“El Zonal 2000 es un cóctel tentador”

Mauro Costán habló del presente de la categoría más convocante del automovilismo provincial.



Fin de semana de actividad motor en el Autódromo Provincia de La Pampa. Y la pregunta que se hace cada vez más recurrente es qué parque automotor será capaz de presentar el Zonal 2000 Pampeano, la categoría que desde hace un par de años se ha convertido en la Cenicienta del automovilismo provincial.

Este fin de semana habrá, de nuevo, acción. Será la segunda fecha en una reunión en la que, además del Zonal, estarán el Promocional del Centro, la Fórmula Renault y el TP Standar. Y, desde luego, la jornada se cerrará con el Zonal 2000, la categoría que ofrece “un cóctel tentador”, según lo dice Mauro Costán, ayer presidente, hoy piloto que busca mejorar el noveno puesto de la primera final.

“¿Qué me pasa con este presente exitoso de la categoría? Me parece que el éxito del Zonal 2000 se dio en sumar por la renovación generacional del parque automotor, en un momento fue muy criticado, pero fue un acierto. En lo emocional, como piloto, disfruto. Todo el mundo quiere correr con 30 autos. Nadie soñaba tener pilotos de Bahía, Pigüé, Mendoza, Córdoba... Se compran autos para correr acá, quiere decir que quieren formar parte de nuestra categoría”, le cuenta a El Diario.

- ¿Cómo analizás esto que el año pasado fue un boom y hoy es una realidad al punto tal de que se ha convertido en la categoría más atractiva?
- Es una categoría en la que se puede correr. Desde la categoría se pueden controlar las pruebas, las gomas... Además de eso los autos tienen determinada potencia. Sabés que hay muchos girando y las fechas salen lindas. Corremos en un autódromo como Toay, los autos son comprables, hay costos razonables, los costos operativos para correr se manejan bien... Es un cóctel tentador.

- Días atrás el Súper TC2000, la categoría nacional en donde está el apoyo oficial de las terminales, tuvo 17 autos en Villicum. Y queda la sensación de que hay un automovilismo para pocos y otros, como en este caso el Zonal, donde es posible ver al verdadero apasionado por las carreras de autos.
- Es así. El Súper TC2000 solo es posible para las terminales, gastan fortunas para mostrar su producto, para mostrar sus autos, les pagan a los pilotos y es impensado que un particular vaya como protagonista. Además no hay gente que los siga. Dejó de interesarle al público. Nosotros hicimos el camino inverso, no interesaba al principio y hoy mirá lo que pasa.

- ¿Venís con ganas de mejorar a esta fecha?
- Arrancamos en un auto nuevo, fui impulsor del cambio generacional y no podía quedarme atrás. Tengo un Fiat Uno que tiré a pista para ver qué pasaba en la primera fecha y me encontré con un auto muy feo. Nos revolcamos mucho trabajando. En la serie estuve en el podio y fue una inyección de alegría. En la final terminé noveno y lo celebré. Trabajamos mucho entre carreras, vamos a ver cómo estamos para esta segunda fecha. El Zonal está difícil, porque hay muchos autos en condiciones de andar bien. 

- ¿Dónde sentiste la mejora?
- Mejoramos mucho del viernes al domingo. Pero hay algo que ha cambiado: las carreras de 16 vueltas someten mucho al auto. Desde la vuelta 10 en adelante se calientan los frenos y ese es otro atractivo de la categoría. En la puesta a punto también uno elige ser rápido al principio y otro apuesta al ritmo para llegar a las últimas vueltas. Eso también es un atractivo.

- ¿Los autos no sienten el castigo?
- Los motores están aguantando bien, sí le da un atractivo a una carrera que en 16 vueltas los autos se ponen indóciles. Es lo que la gente quería ver. Los autos están muy bien presentados, son lindos, andan rápido, los equipos trabajan, se profesionalizan y nos tienen sorprendidos a todos. Estoy seguro que esto no es para nada el tope de la categoría. La categoría tiene grandes cosas para hacer. En la primera fecha les dimos la bienvenida a los pilotos nuevos, les explicamos cómo trabajamos y dijimos que no se toleran hechos de violencia. Queremos desterrar lo que fue el automovilismo feo, el de la patota, el que no le gustaba a nadie.
Temas en esta nota: