Agroquímicos: buscan “equilibrio” entre la protección de la salud y la “producción sustentable”

La Dirección de Agricultura del Ministerio de la Producción y la Subsecretaría de Ambiente propoiciaron un encuentro con intendentes con el objetivo de imbuirlos respecto a normativas y responsabilidades en materia fitosanitaria.

Desde que el gobernador Carlos Verna firmara el Decreto 4476/16 creando la Unidad de Monitoreo Ambiental (U.M.A.), “no se han detenido las acciones” conjuntas por parte de la Subsecretaría de Ambiente (ex Subsecretaría de Ecología), la Secretaría General de la Gobernación y la Dirección de Agricultura del Ministerio de la Producción para instruir en los distintos frentes sobre las normativas vigentes -tanto nacionales como provinciales- para el manejo de los fitosanitarios y, en especial, sobre la deposición final de los envases de agroquímicos.

Así lo difundió el gobierno provincial y explicó que en esa línea, y mientras a nivel nacional se aguarda la sanción de la nueva Ley de Fitosanitarios, desde la Provincia se continúa trabajando intensamente para establecer un equilibrio entre la protección de la salud de la población, el cuidado del medioambiente y la sustentabilidad de la producción agropecuaria.

En el auditorio de Vialidad Provincial, desde la Dirección de Agricultura del Ministerio de la Producción y la Subsecretaría de Ambiente se propició un encuentro con intendentes con el objetivo de imbuirlos respecto a normativas y responsabilidades en materia fitosanitaria.

Monitoreo Ambiental

La búsqueda mediante estas citas, según refirieron, es fortalecer la sustentabilidad de la producción agropecuaria, generando un fuerte compromiso de todas las instituciones en lo que refiere al cuidado del entorno natural. “Desde el Estado provincial, como lo ha dicho el gobernador y el ministro, queremos proteger la salud humana. A nivel nacional, se continúa trabajando en el dictado de una nueva Ley de Fitosanitarios, normativa que entre otras cosas prevé establecer la regulación de uso y distancias mínimas para la utilización de agroquímicos. Es por ello que, con esta nueva propuesta de encuentros, buscamos que las actividades agropecuarias que se desarrollan sean ambientales, socialmente sustentables y no dañen la salud pública”, señaló Carlos Ferrero, director de Agricultura.

El funcionario rescató el espíritu que llevó al Gobierno pampeano para crear la Unidad de Monitoreo Ambiental. Esta Unidad tiene como finalidad el monitoreo de la presencia de agroquímicos en el agua a través de la toma de muestras superficiales, subterráneas y suelos, y del procesamiento de esta información. Además, tiene la facultad de convocar a otros organismos provinciales idóneos en la materia con el fin de formar un equipo interdisciplinario que integra el Ministerio de Salud a través de la Dirección de Epidemiología desde sus inicios.

Hace dos años, precisamente, se realizó un diagnóstico de presencia de agroquímicos con muestreo de pozos de extracción de agua, como también de tanques elevados de algunas localidades. Este proceso diagnóstico exige, en todos los casos, una logística que llevó adelante eficazmente la U.M.A. y que demoró el tiempo necesario para realizar los análisis y control de muestras que aseguren la confiabilidad de los datos arrojados.

Fue en ese contexto, y los que siguieron, que llevaron al ministro de la Producción, Ricardo Moralejo, a reiterar el “alerta” sobre la cuestión impulsando, a su vez, una serie de acciones preventivas y varias desde el punto de vista de capacitaciones e instrucciones.

Disposiciones de regulación

“La idea, en esta oportunidad, es charlar con los intendentes sobre la legislación que está vigente en lo que es fitosanitarios. Repasar con ellos sobre las ordenanzas que tienen en los pueblos sobre la aplicación de fitosanitarios, y poner en su conocimiento las disposiciones que van a salir -posiblemente la semana próxima- para regular la guarda y el tránsito de las máquinas pulverizadoras dentro de los pueblos (algo que quedará prohibido a excepción de alguna autorización especial en caso de reparaciones) y sobre el depósito no comercial dentro de los pueblos”, agregó Ferrero.

Avanzando en lo que será la nueva normativa, el titular de Agricultura puntualizó que a partir de su puesta en vigencia, ninguna maquinaria de fumigación (excepto aquellas que deban ser reparadas, las cuales deberán estar “limpias” de residuos) podrán ingresar a la zona urbana. También prevé prohibiciones y sanciones para quienes -por fuera del circuito comercial- acopien envases conteniendo productos destinados a la fumigación.

“Tratamos de que los municipios tengan un asesor en el tema de fitosanitarios, y no necesariamente tiene que ser una persona que esté contratada por la comuna, puede ser un asesor externo también. Hay muchas cuestiones en las que un técnico puede colaborar, especialmente lo que son muchas veces las dosis de aplicación en plazas y parques por controles de insectos o malezas, desagües, etc. ,o en caso de aplicaciones periurbanas, pretendemos que esa actividad esté cada vez más profesionalizada” agregó.

“Tema sensible”

El subsecretario de Ecología Fabián Titarelli rescató el impulso en trabajar en una temática que para el gobierno pampeano es prioritaria. “Estamos en consonancia con lo que fue el espíritu de crear la U.M.A. Ahora queremos organizar todo de cara a la aplicación de la nueva Ley de Envases Fitosanitarios, que tendrá carácter nacional, de aplicación con presupuesto mínimo. Además, pretendemos empezar a regular la actividad en general comenzando desde el expendio del agroquímico, siguiendo por la aplicación del producto y culminando con la deposición final de los envases” apuntó.

“La ley está vigente -prosiguió- sólo falta que Nación termine de construir los centros de almacenamiento en cada provincia. Esta ley vendría a solucionar el problema concreto de los envases, porque cada uno va a tener su trazabilidad, el productor que vaya a comprar agroquímicos va a tener que entregar una certificación o en su defecto los envases que había comprado anteriormente o sea; que si esta ley funciona como lo esperamos, no tendría que haber ningún envase tirado en la vía pública o en ningún lado. En definitiva, la eficacia de la aplicación de la ley también dependerá de la responsabilidad de cada uno”, suscribió.

“El punto principal -sostuvo- tal como lo reitera el doctor Moralejo en cada charla, es hallar las estrategias para ejercer un control de vigilancia estricto en este tema. Esto lleva muchos años y se ha potenciado a partir de la aplicación de la siembra directa, es necesario que sea una actividad en la cual estemos seguros de que se esté llevando a cabo con profesionalismo y de acuerdo a las reglamentaciones” avanzó.

La nueva ley, concluyó Titarelli, “prevé fuertes sanciones además de las ya vigentes. Por ejemplo, respecto a los envases fitosanitarios, aquel productor que no presente la certificación adecuada al momento de hacer una compra, directamente no se le venderá el producto. Reitero: es responsabilidad de todos, a partir del productor tiene que hacerse responsable toda la cadena de comercialización y producción”, concluyó.

Temas en esta nota: