“Necesitaba asumir un nuevo desafío”

Cristian Savarese habló tras desembarcar en el Club All Boys de Santa Rosa.


Durante el ciclo de Juan Zubeldía en 2016 al frente de General Belgrano en el Torneo Federal A, el entrenador que hasta hace unos días se encontraba en el Aucas de Ecuador, tenía en su cuerpo técnico a Marcelo Costantino como ayudante de campo y a Mauricio Rambur y Cristian Savarese como preparadores físicos.

Casi cuatro años después, todos los integrantes de aquel grupo de trabajo se han transformado en entrenadores respetados que se han ganado su lugar en base a trabajo y seriedad.

Rambur será el director técnico de General Belgrano, mientras que Cristian Savarese aceptó el desafío de dirigir a All Boys luego de dos años y medio en el Deportivo Winifreda, donde llegó a las semifinales del último Torneo Provincial.

No será una tarea sencilla para el nuevo entrenador auriazul pero el Tanito demostró que tiene condiciones para cumplir con los objetivos.

En el Girasolero logró conformar un equipo con identidad guerrera, con solidez defensiva, una fuerte localía, buen trabajo de la pelota parada y sobre todo inteligencia para manejar los tiempos de cada partido.

A partir de este lunes, junto con su ayudante de campo, Fabio Gatica; el preparador físico Lucas Ranocchia y el entrenador de arqueros, Luciano Roo, comenzó el ciclo de Cristian Savarese en All Boys.

Fue a las 14 horas en el estadio Ramón Turnes, donde se presentaron algunas de las caras nuevas del Auriazul, como los casos de Emiliano Cocco y de Marcos Funes.

En la previa al inicio del proyecto, Cristian Savarese habló con El Diario y dio pistas de la identidad que pretende darle al pentacampeón de la Liga Cultural, que estará jugando el próximo Torneo Regional Amateur a partir del mes de enero.

- Comienza el ciclo en All Boys, que siempre requiere de una presión extra... Por ejemplo Mauricio Rambur ganó torneos y ni siquiera eso alcanzó para conformar a la dirigencia...
- Por historia es un club grande que exige y donde siempre hay que ser competitivo, eso lo tiene incorporado la institución. Hay otras cuestiones, por ejemplo en la Liga hay una tendencia y All Boys viene de ser el último campeón, siempre estuvo en las definiciones. Pero en este caso hablé mucho con los dirigentes de All Boys y ellos tiene proyectado utilizar chicos del club, que empiecen a asomar esos valores que vienen proyectados que por ahí no tienen lugar. Entonces va a venir una etapa de recambio si se quiere, que será de a poco, paulatinamente, pero no nos apuraremos a ganar la Liga, que no es el objetivo primordial. No descuidaremos que tenemos que ser protagonistas pero intentaremos que vayan asomando los nuevos valores que estén capacitados y aptos porque se va a buscar eso y no ser campeón en la Liga Cultural. Ese será un cambio grande y habrá que asumir el desafío sin obviar que tenemos que estar a la altura. Que se entienda que no da lo mismo ganar o perder, al contrario, vamos a ser competitivos pero el objetivo primordial será otro y así nos remarcó el dirigente que nos ha contratado.

- Es interesante este objetivo que planteás porque después cuando empieza la Liga se exige desde el periodismo, desde la dirigencia y desde los simpatizantes que All Boys sea el campeón...
- Sí, el objetivo es formar jugadores pensando a futuro. Yo tuve un par de reuniones y en la primera nos marcaron sobre este tema, al que yo lo considero importante. Creo que hay una base interesante en el club, fuerte en cuanto a características de jugadores pero hay buenos proyectos que tienen que ir asomando, hay que buscarles el momento y el lugar para que lo vayan haciendo y no te olvides que hay que ser competitivos porque el club por inercia tiene la tendencia a ser protagonista siempre. No hay que descuidar una cosa ni la otra. La expectativa es alta porque la obligación y la responsabilidad son altas.

- ¿Cómo planificaste la pretemporada?
- Vamos a entrenar hasta el 21 con normalidad de lunes a sábado. Luego vendrán las dos semanas de fiestas, donde pararemos martes y miércoles, así hasta fin de diciembre. Nos encontraremos otra vez el 6 de enero, allí vendrá la parte fuerte de la pretemporada, donde haremos una carga. En conclusión, lo que queda de diciembre lo trabajaremos con normalidad salvo martes y miércoles en los días de fiestas. Estas dos semanas serán de adaptación para el jugador y para nosotros serán un diagnóstico sobre el plantel, para saber con qué nos encontramos, cómo se sienten y cómo están los jugadores.

- ¿Qué te puede dar Emiliano Cocco?
- Estamos en una etapa de buscar alternativas de buscar refuerzos y en las posiciones. Cocco es fundamental en una idea de juego que podemos llegar a tener. Más allá de los rivales, queremos tener una identidad en cuanto a una dinámica de juego, ser verticales, con dinámica en ataque, con transiciones rápidas. Cocco con sus características nos puede dar opciones en ese sentido. En zona media tenemos una o dos variantes para él donde nos puede aportar desde su juego. Lo conocemos y lo consideramos importante en la zona media, como volante por afuera, como extremo. Iremos probando variantes y alternativas.

- ¿Qué otros refuerzos tenés en mente?
- En esta etapa estamos llamando a jugadores, hemos hablado con algunos, Cocco está confirmado, el resto de los nombres falta ponerse de acuerdo con los dirigentes. Estamos en busca de un delantero, un lateral derecho y un segundo central (Marcos Funes). Buscaremos no sobrecargar el equipo en cantidad de jugadores.

- ¿Quiénes no seguirán?
- Alan Viglino se volvió a General Pico, el arquero Pedro Pregno se volvió a Eduardo Castex, no seguirán Renzo Quiroga, Lucas Carrasco y Matías Sosa. Son casos que hemos evaluado y tenemos en cuenta a los futbolistas de la institución.

- ¿Tenés un sistema de juego o primero observás las características de los futbolistas que tenés?
- Primero tenemos que conocer el grupo de los jugadores con los que contamos, cómo entrenan y demás. Después, si bien yo tengo una preferencia, dependemos de un rival, de una cancha, de una iniciativa propia. Vamos variando en ese sentido y nos adaptamos, no es que hay una idea fija, somos permeables a los momentos del partido y de la competencia. A eso le sumamos las características del grupo que tenés. Yo puedo tener un panorama o una idea pero la realidad se ve en el día a día según cómo nos responda el grupo, ahí le trataremos de sacar cosas o potenciar cosas que tiene para beneficio del equipo en lo colectivo. A veces hay que estar preparado para cambiar inmediatamente, por eso no nos gusta trabajar sobre una línea fija.

- A eso hay que sumarle la presión de dirigir a All Boys, al que siempre se le pide ser protagonista...
- Yo pienso que los rivales van a estar potenciados por enfrentar a un equipo como All Boys. A partir de eso si no damos el cien por ciento en todos los partidos será difícil ser protagonista. Puede pasar que en algunas situaciones el rival haga que uno se repliegue, pero a partir de ello hay formas de replegar, formas de contraatacar, hay que saber los fundamentos, dónde y cómo lo vamos a hacer. Es importante cómo contraatacar, cómo hacer la transición, es muy distinto que un equipo te tenga replegado y no puedas salir.

- Venís de ser semifinalista del Provincial, ¿qué evaluación hiciste de tu paso por Winifreda?
- Terminamos un ciclo en una institución donde pasamos por varias etapas. Hasta que terminamos compitiendo en semifinales del Provincial. Pasamos por muchas situaciones diferentes que han servido como experiencia. Hemos dejado cosas. Nos vamos tranquilos porque estuvimos a la altura en cada torneo e hicimos jugar a muchos chicos del club. Quedó una base estable para competir. Nos quedó la tranquilidad al final del ciclo de que nos fuimos de una buena manera. Hablé mucho antes de tomar la decisión y son desafíos laborales nuevos que hay que asumir.

- ¿De la serie semifinal contra Racing qué reflexión quedó?
- Personalmente creo que el partido de vuelta fue el que mejor jugamos de visitante. De local, más allá de las características de nuestra cancha, donde se hace un juego más directo, nos imaginábamos a un rival que podía proponer un poco más y no fue así. Nos encontramos con un partido cortado y cerrado en todos los aspectos. Nosotros lo fuimos a buscar para generar en lo posible una diferencia en nuestro favor aprovechando la localía y las circunstancias. Fue un empate justo, nos quedamos con ganas de un poco más. En la vuelta creo que hicimos un gran partido por el planteo, por cómo anulamos al rival, por cómo atacamos, por cómo manejamos los tiempos... ¿Qué nos faltó? Voy a ser sincero, hubo un número importante en el once inicial que estaba tocado desde lo físico, a lo largo del desarrollo se notó. Si nos hubiera agarrado más entero yo creo que íbamos a dar un poco más de batalla en ese sentido. Podíamos haber llegado con más resto. Sí tuvimos una tranquilidad enorme que dimos todo, que trabajamos todo lo que teníamos que trabajar y que no nos guardamos nada en ningún aspecto. Desde aquel día hasta hoy lo que me queda es una tranquilidad enorme por lo que hicimos y por lo que se logró con las herramientas que teníamos.

- ¿Cómo hace un entrenador para volver a llegarle a un jugador después de un logro tan importante? Pienso en Marcelo Gallardo, que después de ganar la final en Madrid tuvo que buscar herramientas para motivar a un plantel que había llegado al pico máximo de lo que podía dar... ¿Te pasó algo de eso después de la semifinal?
- Yo creo que después de una gran exigencia en todos los aspectos viene una etapa de transición que sirve para bajar en todo sentido, en las exigencias del día a día, en la carga emocional, se necesita una transición lógica. Ahí tanto el jugador como el cuerpo técnico sacan conclusiones y hacen un balance. Continuar o no dependerá del tipo de grupo con que te vas a encontrar, eso por un lado. Por otra parte, a mí me pasó de estar casi tres años en Winifreda, me ha pasado de tener que pensar variantes y motivaciones en el día a día para que el grupo otra vez se encamine y vuelva a tener la idea que nosotros tengamos. Porque vos podés hacer un gran torneo, terminó pero la vara la dejaste a gran altura y tenés que estar preparado mentalmente y físicamente para decir: vamos a superar la vara que dejamos. Yo siempre digo que no hay límites para un nivel de rendimiento porque siempre se puede sacar algo. Son transiciones, pasó ello, nos juntamos, pensamos en el grupo que tenemos, quiénes siguen, uno evalúa.

- ¿Vos tuviste ese momento de evaluación?
- Yo terminé y no tuve ofrecimiento, me vine a mi casa a descansar, a los pocos días tuve un ofrecimiento, entonces dije: mi zona de confort estaba en Winifreda porque tenía todo, el grupo armado, a eso le tenía que agregar lo que recién te comentaba. Ahora puse la vara alta con un nuevo desafío, el cual implicaba que yo dejara mi lugar, teniendo en cuenta que voy a arriesgar muchísimo más de lo que puedo llegar a ganar, voy a una institución que exige muchísimo más, con otros planteles y otra historia. Voy a respetar a este nuevo club igual que como lo hice con el anterior. Necesitaba asumir un nuevo desafío, que para mí desde lo profesional es muy importante y que en su momento me ha pasado de poder irme y no lo hice porque decidí continuar y estar con el grupo. Ahora tomé la decisión de hacerlo para asumir un desafío profesional y esperamos estar a la altura.

Temas en esta nota:

El Diario de La Pampa

Fundado el 3 de Mayo de 1992
por el Doctor Antonio Nemesio

Oficina Comercial:
José Ingenieros 855, Santa Rosa, La Pampa
Tel: (02954) 411117/18/19/20