El tango como estilo de vida

Este sábado comenzará en Santa Rosa la IIº edición de “Milonga bajo las estrellas”, un ciclo que abarcará enero y febrero con un seminario, conciertos y milongas al aire libre.

La reconocida pareja de tango y folklore integrada por Nuria Lazo y Federico Ibáñez llegará a Santa Rosa este sábado para brindar un seminario de tango en el Centro Cultural Municipal (Quintana 172). La capacitación se realizará a las 17 horas y dará comienzo a la segunda edición del ciclo “Milonga bajo las estrellas”, organizado por Campo Abierto. A las 22 horas, en el Prado Español (Ayala y 9 de Julio), se realizará la tradicional milonga.

Lazo e Ibáñez son oriundos de la ciudad de General Pico, radicados hace más de diez años en Buenos Aires. Allí estudiaron y se perfeccionaron en el Instituto Universitario Nacional del Arte (IUNA) con reconocidos profesores como Leonardo Cuello, Cristina Fontana, Liliana Tocacceli, Aoniken Quiroga, Sabrina y Ruben Véliz, Germán Cornejo, entre otros.

A lo largo de más de una década integraron la Compañía de Tango del IUNA y han realizando importantes actuaciones en diferentes lugares de Buenos Aires.
En 2009 se consagraron como Mejor Pareja de baile (tango y folklore) en uno de los festivales más importantes del país como lo es el Pre Cosquín, y en 2017 y 2018 disputaron las finales del Festival Mundial de Tango realizado en Buenos Aires.

El sábado brindarán un seminario en el Centro Municipal de Cultura, con cupo limitado y un arancel mínimo de $250 que incluirá la entrada a la milonga que ser realizará por la noche en el Prado Español.

El ciclo organizado por “Campo Afuera” se completará con tres fechas más a lo largo de enero y febrero: el próximo 26 de enero, Miguel Ángel Barcos presentará “Cantando tangos” en el CMC, y en febrero se presentarán Marisol Martínez y los gentiles del Tango y Hernán Cucuzza Castiello y el trío Inestable.

campo

“Brasas al fuego”

Con esta nueva edición del ciclo, el movimiento del tango no solo estará inaugurando un nuevo año cargado de actividades, sino también los festejos por los diez años de “Campo Afuera”, una agrupación que viene impulsando una escena que ha logrado meterse en la agenda del tango argentino.

Daniel Ubaldegaray, cara visible de este impulso, habló con Kresta y reflexionó sobre un escenario en el que emergen nuevas generaciones de bailarines/as que hacen del tango “un estilo de vida”

“Yo comencé con ‘Berretín La Milonga’ y después con ‘Campo Afuera’. Y mi trabajo siempre fue ese: seguir metiéndole brasa al fuego para que esto continúe y crezca. No es un laburo que dé plata, sino que uno lo hace porque le gusta y para que el tango esté presente en La Pampa, nada más”, confiesa Ubaldegaray.

Y el crecimiento, año a año, ha sido constante. El año pasado realizaron la IVº edición de “Nido Gaucho”, un festival que durante un mes reúne conciertos, charlas, proyecciones de películas, capacitaciones y milongas, en el que participan numerosos bailarines y bailarinas de todos los puntos del país.

“La idea, desde el comienzo, fue hacer una actividad anual grande en la que nos juguemos todo. Por eso, desde el principio hemos tratado de generar todo tipo de actividades: charlas, proyecciones de películas, seminarios, tratamos de amalgamar todo lo referido a la música, a los cantantes, a los bailarines e intentando que se sume toda la comunidad tanguera”, contó Ubaldegaray.

Nuevas generaciones

Y, en ese sentido, Ubaldegaray tiene mucho para festejar: el festival ha logrado posicionarse en la agenda argentina y ha generado una escena en el ambiente local permitiendo el surgimiento de nuevas generaciones interesadas en el tango.

“La gran mayoría de las provincias tiene sus festivales anuales y nosotros pudimos llegar a meter en la agenda tanguera a La Pampa. Por ejemplo, está el Festival de Tango en La Falda, que es más para músicos y cantores; después está el Mundial de Tango en Buenos Aires y luego viene una serie de festivales como el de La Plata, el de Tucumán, el de Bariloche y el nuestro”, celebró.

“Y una cosa importante, también, es lo que pasa con la gente de acá. Hoy debe haber diez o quince pibes en Buenos Aires porque la meca del tango está allá, se van en busca de más. Entonces, no es solo lo que nosotros hacemos para que vengan sino el entusiasmo que se genera en chicos que se dedican a esto como una salida laboral, como un medio de vida, como un estilo de vida. Eso está bueno. Por ejemplo, la pareja que va a estar en esta edición de ‘Milonga bajo las estrellas’ es de General Pico y viven y trabajan en Buenos Aires. Y vienen con todas las ganas. Es gente que viaja por todo el mundo, con compañías de baile y que es de acá. Esa es la idea: hacer cosas para poder rescatar el trabajo de esas personas en nuestra provincia. Al tener trascendencia -el festival- ellos vienen con ganas y eso está bueno”, definió.

“Lo bueno es que ahora hay mucha gente joven. Aquello de que el tango es para los viejos nada más... Ya hubo una bisagra, hay nuevas generaciones y eso es muy bueno”.

Temas en esta nota: