San Lorenzo bicampeón

El "Ciclón" se quedó con la Liga de las Américas de básquet por segundo año consecutivo.

Buenos Aires (NA) - San Lorenzo, que está hoy de festejo por el aniversario 111° de su fundación, celebraba también la obtención de su segunda Liga de las Américas consecutiva, la "Libertadores" del básquetbol, tras superar en la final como local en Boedo a Guaros de Lara de Venezuela.

El "Ciclón" retuvo el título gracias a un sufrido triunfo por 64-61 ante el conjunto venezolano, dirigido por el argentino Fernando Duró, que en varios pasajes del partido estuvo arriba en el marcador, pero no pudo soportar la presión de los hinchas que completaron el microestadio "Roberto Pando".

Así, coronó nuevamente una apuesta muy fuerte que realizó por el básquet, fundamentalmente empujado por su vicepresidente Marcelo Tinelli.

De esta forma, en cuatro años, se consagró tricampeón de la Liga Nacional, bicampeón de América, ganó dos Supercopas de Liga y un Super Cuatro, además de haber sido tercero en el reciente Mundial de Clubes.

Este nuevo título le permite al "Ciclón" convertirse en el tercer equipo que gana más de un campeonato continental de básquetbol: los anteriores fueron los propios Guaros y Peñarol de Mar del Plata.

El máximo goleador de la final fue Dar Tucker, además figura del partido y MVP con 21 puntos, acompañado por Marcos Mata con 6 puntos y 13 rebotes, mientras que Joel Anthony terminó su planilla con cinco unidades, 10 rebotes y cuatro bloqueos.

El entrenador de San Lorenzo Gonzalo García valoró la "ambición" que mantuvo el plantel azulgrana, pese a haber conseguido una fila de títulos.

"Queríamos ganar, otra vez era un objetivo esta Liga de las Américas. La Final Four de esta edición fue mucho más cruda que la del año pasado, nos topamos con un equipo increíble, el corazón de la selección de Venezuela. Sabíamos que no iba a ser fácil. Estoy muy feliz por este grupo de trabajo, porque sigue demostrando que tiene ambición", explicó en declaraciones al portal especializado "Básquet Plus".

Respecto del partido, analizó: " El esquema no fue el habitual, pero estábamos frente a un rival de alta jerarquía.

Tuvimos inconvenientes con los rebotes, aspectos que remarcamos especialmente en el entretiempo. También estuvo muy trabada la ofensiva: nos complicaron mucho los cambios defensivos, intimidó mucho Justin Williams en las penetraciones y eso nos quitó confianza. Pero en el segundo tiempo pudimos resolver todo eso de buena manera".

Temas en esta nota: