinchazo, admitió este domingo que el sábado había visto evaporarse cualquier opción.
"Fue duro levantarse por la mañana y saber que no había ningún opción de ganar", afirmó el belga, que sin embargo pudo este domingo firmar tres "scratches" (mejores tiempos en pruebas especiales).
"Problablemente hubiéramos ganado, pero un pinchazo forma parte del juego. La victoria de Tänak es merecida", se resignó Neuville.
Ogier tuvo problemas durante todo el fin de semana y admitió públicamente su descontento con el coche.
"No puedo correr con este coche", llegó a decir sobre su Citroën, con el que mantiene últimamente una relación tormentosa.
Ogier volvió este año a la escudería francesa después de seis títulos mundiales ganados con Volkswagen y Ford M-Sport, pero parece tener muy lejos alcanzar una séptima corona.
"No es el fin de semana que esperábamos, pero no se puede decir que no lo haya intentado", subrayó después del rally alemán.
El WRC tendrá su siguiente cita el fin de semana del 12 al 15 de septiembre, con la disputa del Rally de Turquía.

AFP-NA 

Temas en esta nota: